Como la ONU sigue ayudando a Venezuela a crecer a pesar de todas las sanciones

Sputnik Brasil se reunió con el representante oficial para la región de América Latina y el Caribe de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (UNIDO), Carlos E. Chanduvi-Suárez, para hablar sobre las actividades de la entidad en la región donde la tasa de desigualdad y la pobreza son de las mayores en el mundo.

El alto funcionario llegó a la ciudad rusa de Sochi para participar en el anual Foro de Inversiones de Rusia 2018, tomando parte de una sesión plenaria sobre el desarrollo de las marcas locales y de la imagen rusa en mercados globales. En una conversación con Sputnik Brasil, develó los mecanismos usados por la ONU para desarrollar, en particular, la producción nacional de los países latinoamericanos y caribeños.

-Sputnik Brasil: Dado que el combate a la pobreza se manifiesta como uno de los objetivos principales de la UNIDO, ¿cómo se efectúan esos tipos de proyectos?

—Carlos E. Chanduvi-Suarez: “Tenemos diferentes rumbos de cooperación, pero la idea principal es la industrialización. Ayudamos, por ejemplo, a las pequeñas empresas a aumentar su capacidad de producción, haremos que diferentes marcas sean más productivas. Cooperamos, además, con gobiernos y varias asociaciones, o sea, promovemos la ayuda técnica en diferentes niveles, incluso regional y continental. (…) Tuvimos, por ejemplo, un proyecto de cooperación entre Rusia y América Latina. Así, proporcionamos asistencia al sector privado, le garantizamos algún tipo de plataforma, ellos se encuentran y empiezan a realizar algunas alianzas.

Así, el experto explicó que algunas iniciativas empiezan como un proyecto a nivel regional que, consecuentemente, reúne a un grupo de países y les permite ir al mercado global más fuertes y competitivos. Entre las áreas involucradas están las tecnologías digitales, los agronegocios y la ecología”.

Como trabajamos, recibimos finanzas de diferentes fondos, asignadas por países donantes, además hay algunas entidades internacionales para ello, a veces nos emplean los propios países y sus gobiernos. Este concepto fue bautizado como el “desarrollo industrial sostenible y global. De este modo, hacemos cuestión de aumentar la capacidad de producción, la justicia social y la seguridad ecológica”, continuó.

El colega de Chanduvi-Suárez que también estaba presente en el evento, director de la representación de UNIDO en Rusia, Sergei Korotkov, precisó además que hoy día se tiene en cuenta la promoción de la igualdad de género.

—Hablando de la ecología, hoy día, uno de los problemas más dolorosos para Brasil es la deforestación de la Amazonia. ¿Su organización toma algunos pasos para prevenirlo?

—Nuestro objetivo es cooperar con el Gobierno, si lo quiere. En esta situación, recurrimos a diferentes instrumentos y empezamos a promover el desarrollo sostenible. El problema es que en Brasil eso sucede de modo ilegal. En otro caso, podríamos ayudar, pero esa ya es otra situación.

Korotkov, colega ruso de Chanduvi-Suárez por la UNIDO y que trabajó en Brasil por muchos años y conoce bien la región latinoamericana, detalló cómo es que sucede:

Debemos ayudar al gobierno, por ejemplo, cuando un gobierno de algún país latinoamericano nos pide para proporcionar algún tipo de ayuda técnica por parte de UNIDO, consideramos qué fuentes podríamos involucrar. Si se trata de proyectos ecológicos, existe el Fondo Económico Global Mientras que UNIDO es operadora de él, creamos un proyecto de documento y lo ponemos en práctica. […] Hay también el Fondo de Desarrollo Industrial, que cuenta con donantes que pagan algunas parcelas voluntariamente. Rusia es una de las donantes, ya a través de éste el fondo puede asignar finanzas para los proyectos que le interesan, incluso en el campo ecológico”.

Hace unos días los medios de comunicación informaron que Venezuela, sumido en una profunda crisis económica y política, se suspende temporalmente la votación en la ONU a causa de sus deudas acumuladas. Sin embargo, de acuerdo con Chanduvi-Suárez, esto no impide que tales estructuras como la UNIDO continúen su funcionamiento en el país.

—Ya hace mucho tiempo que la situación en Venezuela provoca preocupación de la comunidad internacional, la aplicación de sanciones graves, en particular. ¿Acaso mina en algún sentido los esfuerzos de UNIDO?

—Sí, hay una situación geopolítica muy compleja, pero, por ejemplo, apenas recibimos una delegación del Gobierno venezolano, y no paramos de cooperar con ellos, ayudar a su agronegocio. El problema de ellos es la infraestructura debilitada y la presencia de sanciones financieras. Nosotros, a nuestra vez, trabajamos para que puedan solidificar las cadenas de producción dentro del país en el sector primario. Esto es paradójico, pues tienen todo, pero no tienen un enfoque sistemático dentro del país.

—¿Entonces la cooperación continúa a pesar de las sanciones?

—No están bajo sanciones de la ONU. Son sanciones particulares, mientras que la ONU, por ahora, no tiene nada contra Venezuela a nivel oficial. Algunos países quieren… pero es problema de ellos.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: