Coctel de camarones

Legitimidad Internacional 

La actuación de ese club de abogados venezolanos que las corporaciones mediáticas internacionales bautizaron con el nombre de Tribunal Supremo de Justicia en el “exilio”, el cual delibera desde las cómodas instalaciones del Congreso de la República de Colombia, quedó expuesto aún más al ridículo luego de que los magistrados Maikel Moreno, presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de la República Bolivariana de Venezuela, Indira Alfonzo, Izaguirre vicepresidenta del máximo tribunal de la República y Arcadio Delgado Rosales vicepresidente de la Sala Constitucional, participaran en la “XIX Cumbre Judicial Iberoamericana”, que se realizó en Quito, Ecuador, foro que reunió a los magistrados de 23 países iberoamericanos. Andorra, Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Chile, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay y Venezuela. Este reconocimiento a la legitimidad de las autoridades del Tribunal Supremo de Justicia de nuestro país que ofrecieran sus homólogos de los otros 22 países miembros de este importantísimo foro judicial internacional, se produjo luego de la bufonada del “Tribunal Supremo en el exilio” que ha pretendido iniciar un juicio contra el presidente constitucional, Nicolás Maduro. Lo peor de este asunto es que los parlamentarios opositores de la Asamblea Nacional de Venezuela, en conocimiento pleno de la ilegitimidad de estos abogados que actúan allende nuestras fronteras abrogándose una cualidad que no poseen sigan el juego y aprueben el antejuicio de mérito en contra del presidente Maduro. Pareciera que se preparan para tomar “decisiones” que desemboquen en la designación de un gobierno paralelo al que saldrá de las urnas electorales el próximo 20 de mayo, luego de que nuevamente “canten fraude” y desconozcan la voluntad del pueblo venezolano. ¿Estarán algunos países del mundo dispuestos a otorgarle “legitimidad internacional” a un disparate de esta naturaleza?

El CNE convoca las elecciones presidenciales

Balance opositor. Luego del importante capital político acumulado en las elecciones parlamentarias en diciembre del año 2015, la oposición venezolana se posicionó como alternativa político-electoral en nuestro país. Comenzaron el año 2016 con mayoría en la Asamblea Nacional (AN) y le pusieron la mano a la presidencia del Poder Legislativo y al resto de su directiva. Pero sucumbieron a la tentación del inmediatismo y ofrecieron que en un plazo no mayor de seis meses sacarían del poder al presidente Nicolás Maduro y, luego de tres meses perdidos en un debate inútil escogieron la vía del referendo revocatorio, pero acompañado con la solicitud de renuncia del Presidente, el vacío de poder presidencial, el falso señalamiento de la nacionalidad colombiana de Maduro, entre unos cuantos otros ejercicios de política ficción. Pasó el tiempo y no lograron concretar ninguna de las iniciativas impulsadas y los meses que hicieron perder al Consejo Nacional Electoral (CNE), impidieron la realización de las elecciones regionales que debían realizarse en el mes de diciembre del año 2016. ¿Qué hubiera pasado si la dirección política opositora se hubiera concentrado ese año en hacer su trabajo desde la Asamblea Nacional y en las elecciones de gobernadores? Comenzaron el año 2017 con “nueva administración” en la AN y el mismo discurso ¡Maduro vete ya! Desataron una ola de violencia superior a la que impulsaron en “La Salida” del año 2014 y en algo más de 120 días se produjeron más de 100 víctimas mortales. El Gobierno y el CNE convocaron la elección de una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) para el 30 de julio de este año y respondieron con un plebiscito el 16 de julio cuyos resultados ignoraron por completo. Se realizaron las elecciones de la ANC, no participaron y, ¿qué pasó? La ANC en ejercicio pleno de sus funciones convocó elecciones de gobernadores para el 15 de octubre y la oposición venezolana sufrió una derrota vergonzosa y su dirección política nuevamente reaccionó cantando fraude. Se invirtió la carga de la prueba y el PSUV y sus aliados lograron la victoria por más de 2 millones de votos en toda Venezuela. Por si fuera poco, la ANC convocó elecciones de alcaldes para el mes de diciembre del 2017 y la mayoría de los partidos políticos de la oposición deciden no acudir al proceso pero en todas las regiones del país, dirigentes de esos partidos deciden participar y se procuran el respaldo de otras organizaciones. Obtuvieron un resultado desastroso y a pesar de eso sus principales dirigentes se olvidaron de la política y se fueron de vacaciones al exterior. Volvieron como si no hubiera pasado nada, eligieron nueva directiva de la AN y olvidaron un pequeño detalle, que pasaron más de un año solicitando elecciones presidenciales anticipadas y la Asamblea Nacional Constituyente ordenó al CNE su convocatoria y se realizarán el 20 de mayo próximo. Este es el balance que no quieren hacer.

Oposición dividida

Juego peligroso. Se dividió la oposición entre quienes mantienen la línea electoral y presentan la candidatura del exgobernador Henri Falcón (Avanzada Progresista, Copei y Movimiento al Socialismo) y los partidos del autodenominado Grupo de los 4 (G4) de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) integrado por Acción Democrática, Primero Justicia, Voluntad Popular y Un Nuevo Tiempo, se alinean con los sectores más radicales del espectro opositor, la Alianza Bravo Pueblo de Antonio Ledezma y Vente Venezuela de María Corina Machado y asumen la línea abstencionista. Esta alianza abstencionista se decanta por la búsqueda de apoyo internacional para profundizar las sanciones económicas y comerciales en contra de Venezuela, las cuales profundizarían el desabastecimiento especialmente de alimentos y medicinas e impulsaría la escalada inflacionaria ocasionando desórdenes callejeros que degenerarían en violencia y un potencial estallido social que ocasionaría un pronunciamiento militar y/o una intervención extranjera. Sobran las evidencias en esta dirección. Estamos en presencia de un juego peligroso.

Cristhine Lagarde

100% pensiones. Luego de que el presidente Nicolás Maduro anunciara el pasado 17 de abril que Venezuela llegaba a una cobertura de 100% pensiones a la población adulta de nuestro país, recordé que hace algún tiempo desde el Fondo Monetario Internacional (FMI) se había propuesto modificar el sistema de pensiones en el mundo. Revisé y me encontré con unas afirmaciones de la directora gerente del FMI, Cristhine Lagarde, según las cuales: “los ancianos viven demasiado y esto es un riesgo para la economía mundial”. En un informe el FMI advierte que cumplir años es un riesgo financiero y por eso sus técnicos consideran clave combinar el “aumento en la edad de jubilación y de las contribuciones a los planes” de pensiones con “recortes de las prestaciones futuras”. El envejecimiento de la población, asegura, debe ser contrarrestado con tiempo para que no afecte a la estabilidad financiera, pública y privada. Para los que tienen dudas, son dos modelos en disputa.

MUDuro

Los Muduro. El pasado viernes 20 de abril en la columna “La esquina de Coro” del semanario Las Verdades de Miguel, Juan José Lázaro Flores escribió: “NO OCULTARÁS. Las últimas decisiones de la MUD al mando de Julio Borges, Henry Ramos Allup y Leopoldo López, enfriaron y sembraron el descontento entre los opositores que querían participar con un candidato propio en las presidenciales y ahora no saben por quién votar. Hay muchos que sostienen que ‘es mejor un malo conocido, que un bueno por conocer’. En la MUD no quieren admitir que la reelección de Maduro cobra simpatías en las filas de AD, Primero Justicia y Voluntad Popular, según testimonios de encuestas que han circulado en Coro y Punto Fijo”. Ese fenómeno parece estar sucediendo en toda Venezuela. A este movimiento se le empieza a conocer como los MUDuro y está en todo el país.

Sentencia firme. Por cierto Claudio Fermín, jefe de campaña del candidato presidencial opositor, Henry Falcón, en un mensaje por twitter publicado el pasado domingo 22 de abril sobre el particular señaló: Las decisiones tomadas por los magistrados electos por la AN, sólo tienen un valor político porque el TSJ no tiene jurisdicción fuera del territorio de Venezuela como lo establece la Constitución”. Por si las dudas Claudio Fermín emitió una “sentencia firme”.

Cumpleaños. El pasado domingo 22 de abril estuvo de cumpleaños mi menor hijo y único varón, Alejandro Rodríguez Rivas, quien compartió un domingo de piscina con un grupo de vecinos y amigos de la Universidad de Margarita. Sinceras felicitaciones hijo. Te quiero mucho.

José Gregorio Rodríguez

Jotaerre577@gmail.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: