Amor político genital: El día que Patricia Poleo le ofreció su intimidad a Chávez

Al Comandante Chávez. A quien le debo tantas cosas. Hasta la asunción al poder hoy de Caldera.

 Esta columna saldrá publicada el día 2 de febrero, Día en que Rafael Caldera asume el poder. Y víspera del 4 de febrero. Esta columna-carta, es algo público que no pude hacer en privado. Es lo único que puedo ofrecer a ese hombrecito llamado Hugo Chávez, que hace dos años nos lo dio todo.

Querido Comandante:

No sé a veces cómo llamarte, o si puedo tutearte. Es más fácil decirte que estoy hablándole a la libertad la respiro, y la ilusión que tuvimos hace dos años, cuando tú apareciste en la vida del venezolano. Los que pujábamos en aquel entonces porque saliera aquel siniestro personaje del poder, solo podíamos escribir­lo, y nada más. Muchos por otra parte hablaban a escondidas, o sólo hablaban. Como esos padres -y madres- que se dan golpes de pecho hablando del amor que sienten por sus hijos y a la hora de la chiquita salen corriendo. Tú respondiste en la hora de la verdad. ¿Y cómo agradecértelo? Ni siquiera puedo irte a ver, porque no me dejarían entrar. He leído muchas veces tu versión de los hechos, pero me parece incompleta. Mi orgullo profesional me dice que quizás yo podría sacarte más información. Que me contesta­rías algunas dudas. Pero Caldera, a quien hoy vemos asumir el mando, también gracias a ti, seguramente te abrirá las rejas de la cárcel donde estás. Ojala lo haga y yo, insignificante venezolana se lo agradeceré siempre. Verte en libertad es lo menos que podemos desear quienes a ti te debemos estar donde estamos. Con un gobierno que se promete decente, con un corazón negado a las canalladas y con un deseo de ayudar a vivir en otra Venezuela.

Es tanto lo que te debemos, que creo puedo deberte algo más. Un día, cuando tu vida en la calle se restituya, y ya las imprentas hayan publicado en los libros de historia Contemporánea lo que tú hiciste por Venezuela, en esas lides políticas en las que yo reporteo, y en las que tú seguramente serás protagonista nos encontraremos, por casualidad. Yo haré una cita contigo y en el lugar que me indiques llevaré a mi hijo. Quiero que nos cuentes a ambos cómo nacieron tus deseos de libertad. Será el reportaje que nunca pude hacer en Yare, porque no me dejaron entrar. Es lo último que te pido.

Patricia.

PATRICIA POLEO

FACTORES DE PODER

3 comentarios sobre “Amor político genital: El día que Patricia Poleo le ofreció su intimidad a Chávez

  • el enero 24, 2018 a las 10:55 pm
    Permalink

    Que buena carta llena de alegría y verdades escritas por una profesional y desde sus entrañas, al leer siento las lágrimas de la emoción y la exitación que debía tener Patricia. Aunque ahora diga que cambió su discurso su carta la tendrá entre sus recuerdos más íntimos y guardados.

    Respuesta
  • el febrero 8, 2018 a las 10:20 pm
    Permalink

    hasta yo llegue a pensar en la necesidad de un cambio y que èl era quien con las armas (sino imposible), dio el primer paso al cambio hacia la meritocracia, trabajo por Venezuela, y todas aquellas cosas bellas (pajaritos preñaos) que uno se inventa, pero el final fue otro y cada dia se pone mas feooooo!!!

    Respuesta
  • el marzo 29, 2018 a las 1:38 am
    Permalink

    Interezada y peor que la MuD es la tipa esa exiliada.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: