Ciencia para todos

WikiLeaks, una controversia ética

Hay una discusión secular sobre las actividades de espionaje que un Estado pueda mantener justificándolas en el concepto de la Seguridad Nacional.

A lo largo de la historia universal hemos visto miles de caso en los cuales esa línea tan delgada que separa lo legal de lo ético y a su vez de la ilegalidad en los cuales se descubren a espías, se evitan actos terroristas o intentos de golpe de Estado mediante la obtención de información de una forma muy poca ortodoxa.

Por supuesto, los gobiernos siempre las van a justificar en nombre de la soberanía nacional, del resguardo de la seguridad, bla, bla….

Al final del día, nuestra privacidad siempre estará en riesgo y los burócratas del gobierno podrán tener acceso a la investigación que su capacidad tecnológica les permita.

Otro aspecto importante es el ocultamiento de información que pueda dañar la imagen de un gobierno.

Basado en estos principios el australiano Julian Assange fundó a WikiLeaks (leaks quiere decir fuga o goteo).

En 1991, la Policía Federal Australiana lo detiene por haber accedido a varias computadoras de una universidad, de unas empresas de telecomunicaciones y otras organizaciones vía Modem para detectar errores de seguridad (¿¿??). En esa oportunidad se declaró culpable de 24 cargos informáticos y fue liberado por buena conducta y multado con 2.100 dólares australianos.

Assange estudió matemáticas en la Universidad de Melbourne, sin terminar ni obtener un título académico hasta el 2006 cuando empezó a implicarse profundamente en WikiLeaks. Ha sido descrito como muy autodidacta y extensamente leído en ciencias y matemáticas. También ha estudiado filosofía y neurociencia. En su página web, describió cómo representó a su universidad en la Competición Nacional Australiana de Física alrededor de 2005.

El 4 de octubre de 2006 funda, en Islandia, la organización sin fines de lucro WikiLeaks, la cual publica a través de su sitio web informes anónimos y documentos filtrados con contenido sensible en materia de interés público, preservando el anonimato de sus fuentes.

La organización se ofrece a recibir filtraciones que develen comportamientos no éticos ni ortodoxos por parte de los gobiernos, con énfasis especial en los países que considera tienen regímenes totalitarios, pero también en asuntos relacionados con religiones y empresas de todo el mundo. De momento, las actuaciones más destacadas de WikiLeaks se han centrado en la actividad exterior de los Estados Unidos, especialmente en relación con las guerras de Irak y de Afganistán.

Los principios que practica esta organización le han sumado muchos adeptos alrededor del mundo, algunos de los cuales le han entregado material secreto o confidencial tal como lo hiciera el soldado de primera clase Bradley Edward Manning, del ejército de los Estados Unidos.

En este momento se encuentra detenido pero gracias a un perdón presidencial de Barak Obama, antes de abandonar la presidencia, saldrá libre en mayo de este año, después de una sentencia de 35 años.

Por tener acceso a documentos clasificados tuvo la libertad de “bajar” mucha información y entregársela a WikiLeaks.

Adrian Lamo

Las más notorias fueron un video en el que se ve cómo un helicóptero estadounidense mata a un grupo de civiles en Irak del que formaban parte dos periodistas de la agencia Reuters, los documentos secretos que derivaron en las publicaciones de los Diarios de la Guerra de Afganistán el 25 de julio de 2010 y de los Registros de Guerra en Iraq el 22 de octubre de 2010, además de la filtración de los cables diplomáticos en WikiLeaks. En total casi medio millón de registros de las guerras de Irak y Afganistán, y más de 250.000 cables diplomáticos, que Manning reconoció haber divulgado en el transcurso del juicio al que fue sometido tres años más tarde.

Esta acusación fue posible debido a que el hacker colomboestadounidense, Adrián Lamo, delató la autoría de Manning de las filtraciones, pues en una conversación vía chat Manning le manifestó haber conseguido cables de guerra secretos referidos a las invasiones en Medio Oriente.

La detención de Manning se produjo en mayo de 2010 en Bagdad por el comando de Investigación Criminal del Ejército de los Estados Unidos.

El 22 de agosto de 2013, Manning manifestó públicamente su identidad como mujer transgénero, expresando su decisión de iniciar un tratamiento hormonal para modificar su cuerpo y pidió que de entonces en adelante se le llamase Chelsea.

Julian Assange ha recibido innumerables amenazas de diferentes organizaciones por haber hecho público muchas violaciones de los derechos humanos, tal como los asesinatos extrajudiciales en Kenia.

Bradley Edward Manning

Le Monde, una de las cinco publicaciones que cooperaron con WikiLeaks para publicar el documento leaks, lo nombró persona del año con 56% de votos en su encuesta online.

En febrero de 2011 fue anunciado que Assange había sido premiado con el Sydney Peace Foundation Gold Medal por la Fundación Paz Sydney de la University of Sydney por su “excepcional coraje e iniciativa en la búsqueda de los derechos humanos”. Las cinco personas que han recibido el premio en los 14 años de historia de la Fundación han sido: Nelson Mandela, Tenzin Gyatso, 14vo Dalai Lama, Daisaku Ikeda y Assange.

El 7 de marzo de 2017, el portal aseguró haber obtenido los detalles de un programa de hackeo de teléfonos, computadores y televisores por parte del espionaje de Estados Unidos y comenzó a filtrar miles de documentos relacionados que atribuye a la CIA, incluyendo un programa llamado “Año Cero”, que incluiría toda una serie de armas informáticas para poder hackear teléfonos y dispositivos producidos por compañías estadounidenses, como los iPhone de Apple, el sistema Android de Google, el Windows de Microsoft o los televisores Samsung con conexión a Internet, que se convertían en micrófonos encubiertos a través de los cuales espiar a sus usuarios.

Julian Assange en la Embajada de Ecuador

Apoyos:

Daniel Ellsberg (2006), el hombre que divulgó los Pentagon Papers en 1971, ha apoyado en numerosas ocasiones a WikiLeaks.

En julio de 2010, el presidente de Veterans for Peace, Mike Ferner, editorializó favorablemente sobre WikiLeaks.

El documentalista John Pilger escribió un editorial en agosto de 2010 a favor de defender a WikiLeaks, pues para él “representa a los intereses de la responsabilidad pública y una nueva forma de periodismo reñida con la dominación y el cinismo”.​

Daniel Ellsberg, el hombre que divulgó los Pentagon Papers en 1971, es un frecuente defensor de WikiLeaks.​

El congresista republicano por Texas Ron Paul es el primer político estadounidense que se expresó públicamente a favor del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, porque “en una sociedad libre se supone que sepamos la verdad”.​ Su colega de Florida Connie Mack IV también elogió a WikiLeaks.​

El 9 de diciembre de 2010 el entonces presidente de Brasil, Lula da Silva, defiende a WikiLeaks y la libertad de expresión. Lula señala que la detención de Julian Assange atenta contra la libertad de expresión.​

También en 2010, su fundador y Wikileaks recibieron el Sam Adams Award por su trabajo mostrando las malas prácticas de los servicios de inteligencia.​

El 1 de febrero de 2011, un miembro del Parlamento noruego, Snorre Valen, del Partido de la Izquierda Socialista, remitió la nominación de WikiLeaks al Premio Nobel de la Paz.​

Por su parte, desde las páginas del matutino montevideano El País, Hebert Gatto realizó un elogio a WikiLeaks.

Críticas:

WikiLeaks ha recibido críticas de múltiples fuentes.

En 2007 John Young, operador de Cryptome, abandonó su puesto en el directorio de WikiLeaks y acusó al grupo de ser “un conducto de la CIA”.​ También dudó públicamente de la capacidad de WikiLeaks de proteger el anonimato de los informantes.

En 2011, el reconocido periodista hispano-ruso Daniel Estulin publicó la obra “Desmontando Wikileaks”.100​ Según las tesis de este autor Wikileaks sería un montaje con el que se pretende poder establecer la censura en Internet, justificándola por razones de seguridad y orden público. ​

Actualmente está refugiado en la Embajada de Ecuador en Londres evitando un juicio por abuso sexual en Suecia.

Leancy Clemente

leancyclemente@gmail.com/@leancyclemente

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: