Auge y caída del imperio petrolero

En la edición 654 vaticinamos la debacle del entonces hombre fuerte de la principal industria del país PDVSA, Rafael Ramírez, quien ahora es sometido a investigaciones por corrupción.

Reproducimos a continuación la columna Las Verdades de Miguel y la imagen de la edición impresa.

MI COMENTARIO DE LA SEMANA. No leen, no escuchan, no dan crédito. La última vez que vimos a Diego Salazar fue en Playa El Agua (Nueva Esparta), Allí, cuando entraba entre las olas lo acompañaban dos de sus seis guardaespaldas; uno llevaba una toalla y el otro una botellita de agua mineral Evian, se las proporcionaban cuando las requería. Se había alojado en un piso completo del hotel Wyndham (antiguo Concorde), allí se hizo acompañar de su chef, llevó su propia comida etc. Por cierto, las penurias de Odebrecht en Venezuela comenzaron cuando su directivo (Euzenando Acevedo) se negó a pagar una comisión de 40% de una deuda de más de 3 mil millones de dólares que le debía Pdvsa a esa empresa. A partir de esa negativa se inició en contra de la firma brasilera una campaña de descrédito a través de algunos medios de comunicación impresos y televisivos. Ahora bien, Diego Salazar es sólo la punta del iceberg en la corrupción investigada por la FGR. Las siguientes son notas publicadas con suficiente antelación a lo que ahora se conoce del escándalo en la industria petrolera: EDICIÓN Nº 551 DEL 2 DE OCTUBRE 2015. INTERÉS. Difícilmente Diego Salazar regrese a su tierra chica Caripe del Guácharo. Y es que Diego es ahora uno de los hombres más ricos de Venezuela. En Caripe del Guácharo lo recuerdan como un aficionado a embarrarse con el guano de las famosas cuevas. Hoy, el sorprendente adinerado hace descansar su inusitado interés por vivir en Estados Unidos, en las gestiones que pueda lograr uno de sus colegas en el campo asegurador ante la extrema derecha de Florida. EDICIÓN Nº 555 DEL 30 DE OCTUBRE 2015. MI COMENTARIO DE LA SEMANA. Los primos Cedeño: Diego y Rafael. A propósito de la alerta amarilla que hace Estados Unidos por legitimación de capitales. No nos perdonan que le hayamos quitado a Pdvsa para regresarla al pueblo, palabras más, palabras menos, son las atribuidas por la prensa internacional al ahora funcionario diplomático Rafael Ramírez, reaccionando ante la medida (una más en el rosario de procedimientos con los cuales el Departamento de Estado se prepara para justificar una conducta extrema). Todo esto me hace recordar una anécdota que guardo de Hugo Chávez. Sucedió un día cualquiera de 2001, cuando estando en las minas de Guasare (Zulia), en el auditorio de la empresa, Chávez habló de los problemas de Pdvsa ante una buena concurrencia (a mi lado se encontraba Alejandro Andrade, a quien Chávez había designado mi custodia mientras estuviera en el sitio. Andrade todavía no era el magnate al cual hoy se refieren los medios. El entonces Presidente dijo: Algún día dispondré de la caja negra de Pdvsa y la entregaré a Miguel Salazar para que el mundo conozca las barbaridades que se cometieron en la empresa durante la IV República. Eso no ocurrió porque algo pasó para que no se cumpliera la promesa de Guasare. Lo demás es historia conocida y alguien ahora guarda celosamente otra caja negra con lo sucedido durante estos años en Pdvsa (un asunto que al parecer bien conocen en Washington). La amenaza de Estados Unidos que Ramírez quiere hacer creer que se trata de una intimidación contra Venezuela y su Gobierno revolucionario, cómo lo veo yo: pienso que Estados Unidos está en su pleno derecho de efectuar cualquier investigación en su territorio. Ahora, que sea señalado un ciudadano en particular no tiene por qué considerarse como una agresión en contra del país de donde proceda este, tal es el caso de Rafael Ramírez. La súbita riqueza de su entorno tiene cómo crear recelos en relación con su persona. Me pregunto dónde estaba Ramírez cuando su primo asumía sin decoro alguno una conducta de jeque árabe, de la que hablaban tirios y troyanos sin atreverse a mencionar su nombre. Si Ramírez nada tiene que ver, entonces puede dormir tranquilo, ¿para qué preocuparse? Supongo que debe tener a la mano su declaración patrimonial donde comprueba sus ingresos de los últimos años, los cuales nunca podrían asegurarle una vida saudita; sin embargo, no es menos cierto que Ramírez nunca pudo estar al margen de la atmósfera enrarecida que prevalecía en Pdvsa durante su permanencia como presidente. Un aire que llevaba cúmulos cargados de comisiones (que en algunos casos alcanzaban hasta 40%, como la que llegó a exigir el primo Diego a una conocida empresa brasilera so pena de desconocerle la deuda). ¿Tendrá el pariente elementos de base para negar semejante desatino? Me dirán que su actitud no tiene por qué reflejarse en quien se presume pudo haberle dado el garrote. Que se sepa, el primero manejó el sector asegurador dentro de la empresa petrolera, a todas luces el ejemplo de una sociedad de cómplices, donde nadie se atreve a ponerle el cascabel al gato porque todos de una u otra manera, están comprometidos. Asumiendo una visión goebeliana de la política, el primo Ramírez Cedeño considera que cualquier denuncia en su contra es una agresión en contra de Venezuela. Esta práctica no es aislada, lo vemos en lo interno cuando toda denuncia que comprometa a un burócrata es tomada como una prueba de desestabilización. Las palabras de Ramírez encajan en ese contexto. Así ocurrió cuando quiso explicar el incendio de El Palito, allí repitió la tesis del sabotaje. Cualquier incidente que suceda en la industria petrolera se le atribuye al enemigo. Nunca se habla de corrupción ni de cómo se ha saqueado sin piedad los fondos de nuestra primera empresa. Todo el mundo sabe que Diego no es un millonario casual, pero retratarse o recibir retribuciones de este “filántropo” petrolero da caché. ¿Tiene o no Ramírez responsabilidad en el manejo de los fondos parafiscales del Fonden y el control cambiario? ¿Tiene o no responsabilidad en la merma de las reservas internacionales? ¿Acaso no tiene que ver con nuestra acentuada dependencia del petróleo y las importaciones? Que Ramírez explique las ventas de activos de Pdvsa en el exterior. Que razone el porqué de la deuda de más de 100 mil millones de dólares contraída durante su gestión al frente de la petrolera. Que explique por qué importamos petróleo liviano del Medio Oriente para los mejoradores del crudo de la Faja del Orinoco, mientras seguimos exportando a Cuba más de 100 mil barriles diarios de petróleo con esas mismas condiciones. Independientemente de si tienen o no fundamentos las investigaciones por legitimación de capitales asumidas desde Washington, existen variados motivos para que los dos primos estén bajo estado de sospecha. EDICIÓN 575 DEL 3 DE MAYO 2016: EVASIÓN. La semana pasada llegó en su avión privado (aterrizó en rampa 4, Maiquetía) el “asegurador” Diego Salazar. De esta manera, el primo y socio de Rafael Ramírez echa por tierra la versión según la cual su presencia activaba las alarmas de Interpol. No olviden el caso Banco de Andorra.

 

DESTITUIDO. La carta renuncia de Rafael Ramírez a su cargo como embajador ante la ONU es una apología a cómo defenderse poniendo de testigo a un fallecido. La verdad verdadera es que Ramírez fue destituido. INVESTIGADOS. No son todos los que están ni son todos los que son: Listado parcial de “salpicados” por el escándalo en Pdvsa: 1. Rafael Ramírez; 2. Owen Manrique; 3. Jesús Guaraco; 4. César Rincón; 5. Javier Alvarado; 6. José Luis Parada; 7. Miguel Partipilo; 8. Roberto Rincón; 9. Abraham Shiera; 10. Ramiro Rodríguez; 11. Eulogio Del Pino; 12. Leida Martínez; 13. Luis Ghersi‎; 14. Carolina Rodríguez; 15. Patricia Kamphaus; 16. Alfonso Gavina; 17. Zailu Ochoa; 18. Jarvi Carrasquero; 19. Gustavo Oses; 20. Jesús Luongo 21. Luis Rivas; 22. Ricardo Coronado; 23. Orlando Chacín; 24. Antón Castillo; 25. Valmore González; 26. Pedro Requena; 27. Carlos Sosa; 28. José Guerrero; 29. Alexis García; 30. Pedro León; 31. George Kabboul; 32. Nery Magdaleno; 33. Francisco Prada; 34. Ingribel Pereira; 35. Alejandro Iztúriz; 36. Víctor Balza‎; 37. José Pirela; 38. José Camacho; 39. Maximiliano Soto; 40. Lelis Jaimes; 41. Aldo Galindo; 42. Reyner Vergara; 43. José Gregorio González; 44. Argenis Mindiola; 45. Manuel Santoyo‎; 46. Dalila Ferrer; 47. Alexis Flores; 48. Carolina Rodríguez; 49. Salar Ataie Bandari; 50. Ahmad Reza Ataie y 51 Anahi Bandari de Ataie. BATACAZO: Se trata de una entretenida carrera hípica vista desde el palco de un ilusorio hipódromo en El Hatillo, el final es de fotografía. Arrancó con un favorito que se cayó del caballo en la última curva. En la recta final el jinete de avanzada adelanta por una nariz al potro verde que ya viene pasando por la baranda sin enemigos. Esperemos la foto. Las apuestas divididas podrían favorecer a la yegua encendida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: