Coctel de camarones

Misóginos. La campaña en contra de las rectoras del Consejo Nacional Electoral (CNE), nunca ha cesado, quienes no logran victorias en las urnas electorales tienen tiempo descalificando a más no poder a las rectoras del CNE. La satanización arrecia cuando se acerca un proceso electoral. Sin embargo estimo que se les ha pasado la mano y hasta la muerte han deseado a la máxima autoridad electoral del país. En esta oportunidad, nuevamente el editorial de un diario de circulación nacional al servicio de las causas antipatrióticas más deleznables editorializó el pasado 22 de febrero con el título de “Las patrañas de la señora Lucena”, en los siguientes términos: “La más reciente rueda de prensa de la presidenta del Consejo Nacional Electoral (tristemente conocido como CNE), la eminente y renombrada señora Tibisay Lucena, que Dios la tenga alguna vez en su gloria, explica de sobra las razones de la sociedad para desconfiar de la convocatoria a elecciones presidenciales (y demás votaciones que se le puedan ocurrir al Capitán), propuesta como una caja CLAP por la ilegítima asamblea nacional constituyente, de ingrata y vomitiva trayectoria. Si ya la procedencia ilegal del llamado ha provocado la desconfianza de la mayoría de los ciudadanos sensatos de este país, las palabras de la encargada de la oficina electoral multiplican las distancias de la gente ante lo que se asoma como una farsa de proporciones gigantescas. La empleada de la oficina electoral se ha limitado a confirmar su dependencia de las decisiones del Ejecutivo y del PSUV. Ha repetido los argumentos de sus jefes, sin distanciarse de sus contenidos ni un milímetro. Se ha esforzado en exhibir una transparencia que no está en los planes de los patrones, sino todo lo contrario. Ha remachado el discurso del equilibrio y de la sensatez cívica, cuando el desequilibrio y la insania campean por sus fueros en los despachos del Centro Simón Bolívar en el arranque de una manipulación sobre cuya puesta en marcha sobran las evidencias. ¿Por qué? Muy sencillo: porque solo se dedica a repetir el discurso político de Jorge Rodríguez, su antecesor en el despacho y una de las figuras más retorcidas y locuaces del oficialismo. El psiquiatra no ha tenido mejor discípula, párvula más obediente y servicial, mucama más obsecuente. Quizá solo se muestre ella más independiente en la ejecución de la viola, porque la aprendió de niña mientras su patrón estaba alejado de la música sinfónica, pero nunca se sabe, a lo mejor tocaron juntos antes en algún conjunto de cañoneros. Cómo será la ciega servidumbre, que ahora quiere meter en el elenco de sus amigos a un visible compinche de su maestro. Si el señor Zapatero es parte de la intimidad del admirado mentor, también debe formar parte de su séquito en funciones delicadas de supervisión de las presidenciales. No importa su evidente parcialidad, ni su papel de subalterno de Maduro, ni las críticas justas que ha provocado su beligerancia a favor de la dictadura y en perjuicio de los factores democráticos. La amistad de Jorge lo avala y ella lo quiere poner en la cabeza de un seguimiento que requiere asistencia distinta, más respetable y digna de confianza. Desde su historia sobre el apego a un acuerdo de República Dominicana, que no fue suscrito por la oposición pero que ella dice que lo tiene en su poder con las rúbricas correspondientes, hasta la selección que pretende hacer del ibérico sujeto después de presentarlo como un arcángel, a la señora Tibisay se le ve la costura. Que ahora atienda los caprichos del capitán Cabello, sobre meter a la Asamblea Nacional en el paquete de un fraude colosal, no debe caernos como una sorpresa. Así se hará, capitán, pero antes consulto con el psiquiatra para que nadie sienta que perdí la chaveta sin remedio”. ¿Por qué tanto odio contra las mujeres? ¿Será que no le gustan al gacetillero de turno?

Ronroneos. La campaña mediática a favor de la abstención se profundizó considerablemente. Columnistas que desde hace mucho tiempo andan en esa línea escriben “cobrando” por su acierto y periodistas que han hecho del “fusilamiento” de los adversarios de sus patrones sus particulares víctimas, aparecieron atacando con furia. En días pasados uno de los más activos y mejor remunerados de ellos arremetió en contra del ex gobernador de Anzoátegui, David De Lima, quien cometió el “pecado” de denunciar en las elecciones presidenciales del año 2012 el pacto secreto de la MUD y su candidato Henrique Capriles con el FMI para hipotecar a Venezuela y acabar con los programas sociales del entonces presidente Hugo Chávez. “Me pareció leer a un lindo gatito”.

Las presidenciales van. Lo cierto del asunto es que las presidenciales del 22 de abril se realizarán y hasta la fecha se ha venido cumpliendo rigurosamente el cronograma que para tal fin dispuso el CNE. Varios candidatos formalizaron su inscripción y las elecciones se realizarán en 50 días. El presidente Nicolás Maduro, quien con el respaldo del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), de las demás organizaciones que integran el Polo Patriótico Simón Bolívar y del novísimo Somos Venezuela, aspira a la reelección. El pastor evangélico Javier Bertucci, fundador de la asociación civil El Evangelio Cambia y representante de la iglesia Maranatha en Venezuela. El general retirado Francisco Visconti, con el apoyo del Frente Amplio Nacional Bolivariano y el ex gobernador del estado Lara, Henry Falcón, inscrito por su partido político Avanzada Progresista (AP) y respaldado por el partido socialcristiano Copei y el Movimiento al Socialismo (MAS). La suerte está echada y la oposición como se conoció hasta hoy en Venezuela no existe.

Henri Falcón

Aritmética electoral. Muy mala la declaración de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) luego de la inscripción ante el CNE de la candidatura de Henry Falcón el martes de esta semana. Lo cierto del asunto es que Falcón y su organización AP y el MAS y Copei, en principio, ocuparán el espacio electoral que desde diciembre del año pasado, en ocasión de las elecciones de alcaldes, abandonaron Acción Democrática (AD), Primero Justicia (PJ), Un Nuevo Tiempo (UNT) y Voluntad Popular (VP). En esa oportunidad, a pesar de que lo que la mayoría de la MUD dispuso no participar en la contienda, Copei se alzó con cerca de 770 mil votos en todo el país, el MAS con algo más de 360 mil sufragios y AP que consiguió un poquito más de 330 mil, además de unos cuantos alcaldes. Teóricamente, la candidatura de Henry Falcón arrancaría con un piso nada despreciable de un millón y medio de votos, a los que se sumarían los ciudadanos que simpatizan con otras organizaciones e independientes que son partidarios de la vía electoral. Nada despreciable el resultado de este ejercicio de aritmética electoral.

Nueva estrategia. Con el nada original nombre de Frente Amplio de Unidad Nacional se conocerá de ahora en adelante la supra organización partidista que reunirá a la nomenclatura de la extinta MUD. Parece que abandonan la vía electoral y se lanzan a la búsqueda del apoyo internacional para endurecer las sanciones económicas y financieras contra el país que le hagan aún más de “cuadritos” la cotidianidad de los venezolanos. Apuestan “todo a todo” a la intervención de la comunidad internacional la cual, por cierto, es la madre de la línea abstencionista. Juran que más sanciones provocarán un estallido social, facilitará un pronunciamiento militar y justificaría la intervención de una fuerza multilateral de apoyo “humanitario”. Están jugando con candela.

Pajaritos en grama. En este escenario de “viraje político” se encuentran atrapados los cuatro gobernadores de la oposición venezolana, todos de AD, quienes a pesar de la decisión oficial de su partido patrocinaron la participación de candidatos en las elecciones de alcaldes del 10 de diciembre pasado. Tres de ellos, Antonio Barreto Sira de Anzoátegui, Ramón Guevara de Mérida y Laidy Gómez del Táchira, lograron que sus candidatos alcanzaran una que otra alcaldía. En Nueva Esparta el gobernador Alfredo Díaz, no ganó ninguna. El PSUV y sus aliados obtuvieron la victoria en 10 de las 11 alcaldías en disputa y el único opositor que coronó con la victoria, no contó con su respaldo desde un principio. ¿Qué harán ahora los gobernadores adecos? ¿Montarán un nuevo partido “federal”? ¿Se sumarán al Frente Amplio Nacional? Desde Nueva Esparta se anuncia una respuesta a estas interrogantes.

José Gregorio Rodríguez

Jotaerre577@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: