Coco Loko: ¿la nueva cocaína de los jóvenes?

Esta mezcla de cacao en polvo y estimulantes llega desde EEUU.

Si, el nuevo producto estrella para esnifar entre los jóvenes es nada más y nada menos que… ¿chocolate?

Eso sí, no sirve un cacao en polvo cualquiera. Su nombre es Coco Loko y entre sus efectos está la producción de serotonina y endorfinas, las cuales provocan un sentimiento de euforia. El efecto puede durar entre media hora y una hora y, se supone, te mantiene motivado para hacer cosas.

Sus ingredientes, en principio, parecen inofensivos. Por supuesto el ingrediente básico es el cacao puro, al que se agrega gingko biloba (un estimulante vegetal que potencia la circulación sanguínea), taurina (un aminoácido excitante) y semillas de guaraná (una gran fuente de cafeína). Aunque parezca una receta sencilla, a Nick Anderson, su creador, le llevó dos meses de trabajo, una decena de fórmulas fallidas y 10.000 dólares para dar con la mezcla exacta. Desde hace varios meses se comercializa y está triunfando, sobre todo, entre los estudiantes y la comunidad hip-hop de Atlanta y Houston (EEUU), aunque también se puede comprar en todo el mundo a través de internet.

Ante tanta innovación, la polémica no se ha hecho esperar. El senador demócrata Chuck Schumer ha reclamado la intervención de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) estadounidense. “Tienen que lanzar una investigación antes de que nuestros jóvenes sufran daños”, declaró. “Este producto es como cocaína”.

Por su parte la comunidad médica no tiene muy claro qué pensar. En palabras del doctor Andrew Lane, director del Johns Hopkins Sinus Center: “No hay datos. Nadie ha estudiado qué ocurre si se aspira chocolate”.

Lo único que se atreven a advertir es del peligro de esnifar, puesto que los ingredientes pasan de manera más inmediata al torrente sanguíneo y puede provocar un aumento de la presión sanguínea y palpitaciones. Mientras, la empresa se defiende al decir que los componentes de su producto son “encargados en sitios de internet de gran reputación, que brindan análisis e informes de toxicología”. Cuando parecía que el chocolate no podía ser aún más adictivo…

Ana P. Echavarría

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: