AD y UNT tienen la palabra

Manuel Rosales y Henry Ramos Allup

Con Miguel Salazar aprendimos desde que comenzamos a escribir en este semanario el primer día que salió a la calle, que nuestro deber es informar la verdad por encima de cualquier otra cosa. Por eso hemos decidido que en estos tiempos en los que se activó una gran conspiración internacional contra la paz de la república y la estabilidad de sus instituciones democráticas, que este espacio debe servir para difundir las propuestas que la cartelizada prensa nacional e internacional se niega a divulgar en los conglomerados mediáticos de Venezuela y el mundo. Hoy le corresponde el turno al dirigente político de la oposición venezolana, Enrique Ochoa Antich, quien el pasado 31 de marzo envió una comunicación a Henry Ramos Allup, de Acción Democrática y a Manuel Rosales de Un Nuevo Tiempo, que aún no tiene respuesta.

“Apreciados Henry y Manuel:

Enrique Ochoa Antich

Les escribo estas líneas a los fines de demandar de ustedes y de sus partidos incidan en el seno de la Asamblea Nacional para provocar la evaluación, la revisión y la urgente rectificación de la ruta propuesta en el mal llamado Estatuto para la transición, a saber: cese a la usurpación/gobierno de transición/elecciones libres, en particular en momentos en que su presidente, en actitud deplorable, ha manifestado con supina irresponsabilidad, palabras más, palabras menos:

1. Que el mundo debe saber que los venezolanos no tememos a una guerra civil; y

2. Que claro que se invocará el mal interpretado artículo 187, numeral 11, de la Constitución de la República, para activar una intervención militar extranjera.

Nuestra convicción es que, planteada como está, esa ruta difícilmente logrará el cambio político que la mayoría de venezolanos reclamamos a gritos, o en todo caso no lo hará sin violencia y sin comprometer nuestra soberanía. Veamos.

* La primera estación de esa ruta está planteada como un hecho de fuerza, es un cese a la usurpación a juro, impuesto, que, para hacerse realidad, conduce fatalmente a la violencia, pues quienes conozcan, como los venezolanos conocemos, la naturaleza fanática, ideologizada, autoritaria, dictatorialista y proto-totalitaria de la clase burocrática que detenta el poder, sabemos que su liderazgo prefiere inmolarse antes que entregar el gobierno a la fuerza, aún al costo de profundizar la devastación del país.

* Pero, además, está claro que, hasta nuevo aviso, el gobierno, aún muy minoritario en el afecto popular, posee, al menos dentro de nuestras fronteras, más poder, es decir, más fuerza, que la oposición, paradójicamente mayoritaria: controla las instituciones, a excepción de esta AN, a la que, también debido a errores propios, se le ha vaciado de todo poder; controla, y usa y abusa para fines proselitistas a favor del PSUV, de todo el presupuesto público; y controla, hasta nuevo aviso, o mejor, hegemoniza, a la Fuerza Armada, a lo que, dicho sea de paso, ha contribuido una conducta muy torpe de la AN (y de EEUU y de Colombia) frente a ella, conspirativa y golpista e incluso irrespetuosa, que la ha amalgamado aún más alrededor del gobierno, incluyendo la insultante Ley de Amnistía sancionada por ese parlamento.

* Todo lo cual conduce a que, como ha sido explicitado por muchos de los voceros de la oposición más extremista (infamia e ignominia difícilmente superable), habida cuenta de que a lo interno no se posee la fuerza que la imposición del “cese a la usurpación” requiere, se ocurra al deplorable expediente de rogar una intervención militar extranjera.

No sé por quién habla el presidente de la AN, pero estoy seguro de que la clamorosa mayoría del país sí teme a una guerra civil. ¿Sabrá este señor lo que está diciendo? ¿Puede tolerarse tanta inmadurez en la dirección de hecho de la oposición? Los venezolanos queremos que Maduro se vaya ayer, pero el cómo nos importa. ¿Puede pretender confundirse aviesamente lo que es la presencia de una “misión militar extranjera” con la intervención de un ejército extranjero? ¿Creerán quienes proponen la activación del artículo 187, numeral 11, de la Constitución que los venezolanos somos estúpidos?

Y me pregunto por ustedes: ¿Pueden dos partidos como Acción Democrática y Un Nuevo Tiempo, de estirpe antimperialista, compartir o contemporizar con esa infamante conducta? ¿Pueden guardar silencio ante los indignos y repugnantes llamamientos del presidente de la AN a la guerra civil y a la intervención militar extranjera? ¿Puede ser causa de un demócrata en la Venezuela de hoy proponer cambiar la injerencia rusa y cubana por una gringa y colombiana? Son preguntas que en lo personal me hago, conociendo como conozco sus convicciones socialdemócratas y nacionalistas. Nunca es bueno dejar de percibir la frontera que existe entre el sentido de la oportunidad y el oportunismo ramplón y degradante.

Con base en todo lo anterior, pido de ustedes y de sus partidos que se exija a esa AN lo siguiente:

1. Incluir como requisito previo a cualquier estrategia de cambio político, la necesidad de establecer un escenario de diálogo y negociación entre el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo, para lo que sugiero la inmediata designación de una comisión parlamentaria negociadora que comience por establecer una propuesta de agenda que sirva de base a las conversaciones. Es decir, proclamar que la AN asume, para lograr unas elecciones libres que posibiliten un cambio político en paz, la vía del diálogo y la negociación.

2. Rechazar de modo formal, mediante acuerdo especial a los efectos, la reiterada propuesta y amenaza (en particular de los EEUU) de provocar una intervención militar extranjera. Resulta inaceptable, indignante, antipatriótico, que incluso otros gobiernos repulsen esa deplorable hipótesis y la AN no lo haya hecho. En el campo opositor, plural y diverso por naturaleza, debe trazarse a este respecto una línea divisoria muy clara. No hacerlo equivale a aceptar esa hipótesis como una posibilidad real, lo que constituye un acto de traición a la patria en potencia. La AN, pues, debe expresar con meridiana claridad al país y al mundo que rechaza siquiera la posibilidad de una intervención militar extranjera. Solidaridad y cooperación internacional, sí; injerencia e intervencionismo, no. Los problemas de Venezuela han de ser resueltos por los venezolanos. Los venezolanos podemos.

3. Proclamar que la forma de producir el cambio político en paz que quiere la mayoría es consultar al pueblo, dejar que exprese su voluntad soberana, y que lo haga a través del voto. Formo parte, como saben, de la Alianza por el Referendo Consultivo, desde cuya plataforma hemos insistido en que una de esas modalidades electorales que la AN debe considerar y proponer como acuerdo al Ejecutivo es el procedimiento legítimo y constitucional de una consulta refrendaria. A sus órdenes estamos para exponer ante la AN y/o ante la dirección de sus partidos, los pormenores de esta ruta, lo que solicito formalmente a través de esta misiva”.

Los jefes de Acción Democrática y Un Nuevo Tiempo, tienen la palabra.

Yael Marciano

CAMARÓN PICANTE

La semana pasada nos preguntamos quien es la abogada que aparece acompañando a Carlos Vecchio y su comitiva en las reuniones que sostuviera con Iván Duque y Mike Pence. Se trata de Yael Marciano, esposa de Moris Bechara, propietario de las oficinas desde donde despacha junto con Vecchio, de quien se ha convertido en su mano derecha, en Washington D.C. y Manhattan en New York.

 

Diosdado Cabello

CAMARÓN ENVENENADO AL CIERRE

 Alguna gente se pregunta qué quiso decir el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello Rondón, cuando al finalizar la lectura del decreto constituyente que resuelve el allanamiento de la inmunidad parlamentaria de Juan Guaidó, comentó: Mámenle gallo a la ANC. Venga a mí que tengo flor. El que entendió, entendió. Ahora le toca a la justicia”. Al buen entendedor…

José Gregorio Rodríguez

Jotaerre577@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: