Ciencia para todos

¡Es verdad, lo puse en Facebook, pero no me imaginé!

El fundador del gigante tecnológico Facebook, Mark Zuckerberg, asumió toda la culpa ante el Senado de Estados Unidos del abuso de la compañía Cambridge Analytica, que utilizó los datos de millones de usuarios de la red social para la campaña electoral del presidente estadounidense, Donald Trump”.

Cambridge Analytica implica la recopilación de información personal identificable de hasta 87 millones de usuarios de Facebook y casi con certeza un número mucho mayor que Cambridge Analytica comenzó a recopilar en 2014. Los datos, supuestamente, se utilizaron para tratar de influir en la opinión de los votantes en nombre de los políticos que los contrataron. Tras el descubrimiento, Facebook se disculpó en medio de las protestas públicas y los precios de las acciones caídas. La forma en que Cambridge Analytica recopiló los datos se denominó “inapropiada”.

El tema de la seguridad de datos en Internet nos trae de cabeza en vista de su crecimiento exponencial en la población mundial.

Sobre este y otros temas converso con un reconocido experto en Seguridad de la Información en redes como lo es Rafael Núñez, director de Marketing Digital.

Por muchos años Rafael ha venido trabajando en ese intrincado mundo de la cyberseguridad contribuyendo con muchos aportes orientados a protegernos de los delincuentes del espacio que afectan a nuestros hijos, nuestros datos personales y en muchos casos, nuestras finanzas y el de muchas corporaciones.

Son infinitos los beneficios que han traído las redes sociales en términos de proveer un medio de información en tiempo real, comunicación interpersonal gratuita e inmediata acortando las distancias a cuestión de segundos.

Con la llegada de los teléfonos inteligentes y las tablets los usuarios se han hecho de cuentas, tanto personales como grupales y corporativas en un crecimiento que tiene al infinito como techo.

Nos dice Rafael que el mal uso de las redes sociales puede tener varios objetivos y modalidades:

-El “Pishing” (Caza bobos) es una suplantación de identidad que se comete mediante el uso de un tipo de mensaje, para adquirir información confidencial de forma fraudulenta, vale decir una contraseña, información detallada sobre tarjetas de crédito u otra información bancaria. El cibercriminal, conocido como phisher, se hace pasar por una persona o empresa de confianza en una aparente comunicación oficial electrónica, haciendo uso de un correo electrónico, alguna versión de mensajería instantánea o incluso utilizando también llamadas telefónicas.

Ellos usan, para crear cierta credibilidad en sus victimas textos iniciales como “Verificando su cuenta”, “confirmando su pago” o “actualizando sus datos personales y de sus tarjetas y cuentas”.

Es muy común que lo hagan entrar en una página muy parecida a la de su banco.

Actualmente empresas ficticias intentan reclutar teletrabajadores por medio de correos electrónicos, chats y otros medios, ofreciéndoles no sólo trabajar desde casa sino también otros jugosos beneficios. Aquellas personas que aceptan la oferta se convierten automáticamente en víctimas que incurren en un grave delito sin saberlo: el blanqueo de dinero obtenido a través del acto fraudulento de phishing.

Bulo

-El “Bulo” está orientado a crear noticias falsas, desinformación o desprestigio de personas, productos y empresas.

Actualmente el WhatsApp es el más usado por su facilidad de irradiación en los llamados Chat o grupos.

Estos mensajes se caracterizan por ser anónimos y no tener fecha de manera que se mantengan vigentes por mucho tiempo.

Rafael nos recomienda ciertas medidas de seguridad tales como colocar una contraseña en su teléfono de manera que si lo roban no puedan difundir la información personal (fotos o videos comprometedores) que estén guardados.

Igualmente activar la verificación de dos pasos. Con este sistema se solicita a los usuarios un código de verificación, además del nombre de usuario y la contraseña, cuando inician sesión en sus cuentas.

Esta verificación puede ofrecerse mediante códigos que solo el usuario puede obtener en su teléfono móvil, o bien con una firma cifrada incluida en una llave de seguridad.

Muy importante, hable con sus hijos que son los más vulnerables sobre la existencia de nuevos “amigos” y la visita a páginas no aptas.

Por último no reenvíe todo lo que recibe, primero confirme la veracidad de la noticia, de lo contrario bórrela

Coincido con Rafael que Venezuela debería tener, al igual que muchos otros países, una legislación para regular su uso en nuestro país.

Cyberseguridad

En diciembre de 2015, The Guardian informó que el senador estadounidense Ted Cruz estaba usando datos de este escándalo y que los sujetos de los datos no sabían que las compañías estaban vendiendo y que los políticos estaban comprando su información personal. En marzo de 2018, The New York Times, The Guardian y Channel 4 News publicaron informes más detallados sobre el escándalo de datos con nueva información del ex empleado de Cambridge Analytica que se volvió denunciante, Christopher Wylie. que proporcionó información más clara sobre el tamaño de la recopilación de datos, la naturaleza de la información personal robada y la comunicación entre Facebook, Cambridge Analytica y representantes políticos que contrataron a Cambridge Analytica para usar los datos para influir en la opinión de los votantes.

El escándalo fue significativo por incitar a la discusión pública sobre estándares éticos para las compañías de redes sociales, las organizaciones de consultoría política y los políticos. Los defensores de los consumidores pidieron una mayor protección del consumidor en los medios en línea y el derecho a la privacidad, así como la restricción de la desinformación y la propaganda.

El fundador del gigante tecnológico Facebook, Mark Zuckerberg, asumió toda la culpa ante el Senado de Estados Unidos del abuso de la compañía Cambridge Analytica, que utilizó los datos de millones de usuarios de la red social para la campaña electoral del presidente estadounidense, Donald Trump.

Cuando ponga alguna información personal en algún medio social, por favor, vea alrededor y pregúntese si eso le pueda crear un problema de seguridad a su familia.

Criptomedas y dólar

¿Puede una moneda digital suplantar el dólar?

Le pregunto a Rafael sobre un tema que cada vez toma más auge en el sector financiero mundial como es la moneda digital o criptodivisa, el bitcoin.

Es un nuevo tipo de divisa electrónica que tiene su origen en el año 2009 cuando Satoshi Nakamoto, pseudónimo de una o varias personas, decidió lanzar una nueva moneda electrónica cuya peculiaridad es que sólo servía para poder realizar operaciones dentro de la Red.

Es una moneda virtual e intangible. Es decir, que no se puede tocar en ninguna de sus formas como ocurre con las monedas o billetes, pero puede utilizarse como medio de pago de la misma forma que éstos.

El valor del bitcoin se basa en la oferta y la demanda, y se calcula mediante un algoritmo que mide la cantidad de movimientos y transacciones con bitcoin en tiempo real.

Su uso se ha extendido a muchos países, usando la infraestructura financiera mundial. El usuario puede, eventualmente cambiar sus bitcoins por monedas de curso legal, inclusive ya existen cajeros automáticos que la dispensan.

Tanto en EEUU como en Europa ya existe una legislación al respecto.

Miles de comercios ya la aceptan como forma de pago, por ejemplo: Microsoft, Dell, Subway, WordPress.com, Virgin Galatic, etc.

Desde que surgió en el mercado ha aumentado su valor en forma exponencial.

Coincido con Rafael que Venezuela debería tener, al igual que muchos otros países, una legislación para regular su uso en nuestro país.

Leancy Clemente

leancyclemente@gmail.com/@leancyclemente

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: