Ciencia para todos

Suiza, Suecia, los Países Bajos, los Estados Unidos de América (EEUU) y el Reino Unido son los países más innovadores del mundo, mientras que un grupo de naciones, incluida India, Kenya y Vietnam aventajan a otras naciones que tienen el mismo grado de desarrollo.

El Ranking Global de Innovación 2017, elaborado conjuntamente por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual de las Naciones Unidas (OMPI) Publicado conjuntamente con la Universidad Cornell, el Insead y los socios especializados del Índice Mundial de Innovación de 2017, la Confederation of Indian Industry, PwC’s Strategy& y la Confederación Nacional de Industria (CNI) y el Servicio brasileño de apoyo a las micro y pequeñas empresas (Sebrae) y la escuela de negocios Insead, con sede en Francia, clasificó a 141 países según su capacidad de innovación, o habilidad para inventar nuevos productos.

Entre los principales elementos tomados en cuenta para realizar la lista destacan: nuevas patentes registradas, inversión en investigación y desarrollo, y el clima empresarial y regulatorio de cada nación.

En 2017, y por séptimo año consecutivo, Suiza encabeza la clasificación, en la que las economías de altos ingresos se han hecho con 24 de los 25 puestos principales, siendo China una excepción, al ocupar el puesto 22. En 2016, pasó a ser la primera economía de ingresos medianos que ocupa un puesto entre los 25 principales.

Entre los datos del estudio se puede destacar:

1. Ningún país latinoamericano, con la excepción de Chile, figura entre los 50 líderes mundiales en innovación.

2. Chile está a la cabeza de los países latinoamericanos en el puesto número 39, seguido por Brasil (59), Colombia (65), Uruguay (67), Argentina (70), Perú (75), Guyana (77), México (79), Paraguay (84), Panamá (87), El Salvador (93), Ecuador (98), Guatemala (99), Nicaragua (105), Honduras (111), Bolivia (114) y Venezuela (118).

3. No lejos de gigantes de la innovación como China, el Japón y la República de Corea están varias economías asiáticas, entre otros, Indonesia, Malasia, Singapur, Tailandia, Filipinas y Viet Nam, que se están movilizando para mejorar sus ecosistemas de innovación y se clasifican en puestos altos en lo que respecta a varios indicadores importantes como la educación, la I+D, el crecimiento de la productividad, y las exportaciones de alta tecnología.

¿Cuáles son las razones?

Son varias; la calidad de la educación, preferencia por carreras humanísticas, muy poco apoyo de los gobiernos para la investigación científica, pobre interrelación del sector privado con las universidades y mínima inversión en sus departamentos de Investigación y Desarrollo, excesiva burocracia en el proceso de patentar inventos, además de ser extremadamente costosos.

En fin, las causas ya las hemos analizado anteriormente.

La innovación es ampliamente reconocida como uno de los motores más importantes detrás de las ganancias de productividad y progreso de la sociedad. La innovación, definido ampliamente como la capacidad de aportar nuevas ideas en el mercado, permite a las empresas y países dar un valor agregado a sus actividades, empleos mejor remunerados, y abordar importantes retos sociales como el cambio climático, la contaminación y la mala salud.

Es de hacer notar que Corea del Sur, un país que hace 30 años pasaba por una cruenta guerra que prácticamente destruyó todo su territorio, registró, el año pasado la bicoca de 13.200 patentes mientras que Brasil registró 250 y México sólo 120.

Es de extrañar que siendo Brasil la 7ª economía de mundo tenga tan pocos registros.

Pude consultar la opinión de varios expertos sobre este detalle y lo justifican en que no hay una cultura de “Patentar” o de proteger los inventos. Muchos se limitan solamente a publicarlos en revistas especializadas o como Tesis de Grado en las universidades.

A fin de cuentas, tal como dicen los logísticos militares, los ejércitos marchan sobre sus estómagos, los países caminan sobre sus innovaciones científicas.

Nación, Estado y Gobierno

He podido escuchar, en innumerables oportunidades como se mezclan, indiscriminadamente, estos conceptos, por lo que considero oportuno, dado el ambiente electoral, en el cual se prometen tantas cosas fusionando esas nociones, aclarar sus verdaderos significados y reales acepciones.

 Nación: El término se deriva del latín ”natio”, “nación”, que etimológicamente significa: “lugar donde se nace” (del latín “nascere”, que este último término significa “nacer”); pero desde el punto de vista de las ciencias sociales y políticas, la “nación” es una realidad constituida por un conjunto de seres humanos que además de tener un lugar común de nacimiento y de vida (el territorio), tienen una serie de características que los identifican y al mismo tiempo los distinguen de otros conjuntos de seres humanos: raza, idioma, costumbres, tradiciones, historia, religión, música, hábitos alimenticios, en síntesis una cultura que va moldeando el alma individual y colectiva de los pueblos, pero sobre todo un sentimiento común de tener un mismo destino

Estado: El Estado es un concepto político que se refiere a una forma de organización social, económica, política soberana y coercitiva, formada por un conjunto de instituciones que tienen el poder de regular la vida nacional en una nación y territorio determinado. Usualmente, suele adherirse a la definición del Estado, el reconocimiento por parte de la comunidad internacional. Para que un Estado pueda ser considerado como tal debe contar con ciertos elementos, estos son: territorio delimitado, población, leyes, organismos de gobierno, soberanía interna (poder para aplicar las propias leyes dentro del territorio sin necesidad de que interfieran otros estados) y soberanía externa (convocar a sus pobladores cuando existiera un ataque exterior a fin de defender su territorio) igualmente la emisión de una moneda propia.

Debe poseer instituciones que abarquen funciones, tales como la defensa nacional, la gobernabilidad, justicia, seguridad y otras como las relaciones exteriores.

Hay naciones que no tienen un Estado, pero este requiere, para su existencia, de una Nación (Caso de Palestina).

Gobierno: Las funciones del Estado deben ser ejecutadas por personas. Estas conforman un Gobierno que está regido por las normas constitucionales (tiempo, deberes y limitantes).

Esas personas dirigen los diferentes poderes del Estado.

Se podría decir que personalizan la imagen etérea de las funciones del Estado. Representa el “Poder”.

Se les denomina el Poder Ejecutivo.

El gobierno está caracterizado por personas electas, directa o indirectamente, que dirigen los poderes, 5 en el caso muy particular de Venezuela (la mayoría de los países solo tienen 3 poderes).

El gobierno es la autoridad que dirige, controla y administra las instituciones del Estado.

Erróneamente se le atribuyen responsabilidades al Estado que son del Gobierno.

El Estado no ejecuta acciones humanas. Para eso existe el Gobierno.

Por ejemplo: “El Estado debe diseñar estrategias para combatir la delincuencia”

El error consiste en que debe ser el Gobierno quien diseñe y ejecute esas estrategias, las cuales deben estar dentro del marco legal establecido por el Estado en sus normas constitucionales y leyes “ad hoc”.

A veces se dice que tal o cual nación firmó un acuerdo con otra nación.

Los acuerdos son firmados por el Gobierno en representación del Estado.

Cuando se van a establecer responsabilidades por acciones indebidas se toman en personas que ejercieron el Gobierno, nunca en el Estado o en la Nación.

Me angustia cuando veo en los medios a un prominente personero politico entremezclar esos importantes conceptos por que me hace dudar de su capacidad para representar a una Nacion, configurar las instituciones de un Estado y gobernar de acuerdo a sus normas.

Leancy Clemente

leancyclemente@gmail.com/@leancyclemente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: