Manda quem pode obedece quem tem juizo

A la 1:40 de la mañana del pasado 28 de febrero un jet de la Fuerza Aérea de Colombia aterrizó en el Aeropuerto Internacional de Brasilia con Juan Guaidó, su esposa y su comitiva a bordo. Continuaba el “auto coronado” venezolano una gira que había comenzado en Colombia a propósito del concierto Venezuela Aid Live en Cúcuta, ciudad fronteriza con Venezuela desde donde intentó infructuosamente ingresar presunta ayuda humanitaria a Venezuela y de la reunión del Grupo de Lima en Bogotá, y que lo llevaría posteriormente a Paraguay y a Ecuador. El presidente Bolsonaro fue, junto con Donald Trump de los EEUU e Iván Duque, de Colombia, uno de los tres primeros jefes de Estado en reconocer a Juan Guaidó como “presidente interino” de Venezuela.

Rêgo Barros

Sin embargo, la visita de Guaidó a Brasilia develó profundas diferencias en el alto gobierno brasileño con respecto al “caso” venezolano, las cuales se expresaron en las primeras de cambio en el tratamiento ceremonial que recibiría el parlamentario venezolano en su visita a la capital de la República Federativa del Brasil. Un día antes de la llegada del visitante, el 27 de febrero, el general Otávio Rêgo Barros, vocero de la presidencia, había aclarado que la visita de Guaidó sería de carácter personal, no una visita de Estado. Según Rêgo Barros, el venezolano “pasaría” por la sede de la presidencia y luego sería recibido oficialmente por el ministro de Exteriores, Ernesto Araujo, en el Palacio de Itamaraty. Se comenta en fuentes cercanas de la Cancillería brasileña, que el haberle bajado el perfil a la visita de Guaidó no agradó mucho al Presidente.

El autor intelectual de la “bajada de copete” a la visita de Guaidó a Brasil, habría sido el general retirado y vicepresidente de la república, Hamilton Mourão, quien el pasado 1 de marzo cuando el avión “privado” que trasladó a Guaidó a Paraguay todavía estaba en el espacio aéreo brasileño se declaró partidario de abrir un diálogo con el presidente Nicolás Maduro para procurar una salida pacífica a la crisis venezolana, declaraciones que obligaron al canciller Araujo a salirle al paso, quien en tono de aclaratoria dijo que “nuestro próximo paso es el refuerzo del gobierno de Guaidó y es con él con quien nosotros hablamos”.

De acuerdo con información suministrada por fuentes allegadas al Palacio de Itamaraty, con la designación como ministro de Exteriores de un funcionario con muchos años en la Cancillería pero sin experiencia diplomática alguna como Ernesto Araujo, comenzó un acelerado proceso de “desprofesionalización” del servicio diplomático de Brasil y atribuyen esta situación a que el canciller tiene dos “jefes”, Jair y Eduardo Bolsonaro.

Bolsonaro y Guaidó

Como reza el dicho popular brasileño: “Manda quem pode obedece quem tem juizo. Manda quien puede obedecer a quien tiene juicio”

¿Qué pasa en el alto gobierno brasileño?

¿Quién es el que manda, Jair o Eduardo Bolsonaro?

¿A cuál de los Bolsonaro le responde el canciller Araujo?

Como dice la canción popularizada por la cantante Silva:

Brasil, Brasil

Onde é que fica o Brasil?

Brasil, Brasil

Quem conhece o Brasil?

Brasil, Brasil

¿Dónde está Brasil?

Brasil, Brasil

¿Quién conoce a Brasil?

Ana Pastor y Josep Borrell

CORRE JOSEP CORRE

En una entrevista para la TV que la periodista española Ana Pastor le hace al canciller Josep Borrell, el mandamás de la Cancillería del Reino de España, “pega la carrera” cuando es precisado sobre la situación en Venezuela y reconoce sin vergüenza alguna que su gobierno actuó porque así lo dispusieron en los EEUU y lo que es peor, le echó la culpa de todo lo ocurrido con Venezuela a un “error de cálculo” del Gobierno estadounidense. No se pierdan la transcripción.

“Periodista: Este gobierno reconoció creo que hace como tres semanas a Guaidó como presidente y ya han pasado tres semanas y yo le pregunto, ¿para usted quién es el presidente de Venezuela ahora mismo?

Borrell: Nosotros reconocemos como presidente interino de Venezuela al señor Guaidó.

Periodista: Ustedes, con quién tienen interlocución para arreglar un problema grave de algún ciudadano español que esté allí

Borrell: Con el gobierno de facto del señor Maduro

Periodista: Entonces, ¿hemos vuelto a la casilla de inicio o no?

Borrell: La realidad es la realidad

Periodista: La realidad es que quien dirige el Estado es Maduro

Borrell: Naturalmente quien puede resolver el problema y con quien hay que tratar los aspectos básicos de la vida es con quien tiene el control del territorio y de la Administración

Periodista: ¿Se precipitaron o se equivocaron? Usted ha dicho estos últimos días que no se están cumpliendo las expectativas

Borrell: Bueno, puede pensarse que seguramente los que propiciaron la situación que llevó al señor Guaidó a presentarse como presidente interino en tanto que presidente de la Asamblea invocando la Constitución venezolana, no creo que pensaran que cinco semanas después estaríamos como estamos, sin duda yo creo que EEUU en particular, no lo anticipó, no pensaban que se iba a producir una situación como esta, en la que cinco meses después (seguramente quiso decir 5 semanas), el señor Maduro sigue teniendo el control de la Administración.

Periodista: Bueno, EEUU y el resto de países que apoyó a Guaidó. Incluso España. Genera cierta confusión esta de decir reconocemos por un lado a un presidente interino que es Guaidó pero para cualquier cosa nuestra interlocución es el gobierno de Maduro

Borrell: Reconozco que la situación es un poco peculiar y de alguna manera estamos innovando en una situación que no está prevista en los manuales de Derecho Internacional, reconozco, y usted lo dice muy bien, en una situación atípica que probablemente cuando se inició el proceso, y alguien estaba detrás de ese proceso no se pensó que Maduro iba a demostrar esta resiliencia

Periodista: Con “alguien” se refiere a EEUU y a Trump

Borrell: Mire, no me cabe ninguna duda y supongo que a nadie, de que EEUU ha estado propiciando lo que ha ocurrido desde el día 10 de enero”.

¡Corre Josep Corre!

CAMARONES ENCHILADOS

-De los 100 millones de dólares que esperaban recaudar con el concierto Venezuela Aid Live en la frontera colombo-venezolana del pasado 22 de febrero dos semanas después no llegan a 2.5 millones

-Luego de las mediciones realizadas por expertos al servicio del magnate británico las más de 400 mil personas que pensaban reunir en el evento fronterizo en el mejor momento se acercaron a las 20 mil

-En su visita a Brasil el pasado 28 de febrero el diputado venezolano Juan Guaidó almorzó con el embajador de Canadá en ese país, Rick Savone. Así sería de bajo el perfil de su visita que los brasileños no le ofrecieron el almuerzo.

 Según anunció en las redes sociales el abogado Carlos Vecchio, representante de Guaidó en los EEUU, el 28 de febrero, Juan Guaidó firmó el nombramiento de Ricardo Hausmann, como gobernador de Venezuela ante el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y de Gina Montiel como directora ejecutiva de Venezuela ante el BID. ¿Será que las firmó en Brasil?

 CAMARON ENVENENADO PARA CERRAR

¿Por qué si Juan Guaidó se cree presidente no ha firmado el indulto de su jefe político Leopoldo López?

José Gregorio Rodríguez

Jotaerre577@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: