Coctel de camarones

Se desespera la “canalla”. En la medida en que se acerca el 20 de mayo, fecha prevista para las elecciones presidenciales, se estrecha el cerco contra Venezuela. Para el Gobierno de los EEUU y sus aliados es fundamental el fracaso del proceso electoral venezolano. Los acontecimientos de esta semana así lo confirman. Eventos que verifican lo comprometidos que están en la conjura desestabilizadora varios dirigentes opositores. La actuación de Julio Borges no deja lugar a dudas. Pasada la una de la tarde del pasado lunes 7 de mayo, anticipándose al discurso que un par de horas después pronunciaría el vicepresidente de los EEUU en la reunión del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), el expresidente de la Asamblea Nacional declaró a una cadena de radio y TV que tenía la convicción de que el mundo “no los dejaría solos”, reiterando que no participarían en las elecciones presidenciales del 20 de mayo próximo. Una actuación que sin duda deja al descubierto cuan comprometidos están algunos directivos opositores con la línea de bloqueo económico y cerco financiero contra nuestro país, no importa cuánto tengan que sufrir los venezolanos. Se desespera la canalla.

Luis Almagro

El telonero Almagro. Como siempre, al señor Luis Almagro le corresponde actuar de “telonero” en las actuaciones de la “ópera bufa” que se escenifica en la OEA, cada cierto tiempo, para referirse a Venezuela. En esta oportunidad le “imprimió carácter” a su interpretación porque le correspondió anteceder en su actuación al enviado del “reino del norte”. Se “espepitó” el tristemente célebre personaje y dijo: “Pedimos sanciones para acabar con una dictadura. Sin indulgencias, sin dobleces, sin dudas…Ojalá hubieran sido hace tres años (las sanciones), hubiéramos ahorrado mucho dolor al pueblo de Venezuela”. Almagro exigió a los Estados miembros de la OEA tomar acciones: “duras, fuertes, inflexibles que rescaten los derechos civiles, políticos, económicos, sociales del pueblo venezolano… Sin esa fuerza, solamente podemos esperar de Venezuela más inseguridad e inestabilidad regionales, más narcotráfico, más terrorismo, más crisis humanitaria”. Cumplió su misión el personaje de marras y dejó el escenario dispuesto para el invitado especial.

Mike Pence

Más “Pence” que gloria. El vicepresidente de EEUU, Mike Pence, intervino en la OEA y en su discurso ratificó la línea de agresiones de su país contra Venezuela y propuso que Venezuela fuera expulsada de la organización, olvidando que nuestro país inició el 27 de abril del año 2017 el proceso de separación voluntaria de la OEA. Sin embargo, su intervención fue tan breve y con tan poca contundencia que la oficina de comunicaciones de la vicepresidencia gringa la resumió en un twitter: “@VP at @OAS_official: @POTUS has made it clear. The U.S. will not stand idly by as Venezuela crumbles. Today we say to Maduro and his entire regime — the time has come to open Venezuela to international aid. Every day you don’t is another day innocent people starve and die”. “@VP en @OAS_official: @POTUS ha dejado claro. Los EEUU no se quedarán de brazos cruzados mientras se desmorona Venezuela. Hoy decimos a Maduro y todo su régimen: ha llegado el momento de abrir Venezuela con la ayuda internacional. No todos los días es un día más, las personas inocentes pasan hambre y mueren”. Sin embargo, la pobreza de contenido en la intervención del emisario estadounidense no puede ocultar la intención que ya no esconde el gobierno de ese país de “liquidar” el proceso político venezolano. Por eso la contundente respuesta del Gobierno venezolano.

Cancillería venezolana

Respuesta contundente. La respuesta de la Cancillería venezolana no se hizo esperar y por la importancia del tema preferimos reproducirla íntegramente:

“El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela rechaza enérgicamente las agresiones del vicepresidente de los Estados Unidos de América, emitidas en su injerencista intervención en el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos. Definitivamente, en los últimos años la OEA ha reafirmado su condición originaria de organismo colonialista, al servicio de las ambiciones de dominación de Washington en nuestra región.

Los ataques de Mike Pence procuran perturbar la paz del pueblo venezolano, repitiendo la nefasta práctica de intervenciones estadounidenses que tanto daño han causado en Latinoamérica y el Caribe. La administración de Donald Trump no admite la existencia de pueblos soberanos que no están dispuestos a ceder ante las pretensiones imperialistas y supremacistas del régimen estadounidense.

Al pretender dictar órdenes a los Estados miembros para que se sumen a la campaña de agresiones contra Venezuela, los voceros guerreristas de EEUU violan flagrantemente el derecho internacional en el seno de un organismo multilateral que debería velar por su respeto.

Esta conducta arrogante de los Estados Unidos no hace más que reafirmar la decisión de Venezuela de renunciar a su membresía en la OEA, instancia que, lejos de promover la diplomacia y la cooperación entre los países de la región, ha sido un instrumento de agresión que revive el colonialismo que nuestros libertadores derrotaron hace más de doscientos años.

El Sr Pence, en su cinismo supremacista, pretende encubrir los daños que su Gobierno ha provocado en la sociedad venezolana a través de medidas coercitivas unilaterales, con una falsa preocupación humanitaria cuyo objetivo es torcer la voluntad del pueblo para reapropiarse de las riquezas y recursos naturales de nuestro país.

El 20 de mayo, sin falta, ocurrirán las elecciones presidenciales en Venezuela y el pueblo defenderá con votos su derecho a decidir, sin intervenciones de ningún tipo. El mundo entero será testigo de una nueva expresión popular, que reafirmará el carácter democrático de la República Bolivariana de Venezuela. Ningún imperio podrá contra la voluntad de los venezolanos, dignos herederos del Libertador Simón Bolívar, en su empeño vigente por construir naciones y sociedades libres, soberanas, independientes y profundamente antiimperialistas”. Contundente respuesta.

Nikki Haley

Cuando el río suena. Al momento de escribir estas líneas conocimos las declaraciones de la embajadora de los EEUU en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Nikki Haley, en el marco de la 48 Conferencia de las Américas celebrada en el Departamento de Estado bajo el auspicio del centro de estudios Consejo de las Américas, en relación con las elecciones del próximo 20 de mayo en Venezuela, en las cuales afirmó que es tiempo que “el presidente Nicolás Maduro se retire de la presidencia por la seguridad y estabilidad del continente…Hoy, el régimen de Maduro amenaza la paz y la seguridad de la región entera. Lo que ha sido descrito como el desplazamiento mayor de la historia de la región está teniendo lugar ahora en Latinoamérica (…) La gente desesperada está siendo recibida en sus países vecinos, pero están agotando los recursos del Estado y de las ciudades en Colombia, Brasil, Perú y otros lugares”. Palabras reveladoras de la decisión de su país de deslegitimar totalmente las elecciones presidenciales venezolanas y que presagian acciones desesperadas de los EEUU y sus aliados del mundo para acabar con la Revolución Bolivariana. Cuando el río suena.

José Vicente Rangel

Preocupación compartida. Comparto plenamente la preocupación expresada por José Vicente Rangel, quien escribió: “Para los poderes que tienen en la mira a Venezuela, a su proceso político, impedir las elecciones del 20 de mayo es un problema de honor. A pocos días de la fecha se extreman las medidas compulsivas, se estrecha el cerco internacional, se producen ataques a servicios públicos, y los medios y redes desbordan con descalificaciones del Gobierno y del proyecto. La determinación del adversario es impedir el evento comicial, o llegar a él en un clima plagado de violencia. En una situación que facilite el desconocimiento del resultado, como lo anuncian voceros del imperio y los cipayos. Sin embargo, la decisión del pueblo a resistir y la fortaleza de la alianza Pueblo/FANB, garantiza el arribo exitoso al 20/M. Así como fueron derrotados el 11/A, en la guarimba, la guerra económica y financiera, es previsible una nueva victoria popular, masiva y contundente el 20/M”. Así será.

José Gregorio Rodríguez

Jotaerre577@gmail.com

 

Un comentario sobre “Coctel de camarones

  • el mayo 11, 2018 a las 10:54 pm
    Permalink

    Algún día los Venezolanos que piden sanciones contra nuestro país,tendrán que pagar..y de los gringos debemos esperar lo peor.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: