Colombia lista para el zarpazo

Desde hace algún tiempo escribo sobre el comportamiento hostil de la clase dirigente colombiana en relación con Venezuela, su Gobierno y sus instituciones democráticas. Al tiempo que hemos alertado cómo su exagerada generosidad y hospitalidad con la élite dirigente de la “contra” venezolana obedece a un plan que ambiciona “ponerle la mano” a nuestro país y sus cuantiosas riquezas naturales. Antes que resultara electo Iván Duque, advertimos que su llegada a la presidencia colombiana escalaría las agresiones contra Venezuela. Los hechos recientes parecen confirmar nuestras sospechas. En menos de siete días ha ofrecido dos declaraciones que verifican lo que decimos. Al periodista Stephen Sackur del programa Hard Talk de la BBC Mundo TV del pasado 23 de agosto, el primer mandatario colombiano dijo: “Si la dictadura no termina, la migración no se detiene”. Veamos:

SS: Empecemos con la crisis en Venezuela, una enorme catástrofe humanitaria que está teniendo repercusiones sobre toda la región. Hay personas llamándola la mayor crisis humanitaria que haya experimentado América Latina. ¿Está Colombia teniendo dificultades para afrontar esta situación?

ID: Lo que está pasando en Venezuela es la consecuencia de una dictadura que ha descarrilado a los poderes independientes, que ha descarrilado a la libertad de prensa, que ha abusado de toda su población y que ha destruido a la economía.

Por eso hay miles de personas tratando de encontrar alguna esperanza en alguna parte y su primera opción es Colombia. Ahora tenemos más de 800.000 ciudadanos venezolanos en Colombia y tenemos que darles apoyo.

Pero necesitamos acciones más fuertes de todos los países latinoamericanos en la OEA para que podamos tener un estatus temporal de protección con el que podamos apoyar a esa población.

—SS: Vuelvo a la pregunta, ahora mismo con esas 800.000 personas, algunos dicen que ya son un millón, y podría llegar a un número mucho mayor. Ahora mismo, ¿aceptaría usted que Colombia está teniendo dificultades para afrontar la situación?

—ID: Yo creo que Colombia enfrenta una situación importante con lo que está pasando. Pero creo que debemos ser muy articulados en términos de política y en términos de solidaridad. En términos de política yo creo que estamos haciendo lo correcto, que es suministrar salud, educación, apoyo humanitario.

Y en términos de asistencia humanitaria necesitamos tener una mayor acción con la ayuda de otros países. Déjeme decirle algo, lo más importante en este momento es que si la dictadura no termina, la migración no se detiene.

Pero es que, usando todos los enfoques diplomáticos necesarios tenemos que aislar el régimen y pedir elecciones libres para que la gente vuelva a tener esperanza y regrese a Venezuela en los próximos años.

Stephen Sackur entrevista a Ivan Duque

—SS: ¿Está usted pidiendo un cambio de régimen en Venezuela?

—ID: Yo creo que muchos países lo están haciendo y nosotros también estamos pidiendo eso. Nosotros no hemos reconocido las más recientes elecciones en Venezuela. ¿Por qué? Porque el dictador manipuló el sistema democrático, el aparente sistema democrático, para seguir en el poder.

El Gobierno colombiano no ha reconocido ese régimen y muchos países en América Latina han hecho lo mismo.

—SS: ¿Puede categóricamente decirme ahora que Colombia nunca cerrará la frontera a los venezolanos?

—ID: Nosotros nunca hemos hecho eso y no deberíamos hacerlo, pero debemos afrontar el hecho de que ahora Colombia, por sí misma, no va a ser la solución. Nosotros necesitamos apoyo de otros países.

También tenemos que hacer un llamado a la acción internacional, a la acción internacional diplomática, que permita la salida del régimen para que pueda haber elecciones libres en Venezuela, y esas elecciones le devuelvan a la gente la confianza para regresar a Venezuela.

—SS: ¿Qué tanta intervención está usted dispuesto a apoyar? El otro día usted tuvo una reunión con el secretario de Defensa estadounidense, James Mattis, y también se reunió con la embajadora de Estados Unidos en la ONU, quien dijo después que «va a llegar el momento en que habrá que lidiar con Maduro». ¿Están usted, los estadounidenses y otros hablando de una intervención directa para librarse de Maduro?

—ID: Yo nunca he hablado de acciones militares. Lo que he dicho es que tenemos que usar todas las medidas diplomáticas necesarias. El año pasado denuncié a Nicolás Maduro ante la Corte Penal Internacional con el apoyo de 76 senadores de Colombia y 50 miembros del Parlamento chileno.

Ahora les estoy pidiendo a otros presidentes de América Latina que apoyen la denuncia que el secretario general de la OEA ha presentado contra Maduro.

También creo que tenemos que argumentar ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para que podamos demostrar que Maduro está dando albergue a grupos terroristas colombianos.

Sólo tres días después de estas declaraciones, el pasado 27 de agosto, el presidente Iván Duque anunció el retiro de Colombia de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) en los siguientes términos:

 

Ivan Duque Colombia sale de Unasur

Unasur desunida

“Quiero informarle a los colombianos que el día de hoy, por instrucciones precisas, el señor canciller de la República envió a Unasur una carta donde nosotros denunciamos el tratado constitutivo de esa entidad y en seis meses se hará efectivo el retiro de Colombia de esa organización (…) Es una institución que se ha prestado con su silencio y muchas veces con su complacencia para que no denunciaran los tratos brutales de la dictadura de Venezuela a los ciudadanos”.

Plan Colombia y el Ejercicio Unitas

No es casual que en su reciente visita a Bogotá el pasado 17 de agosto en la que conversó con el presidente Iván Duque, el secretario de defensa de los EEUU, James Mattis, dijera que: “hoy día Colombia es uno de los socios más capaces y ciertamente más confiables de Estados Unidos, tanto en Latinoamérica como en el mundo, de muchas maneras y es un ejemplo de la difusión de las ideas democráticas en la región”. Acto seguido anunció el envío de un buque hospital de la Marina de USA a la costa colombiana para ayudar a los venezolanos que “han abrumado al sistema médico colombiano”  y ratificó que: “Colombia también será el anfitrión del ejercicio Unitas el próximo mes” y comentó que este es el ejercicio marítimo militar multinacional anual de más larga duración y abarcará barcos y personal de todo el hemisferio. La profundización de la campaña mediática contra Venezuela, ocurre luego de que fracasó el intento de magnicidio contra el presidente constitucional de Venezuela, Nicolás Maduro, el pasado 4 de agosto, mientras se dirigía a los presentes a los actos conmemorativos del 81 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana, en Caracas y de la puesta en marcha del Programa de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica, impulsado por el Gobierno venezolano.

La siembra de las bases militares

La verdad es que la cooperación militar entre Colombia y EEUU es de larga data y se ha consolidado con el tiempo. La coartada del más importante de los convenios suscritos entre ambas naciones en el año 2009, es la lucha contra el narcotráfico y fue bautizado como Plan Colombia, que permitió la instalación de siete bases militares norteamericanas en territorio colombiano: La de Malambo, en el Atlántico; La Base Militar de Palanquero, en la región del Magdalena Medio; la Base Militar Apiay, en el Meta; las bases navales de Cartagena y Bahía Málaga en el Pacífico, el centro de entrenamiento de Fuerte Militar Tolemaida y el Fuerte Militar Larandia en Caquetá.

Alianza con la OTAN

La influencia de los EEUU en la política militar del vecino país quedó confirmada con la reciente incorporación de Colombia como socio global de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). El ex presidente Juan Manuel Santos formalizó, el 31 de mayo de este año, el ingreso de Colombia a la OTAN. Esta clasificación de socio global convierte a la hermana república en la única nación con esta categoría en Latinoamérica y ratifica la vocación guerrerista de los colombianos. Como la describe un extraordinario trabajo elaborado por el equipo de investigación de la Misión Verdad: “Significa, básicamente, un enlazamiento íntimo entre el país y la estructura de la OTAN, que abarca la mayoría de las áreas militares en estrecha colaboración. Efectivamente, desde 2013, Colombia y la OTAN han participado en una Iniciativa de Construcción Integral en limitadas áreas como ‘educación militar y entrenamiento, seguridad marítima, buena gobernanza e integridad constructiva’, según la página oficial de la alianza. Para ello, Colombia ha permitido que la OTAN trabajase en profundidad en la institución militar local, y ha llevado a su personal correspondiente a cursos de la escuela de la OTAN en Oberammergau (Alemania) y al Instituto de Defensa de la OTAN en Roma (Italia) desde 2013. Colombia, asimismo, ha participado en numerosas conferencias militares de alto nivel relacionadas a la organización atlantista. En 2015,

La Armada colombiana se internacionaliza

Colombia apoyó operaciones navales de ‘contrapiratería’ de la OTAN en el Cuerno de África, según el mismo portal de la organización multinacional. En el futuro, ya con el país latinoamericano como ‘socio global’, podría participar en operaciones y misiones lideradas por la ONU, con asesoría de la OTAN a las fuerzas armadas colombianas según los estándares y normativas de la organización”. En este trabajo de investigación se afirma, al comentar las implicaciones geopolíticas del paso dado por Colombia, que: “La otanización de Colombia, en su figura de ‘socio global’, podría darle un carácter de ‘regularidad’ y apoyo logístico a las células del paramilitarismo colombiano en la frontera colombo-venezolana, lo que ajustaría el pivoteo pre-bélico del vecino país con relación a Venezuela. En una analogía respecto al conflicto sirio, decíamos en 2013 que Colombia jugaría a cabalidad contra Venezuela el mismo papel que Turquía (antes de la negociación con Rusia e Irán) jugó contra Siria: el de cabeza de playa para variopintos ‘frentes armados’ apoyados logística y militarmente por los países de la OTAN”.

¿Quiénes son los criminales?

Por donde se mire, esta “asociación” colombiana tiene piquete contra Venezuela, porque si fuera como dicen ellos, que el ingreso de ese país como socio global de la OTAN tiene como principal objetivo cooperar en asuntos de seguridad cibernética, marítima y crimen organizado. ¿Dónde está el “veneno” de esta modalidad  de cooperación contra el crimen organizado? Ellos calificarían de “criminales” a los líderes de la Revolución y luego en el marco de los ‘privilegios’ que otorga ser socio global de la “membresía” militar trasatlántica solicitan a sus aliados que actúen en su contra”.

Más de 6 millones de colombianos residen en territorio venezolano

Las mentiras informativas

Estamos en presencia de una gran operación “desinformativa” internacional que pretende posicionar la situación como la más severa crisis migratoria de la historia de América Latina y olvida, para citar sólo un caso, que más de 6 millones de colombianos residen en territorio venezolano desde hace unos cuantos años, obligados a desplazarse de su país por una severa crisis social y de seguridad ciudadana, demandando servicios de toda clase y disfrutando de los beneficios que la Revolución Bolivariana les ha brindado durante casi cuatro lustros.

Intentan por todos los medios justificar una agresión militar contra la Patria, tienen el apoyo de las más grandes corporaciones mediáticas del planeta, tiene años distorsionando la verdad para sensibilizar a la opinión pública internacional para que acompañe cualquier agresión contra Venezuela y parece que creen que les llegó el momento.

José Vicente Rangel

Encubriendo la agresión

Como escribiera José Vicente Rangel en días pasados: “Por el lenguaje que utilizan sus dirigentes y por la carrera armamentista que adelanta en forma solapada, lo hace para intentar una aventura. Así lo consideran observadores en Venezuela y en Latinoamérica. Una aventura contra Venezuela. Una agresión bélica, y no una política de paz y diálogo. Ésta es la que practica Venezuela con sinceridad.

 Señales borrascosas

Pero no hay que desdeñar hipótesis cuando el telón de fondo de la situación y la actitud del vecino presagia tortuosos y lamentables desenlaces. Por las palabras y las armas que posee el poder oligárquico colombiano es que hay que juzgar sus decisiones. Porque de que trama algo lo trama. No hay duda. Por eso la importancia de estar alertas, de fortalecer la alianza Pueblo-FANB, de rodear a la institución castrense y prepararnos para hacer frente a cualquier eventualidad. El viejo dicho militar de que guerra avisada no mata soldado está plenamente vigente”.

El presidente colombiano parece haber enviado la señal que estaban esperando: “Si la dictadura no termina, la migración no se detiene”.

Nuestra Fuerza Armada Bolivariana firme

En esta coyuntura nos parece imprescindible recordar las palabras del presidente constitucional, Nicolás Maduro, a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana luego de su proclamación en la Asamblea Nacional Constituyente como Presidente electo para el período 2019-2026, el pasado jueves 24 de mayo:

Nicolás Maduro en la Asamblea Nacional Constituyente

“Saben ustedes que en las últimas semanas hemos venido desmembrando una conspiración financiada y dirigida desde Colombia y alentada y promovida desde el Gobierno de los EEUU para dividir nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana y con una acción publicitaria militar intentar en su momento que se suspendieran las elecciones del 20 de mayo pasado. Gracias a la conciencia, a los anticuerpos morales, fue detectada a tiempo y están convictos y confesos todos los responsables de haberse vendido y haberse entregado a traidores que desde Colombia les pagaron en dólares para que traicionaran el honor, la moral y la lealtad de nuestra amada Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Alerta, alerta, que nadie baje la guardia, no es tiempo de bajar la guardia, es tiempo de combate. ¿Quién quería suspender las elecciones? ¿Quién quería afectar el curso de las elecciones y de la democracia? El imperio norteamericano, la oligarquía colombiana. Desde Colombia se dirige una conspiración para hacerle daño a nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana. ¿Lo hacen para bien de la república, creen ustedes? Jamás, lo hacen para debilitar nuestra república, la oligarquía colombiana tiene objetivos muy claros para tratar de apropiarse y apoderarse de las riquezas territoriales y minerales de Venezuela. Desde hace 200 años la oligarquía colombiana sueña con gobernar desde Bogotá nuestra amada Patria. Alerta, conciencia, guardia alta, oído, Fuerza Armada Nacional Bolivariana, todo el mundo en guardia para defender la unión de nuestra amada Fuerza Armada, para defender la cohesión, la lealtad, el juramento, la unión cívico-militar, exijo máxima lealtad a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, máxima lealtad a la Constitución, máxima lealtad al pueblo, máxima lealtad a la Revolución Bolivariana y máxima lealtad al Comandante en Jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Máxima unión cívico-militar para seguir transitando los caminos de este siglo 21 que apenas, todavía apenas, comienza y que promete tanto para nuestra Patria.

Develado Plan de golpe de Estado

Cerrémosle las puertas, las trompas, reventémosle las trompas a la oligarquía colombiana, que utiliza traidores con dólares. Hemos capturado a sus principales cabecillas y estamos detrás del principal financista que se encuentra huyendo en territorio venezolano que tarde o temprano lo vamos a capturar  y lo vamos a poner a la orden de la justicia para que sea castigado con las máximas penas, por traicionar a la Patria y por ponerse al servicio de la oligarquía colombiana y del imperialismo norteamericano. Le decía yo a los jefes militares, compatriotas, yo tengo que hablarle claro a todos, a nuestro pueblo armado y a nuestro pueblo civil, el imperialismo norteamericano se ha planteado para los meses y años futuros una sola opción estratégica principal, en su tarea de tomar el control, el dominio de Venezuela y acabar con la Revolución Bolivariana y recolonizar a nuestro país. No ha podido, ni podrá, estoy claro de ello, pero los estrategas militares, los pensadores, los jefes, líderes militares deben saber que la única opción que ellos se han planteado es dar un golpe de Estado militar en Venezuela. No lo digo yo, solamente lo dicen ellos. El secretario de Estado norteamericano Mike Pompeo lo ha enarbolado cuando era jefe de la CIA y ahora como secretario de Estado, el vicepresidente Mike Pence, el jefe del Pentágono, el jefe del Comando Sur, el exencargado de negocios de la Embajada de EEUU en Venezuela, que hoy se fue, ya debe haber aterrizado en los EEUU, expulsado por intervencionista y golpista, lo han dicho, han llamado a la Fuerza Armada a dar un golpe de Estado, a imponer un régimen militar y entregarle el país a ellos ¿Va la Fuerza Armada a traicionar al pueblo de Venezuela? ¿Va la Fuerza Armada a hacerle el trabajo al imperialismo norteamericano y entregarles el poder y las riquezas del país a ellos?

El juramento por la lealtad

La respuesta es muy clara, la respuesta la han dado ustedes hoy con su juramento, con su proclama, con su lealtad. Cuenten ustedes con este hombre, este obrero humilde, Comandante en Jefe de la Fuerza Armada, si, por voluntad de un pueblo, lealtad con lealtad se paga. Cuenten con mi lealtad, vamos a unificar, vamos a fortalecer, vamos a cohesionar cada vez más al pueblo y a la Fuerza Armada. Vamos a crecernos y a seguir ratificando este camino hermoso del nuevo concepto, la nueva doctrina, la nueva moral, la nueva organización, la nueva disciplina, los nuevos ejercicios militares, la capacidad de despliegue por todo el territorio, la capacidad de defensa de la integridad territorial, de la soberanía, la capacidad de defensa del pueblo, el cumplimiento de las grandes misiones constitucionales y de las grandes misiones históricas, de los únicos y verdaderos herederos del ejercito de los libertadores, del ejercito de Pichincha. Si, hoy, con Pichincha en su aniversario digo: los verdaderos, únicos y legítimos herederos de Pichincha, de Bolívar y de Sucre, están aquí de pie, están aquí parados, oficiales de la Patria. Gracias por tanta lealtad, gracias por tanta disciplina, gracias por tanta verdad que me dicen, gracias Fuerza Armada Nacional Bolivariana, gracias por tanta fuerza moral, confío en ustedes, creo en la Fuerza Armada como creo en el sueño de patria, son ustedes la columna vertebral de la estabilidad, de la paz y de la unión de la república y en buenas manos está la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Gracias por su juramento, gracias por su proclama, gracias por su lealtad y aquí estoy, Nicolás Maduro Moros, presidente de la República Bolivariana de Venezuela, reelecto, listo para seguir ejerciendo mis funciones de Comandante en Jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, y digamos desde nuestro corazón, con más fuerza que nunca: ¡Chávez Vive! ¡Independencia y Patria Socialista! ¡Hasta la Victoria Siempre! ¡Venceremos! Gracias Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Que Dios los bendiga, a ustedes y a toda la familia militar. Muchas gracias”.

Especial de José Gregorio Rodríguez

Jotaerre577@gmail.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: