14 de junio: Día Mundial del Donante de Sangre

Sangre segura para todos

Como cada año, el Día Mundial del Donante de Sangre se celebrará en todo el mundo el 14 de junio. Este evento sirve para dar las gracias a los donantes voluntarios no remunerados por un regalo que permite salvar vidas, así como para concienciar de la necesidad de hacer donaciones regulares para tener acceso oportuno y asequible a sangre y productos sanguíneos seguros y de calidad, como parte integral de la cobertura sanitaria universal y componente fundamental de los sistemas de salud eficaces.

Las transfusiones de sangre y sus productos salvan millones de vidas al año. La sangre y los productos sanguíneos son elementos esenciales para el tratamiento apropiado de las mujeres con hemorragias asociadas al embarazo y al parto; los niños que padecen anemia grave a causa del paludismo y la malnutrición; los pacientes con trastornos hematológicos y de médula ósea, trastornos hereditarios de hemoglobina e inmunodeficiencia; las víctimas de un traumatismo, emergencias, desastres y accidentes, así como los pacientes que se someten a intervenciones médicas y quirúrgicas avanzadas.

Aunque el suministro de sangre y productos sanguíneos es una necesidad universal, existen diferencias marcadas en cuanto al nivel de acceso a sangre y productos sanguíneos seguros entre los distintos países y dentro de los mismos. En muchos países los servicios de sangre siguen teniendo problemas para ofrecer sangre y productos sanguíneos suficientes y garantizar su calidad y seguridad.

¿Quién puede donar sangre?

La mayoría de las personas pueden donar sangre si gozan de buena salud. A continuación se presentan algunos requisitos básicos para hacerse donante de sangre.

Edad

Entre 18 y 65 años.

* En algunos países la legislación nacional permite a los jóvenes de 16 a 17 años donar siempre que cumplan los criterios físicos y hematológicos requeridos y que se obtenga el consentimiento adecuado.

* En algunos países, los donantes regulares mayores de 65 años pueden ser aceptados a discreción del médico responsable. El límite superior de edad es de 60 años en algunos países.

Peso

Como mínimo 50 kg.

* En algunos países, los donantes de sangre entera deben pesar al menos 45 kg para donar 350 ml ± 10%.

Salud

Hay que gozar de buena salud en el momento de donar.

No se puede donar cuando se tiene un resfriado, gripe, dolor de garganta, úlceras bucales, infección gástrica o cualquier otra infección.

Después de haberse tatuado o hecho un piercing no se puede donar durante 6 meses. Si el piercing y la inflamación ha desparecido completamente se puede donar sangre pasadas 12 horas.

Después de procedimientos odontológicos menores hay que esperar 24 horas para donar, y si se trata de procedimientos odontológicos mayores hay que esperar un mes.

No se debe donar sangre si no se tiene la hemoglobinemia mínima requerida para la donación:

* La prueba se realiza en el lugar donde se efectúa la donación. En muchos países se requiere una hemoglobinemia no inferior a 12,0 g/dl para las mujeres y a 13,0 g/dl para los hombres.

Viajes

Los viajes a zonas donde hay infecciones endémicas transmitidas por mosquitos (por ejemplo, paludismo, dengue o zika) pueden resultar en un aplazamiento temporal.

Como medida para reducir el riesgo de transmisión de enfermedad de Creutzfeldt-Jakob variante por transfusión, muchos países también aplazan la donación por personas con antecedentes de viaje o residencia durante períodos de exposición acumulados definidos en determinados países o zonas.

Comportamientos

No se debe donar sangre cuando se han tenido actividades sexuales «de riesgo» en los últimos 12 meses.

La donación se suspenderá permanentemente en personas que alguna vez:

* hayan tenido una prueba positiva para el VIH (virus del sida)

* se han inyectado drogas.

Las directrices nacionales de selección de donantes de sangre tienen más criterios de tipo conductual que pueden variar según el país.

Embarazo y lactancia

Después del embarazo, el período de aplazamiento debe durar tantos meses como el embarazo.

No es aconsejable donar sangre durante la lactancia. Después del parto, el período de aplazamiento es de al menos 9 meses (como la duración del embarazo) y hasta 3 meses después de que el lactante haya sido en gran parte destetado (es decir, que obtenga la mayor parte de su nutrición de sólidos o biberones).

Más información sobre la aptitud para donar

Se deben seguir las directrices nacionales de cada país. Para averiguar si hay algún problema de salud, medicación, profesión o antecedente de viaje que pueda afectar la aptitud para donar sangre, hay que buscar información detallada en los servicios de sangre locales/nacionales.

Observaciones

* Necesitamos suficiente sangre segura en el mundo para todos los que la necesitan.

* Cada dos o tres segundos, alguien en algún lugar necesita sangre.

* Las transfusiones de sangre y hemoderivados salvan millones de vidas cada año.

* La salud es un derecho humano; todas las personas en todo el mundo deberían poder recibir transfusiones de sangre seguras, cuando y donde las necesiten.

* Es necesario realizar donaciones de sangre con regularidad en todo el mundo para que las personas y las comunidades tengan acceso a sangre y hemoderivados seguros y de calidad.

* Cualquier persona que pueda donar sangre debería considerar la posibilidad de hacerlo de forma regular, voluntaria y no remunerada para que todos los países dispongan de un suministro suficiente.

* La seguridad y el bienestar de los donantes de sangre es fundamental, pues los anima a donar regularmente.

* El acceso a sangre y hemoderivados seguros es esencial para la cobertura sanitaria universal y uno de los elementos fundamentales de los sistemas de salud eficaces.

La sangre y los hemoderivados son necesarios para tratar a:

* las mujeres con hemorragias asociadas al embarazo y al parto;

* los niños que padecen anemia grave a causa del paludismo y la malnutrición;

* los pacientes con trastornos hematológicos y de la médula ósea, hemoglobinopatías hereditarias y afecciones que causan inmunodeficiencia;

* las víctimas de traumatismos por accidentes, catástrofes naturales o situaciones de emergencia; y

* los pacientes que se someten a intervenciones médicas y quirúrgicas avanzadas.

* Aunque la necesidad de sangre y hemoderivados es universal, existen diferencias marcadas en cuanto al nivel de acceso a sangre y hemoderivados seguros entre los distintos países y dentro de ellos.

* En muchos países, los servicios de transfusión sanguínea siguen teniendo problemas para ofrecer sangre y hemoderivados suficientes y garantizar al mismo tiempo su calidad e inocuidad.

* Los gobiernos, las autoridades sanitarias nacionales y los servicios nacionales de transfusión sanguínea deben colaborar para:

* establecer los sistemas y la infraestructura necesarios para recoger más sangre de donantes regulares, voluntarios y no remunerados;

* establecer y reforzar los sistemas que garantizan la calidad de la sangre y los hemoderivados para velar por su inocuidad;

* proporcionar atención de calidad a los donantes;

* promover y respetar el uso clínico adecuado de la sangre; y

* supervisar toda la cadena de transfusión sanguínea.

OMS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: