Burocracia vs. Tecnología = ¡ahhhhh!

Cuando tengo que hacer un procedimiento en algo que llaman oficina estadal me surge un escalofrío que me hace saber con la más exacta exactitud, y no me perdonen la redundancia, la longitud de mi espina dorsal, porque de verdad no existe otra circunstancia más práctica para saber lo horrible de tener que solicitar, pedir, consultar o simplemente acercarse a una dependencia pública para tramitar un documento.

¿Por qué?

Por el burócrata.

¿Qué es un burócrata?

Es el amante de su cargo, por insignificante que sea, es el mayor enemigo de la eficiencia, es el enamorado del: “tiene que esperar”, “falta una copia”, “no fue sellado”, “el encargado salió a almorzar, regrese a la tarde”, “venga mañana, en la madrugada y coja un numero” y lo que es peor: “no se “@#\*+=” (moleste) porque lo pongo de último”.

Y todo esto después de observarlo durante un buen rato como “chatea por su celular con la mitad de sus conocidos”.

Realmente disfruta de ver como su poder te hace una victima de su desprecio por tu tiempo y tu simulada admiración por su habilidad para revisar papeles, sellarlos, rechazarlos y pare de contar.

Su gran excusa: ¡son ordenes superiores!, el doctor esta reunido, venga mañana.

Las instituciones financieras mantienen una aguerrida competencia en lo que se refiere a pedir papeles y perder tiempo, solo que las oficinas estadales son únicas y no tienen competencia. Es de hacer notar que las consultas médicas están haciendo un gran esfuerzo en la pérdida de tiempo por cuanto todas esas instituciones se niegan a usar un método que se llama “La cita”.

De manera que, asistir a una oficina publica, una institución financiera o un consultorio médico son la agresión más irrespetuosa al tiempo del usuario.

Necesitamos, en algún momento, sacar la cédula, el pasaporte, registrar un documento o pedir una copia del mismo, pagar los impuestos, pedir solvencias, legalizar y/o certificar documentos, pedir constancia de notas y títulos académicos, antecedentes penales, partidas de nacimiento, matrimonio, divorcio y defunción, notariar y registrar cualquier cantidad de protocolizaciones y un larguísimo etcétera.

Si un mortal quiere abrir un negocio desde cero, el calvario es mayor porque todas las instituciones del municipio tienen que aprobar algo con su respectiva cuota de tiempo, cada una se considera con el derecho de pedir los mismos requisitos que las otras exigieron sin importar que hallan habido legalizaciones previas. Hay que presentar los mismos documentos tantas veces como los burócratas lo soliciten y esperar el tiempo “burocrático” que cada uno tenga a bien establecer.

Abrir un comercio, legalmente, puede tomar dos años, sin contar el costo asociado, dependiendo del tiempo y la “eficiencia” del burócrata.

A todo esto se le suma una de las mayores “Trampajaulas” que un burócrata haya inventado:

La vigencia de las solvencias.

Hay una combinación maquiavélica de manera que Ud. nunca las va a tener todas vigentes al mismo tiempo porque cuando está actualizando una la otra se esta venciendo.

Todavía nadie me ha explicado porque hay solvencias que solamente duran tres meses.

Pero siempre hay “alguien” que le puede solucionar ese problemita.

¡Bingo!

La tecnología ha desarrollado los mecanismos para reducir el papeleo, el tiempo y los costos asociados con TODOS ESOS PROCEDIMIENTOS.

Y cuando digo TODOS, es literalmente.

La tecnología actual ha desarrollado un concepto que se llama “Base de Datos

La Base de Datos es la reunión de los datos de algo o alguien o la suma de ellos.

Es tragicómico en los bancos, Ud. puede tener una cuenta, una tarjeta de crédito pero si va a solicitar otra tarjeta, aperturar otra cuenta, simplemente Ud. no existe. Traiga exactamente los mismos requisitos que le piden a un nuevo cliente.

¿Será que no saben cuantos arbolitos hay que usar para producir tanto papel?

Por ejemplo: Una alcaldía puede tener los datos de una persona, los cuales son públicos, relacionados con sus datos personales, propiedades e impuestos.

Las propiedades conforman otra base de datos con su tradición registral, catastro e información relacionada con su historial comercial y requisitos legales. Si se cruza toda esa información en menos de un día una persona puede obtener la patente de Industria y Comercio y arrancar una aventura comercial.

La digitalización del municipio permite ver un mapa en la pantalla de cada calle y avenida. Si cada inmueble es identificado con la información de su ubicación y dueño se puede establecer su uso urbano o comercial y se alimenta la información catastral. Ese mapa digital permite gerenciar la vigilancia policial con GPS instalados en cada unidad policial y su movilización en caso de emergencias, la cual, apoyada por cámaras de TV muestra una visión en tiempo real de cualquier circunstancia.

Una llamada al número de emergencia se cruza con la base de datos y la persona es inmediatamente localizada. Si sus datos personales existen, la atención médica sería más efectiva.

Un vecino puede utilizar las redes sociales (Facebook, Twitter, etc.) para reportar problemas o quejas con fotos y la posibilidad de saber si el mensaje fue atendido.

En 1996 iniciamos la automatización de los antiguos “Registros Subalternos” con nuestro programa “REGISOFT” con un gran éxito por cuanto los documentos se podían localizar en cuestión de segundos y el servicio a las personas que acudían a los registros se había reducido a minutos en lugar de a varios días de espera para localizar un documento. Igualmente, la digitalización sirvió para reducir los delitos inmobiliarios. La próxima fase era prestar un servicio por Internet para que los usuarios no colapsaran los registros.

El uso de la tecnología en los servicios públicos se ha iniciado, pero debe optimizarse con la minimización del criterio burocrático en el cual se mantiene la copia y el sello del documento cuando esto ya no es necesario.

Por ejemplo, es un gran avance poder hacer las solicitudes de documentos, llámense Pasaporte, Referencias, Antecedentes, etc, pero si no puedes acceder a la respectiva página WEB es como si siguiéramos en el siglo pasado de los gestores y los favorcitos.

Cuando se va a instalar un servicio “On Line” con un portal WEB se calculan varios parámetros en función de la demanda esperada más un 30% de margen, de manera que la plataforma tenga una disponibilidad cercana al 100%, en otras palabras, 24 x 7 x 365.

La permanente “Indisponibilidad” de esas plataformas se debe a dos razones:

1. No se calcularon los anchos de banda y capacidad de los servidores correctamente.

2. Las paginas se “Tumban” deliberadamente para favorecer a los gestores.

En mi querido Chacao se ha disminuido la burocracia por el uso más intenso, de tecnología y redes sociales, pero el camino es largo.

No entiendo como un burócrata tenga un Celular Súper Inteligente y te pida una fotocopia de algo que tiene en la Base de Datos y luego te diga que el documento estará listo la próxima semana.

¡Por Dios!

Se me acaba de ocurrir un gran negocio:

¡Convertir un burócrata en un empleado eficiente y sensible por el tiempo de los usuarios!

Pensamiento

El aspecto más triste de la vida actual es que la ciencia gana en conocimiento más rápidamente que la sociedad en sabiduría

Isaac Asimov

Leancy Clemente

leancyclemente@gmail.com/@leancyclemente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: