¡Ay, Colombia! ¿Cuándo aprenderás a elegir lo correcto?

“Bello sería que la gente quisiera derrotar a su propio destino”

No es de poca monta lo que se juega la nación en las elecciones presidenciales del próximo domingo. Ahí, en ese momento, se conjuga el pasado, el presente y el futuro. Que es lo mismo que decir todas las existencias, las anteriores y las posteriores, las que fueron y las que serán. Nadie se puede sentir incumbido. La indiferencia es ausencia de valentía.

Alvaro Uribe

Valdría la pena meditar bien si es oportuno que el país vuelva al uribismo. Colombia padeció y sufrió esos 8 años de gobierno (2002-2010) como una verdadera pesadilla. Sé muy bien que esto contradice a las redes sociales que tienen canonizado a Álvaro Uribe Vélez, quien además maneja a la opinión pública, como quiere, como si fuera un iluminado. Pero aquí valdría la pena aplicar la metodología budista Zen: ver las cosas como en realidad son; no como quisiéramos que fueran.

Recordémoslo, porque olvidar la historia nos lleva a repetir los errores. El uribismo encarnó la turbulencia, lo tenebroso, las tinieblas. La turbulencia que administraba el mal desde el DAS. Lo tenebroso que desaparecía jóvenes marginados para mostrarlos como botines de guerra. Las tinieblas de tener más de medio parlamento involucrado en parapolítica (El Tiempo, 8 abril 2008).

Cabe una actitud, cobarde, desleal y perversa, mirar para otra parte y hacer como que aquí no ha pasado nada.

Cada colombiano debe mirar su propia realidad. No la que le cuentan en los medios de desinformación. Ni dejarse influir por opiniones espúreas, como la de Mario Vargas Llosa, quien con la mayor desvergüenza e ignorancia posible, acudió a la Filbo de abril pasado, y tronó su voz en favor del uribismo. ¡Él, que pide que Montesinos y Fujimori se pudran en la cárcel! ¿Por qué no cerraste tu boquita Mario?

Es hora de ensayar otra vía. Distinta a la impuesta desde 1958 con el Frente Nacional, que, hasta hoy, no ha hecho sino poner en práctica la “distribución adecuada y equitativa” de las estructuras del poder entre los mismos de siempre. El único cambio que se ha visto es el de la puerta giratoria: salen del gobierno al sector privado y viceversa. Encarna muy bien esa esclerosis, el senador Roberto Gerlein. En enero 2018 anunció su retiro del Congreso luego de 50 años de ejercicio ininterrumpido. Se fue “por motivos de salud”, no por ética, ni por dignidad.

Queda por delante la vía de la curiosidad. Esa que nos hace probar una cosa distinta. Que si miramos con ojos realistas nos debe llevar a actuar en consecuencia.

Gustavo Petro

La vía del guerrillero. Porque, imagino, fue la curiosidad lo que llevó a María Jimena Duzán, Antanas Mockus, Ingrid Betancourt, a decidirse por el guerrillero. Tres ciudadanos que sopesan, muy mucho, sus actuaciones. Ingrid busca reinventarse después de su escabrosa tragedia en la selva. Duzán conoce de sobra el sabor amargo de la sangre que ha corrido a borbotones por las venas de Colombia. Mockus ese pedagogo que clama por otras vías diferentes a las trilladas.

Lo del guerrillero no es un salto al vacío. Conoce la vida. Tomó conciencia de su misión en la cárcel Modelo, donde vio el dolor, aspiró el tufo de la maledicencia, palpó los desequilibrios judiciales, vio la realidad de la frustración y el fracaso, supo lo que es sentirse el más pequeño e insignificante, entrevió que existen maneras de rehacerse y se comprometió con la justicia social, que reina por su ausencia.

Esa misma que hizo decir a Shakira -entrevista BBC, 11 junio 2018-: “Nací (1977) y crecí en un país con mucha injusticia social y pobreza y falta de oportunidades”. Esto es lo que el ciudadano tiene que mirar. Pero, además no hay que olvidar que el guerrillero lleva 30 años en uso de las vías pacíficas y democráticas. Siendo leal en sus denuncias. Valiente en sus debates. Arrojado ante la intolerancia. Es lo que en Londres llaman un self-made man -quien llega a donde está por sus propios méritos.

María Jimena quiere creer en algo. Antanas es el aventurero que le gusta echar los dados. Ingrid abomina la inacción.

Bello sería que la gente quisiera derrotar a su propio destino.

Francisco Henao

3 comentarios sobre “¡Ay, Colombia! ¿Cuándo aprenderás a elegir lo correcto?

  • el junio 16, 2018 a las 1:22 am
    Permalink

    SI ME HABLAS DE ALGUN CANDIDATO QUE SE POSTULARA A PRESIDENTE DE UNA NACION Y TUVIESE EN SU HISTORIAL HABER SIDO GUERRILLERO ME INCLINO POR PEPE MUJICA, SOLO ESE CASO, EL SOLO ECHO QUE EN EL TIEMPO TUVO ACERCAMIENTO CON CHAVEZ Y LA TRAGEDIA QUE ESTAMOS VIVIENDO CONSIDERANDO LA FORTUNA QUE RECIBIO PDVSA Y EL ADMINISTRO CON EL CUENTO DEL FONDEN Y TENEMOS UN PAIS QUEBRADO Y DONDE LA PATRIA SOLO ES EL ADOCTRINAMIENTO COMO EN CUBA NO SE SI ES MAYOR ESA TRAGEDIA O EL DE QUE USTED INSINUE QUE ES MEJOR PETRO PARA COLOMBIA QUE IVAN DUQUE

    Respuesta
  • el junio 16, 2018 a las 1:29 am
    Permalink

    NI MADURO SERA CHAVEZ NI DUQUE SERA URIBE, TOME COMO REFERENCIA LAS ELECCIONES DE ECUADOR Y A PESAR DE QUE LENIN ROMERO ES PRESIDENTE DE ECUADOR Y MILITA EN EL PARTIDO DE RAFAEL CORREA INDIQUEME USTED SI HAY SIMILITUD EN COMO CORREA ASUMIO QUE LENIN SEGUIRIA SUS PASOS INCLUSIVE CORREA SUGIRIO OTRA POSIBLE CANDIDATURA NUEVAMENTE A LA PRESIDENCIA QUE YA NO LE CORRESPONDE LO QUE IMPLICA DESCONOCIMIENTO DE SU PARTE DE LAS REALES TRAGEDIAS EN ESTAS VULNERADAS DEMOCRACIAS QUE TENEMOS EN EL SUR MIS RESPETOS

    Respuesta
  • el junio 22, 2018 a las 8:42 pm
    Permalink

    Vaya cantidad de letras perdidas en escribir esta gran cantidad de basura comunista. Este pasquín de estiércol debe reinventarse y adaptarse a los tiempos o seguir en su cloaca…

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: