Confidencias de Aguaitacaminos

CONTRA EL GATOPARDISMO. El próximo domingo, 20 de mayo, se estarán realizando las elecciones a Presidente de la Republica y Consejos Legislativos. Concurrimos a unas elecciones marcadas por el asedio hacia nuestra economía por fuerzas externas encabezadas por Washington aupadas por sectores de la oposición venezolana, la burguesía importadora y financiera, que utilizan el asedio, para aniquilar en el corto tiempo el proyecto bolivariano y la inmensa base social que por casi dos décadas ha servido de sostén. Partiré de un supuesto que el domingo se concretará en una realidad, el Chavismo mantendrá el poder. Maduro será la garantía de la continuidad del proyecto edificado por Hugo Chávez, el país entrará en otro capítulo de nuestra historia que debe ser encabezado por un nuevo gobierno. Una nueva etapa enmarcada por una gran tensión creadora entre el nuevo gobierno y quienes mayoritariamente lo han votado por la renovación del proyecto. Un nuevo ciclo, donde los antagonismos insalvables, Imperio o Patria por un lado y Capitalismo o Socialismo por el otro, dibujaran los escenarios de confrontación por el Poder. En un Aló Presidente en el 2007, llevado a cabo en Barinas, en el Hato Calleja, a orillas del rio Santo Domingo, el Presidente Chávez evocaba la obra de Giuseppe Tomasi Li Lampedusa, titulada “IL Gattopardo”. En las Sabanas de Barinas, Chávez denunciaba a quienes desde la derecha dentro del Gobierno Bolivariano aupaban programas gatopardianos, lo que un pasaje de la obra del Conde de Lampedusa se traduce como: “Si queremos que todo siga como está…”. En criollo, cambiar para que todo siga igual. Chávez agregaba: “Entonces, hay mucha gente que por falta de voluntad, por falta a veces de coraje, por falta de conciencia, termina siendo vencido por las resistencias al cambio, que son bastante grandes y por todos lados, y él termina dejándose llevar…” ¿Qué debe hacer entonces Nicolás Maduro para derrotar la tendencia Gatopardiana que puja por controlar el nuevo gobierno? La construcción de una Agenda Nacional, Alternativa y Bolivariana que cuente con la participación de los más amplios sectores del país, constituye la primera opción. Cinco grandes puntos de encuentro. No hablamos tan solo del Plan de la Patria, desconocido y combatido por buena parte de quienes están al frente de la gestión pública. Un Plan que no esté bajo la lupa contralora del Ciudadano, un Plan que no sea evaluado ni se ajuste a la realidad del momento, se convierte en una lista de buenas intenciones. La Agenda Nacional debe ser el gran debate nacional, donde el primer punto, encuentre en la economía el motor dinamizador de la Agenda (Hiperinflación, Control Cambiario y la lucha frontal contra la especulación y acaparamiento). Un segundo punto, la Gobernabilidad sobre nuestra Industria Petrolera debe ser el otro gran objetivo de la Agenda, atención exclusiva, permanente, in situ, no improvisada y transparente, de quien detenta la primera magistratura. Dejar de un lado los aduladores que pretenden encasillar el debate nacional en el modelo rentístico que ha soportado hasta ahora a nuestra economía. Comprender que el Petróleo seguirá sosteniendo la economía y que en él se debe sustentar el medio para construcción de las bases que apuntalen el nuevo modelo productivo. En este sentido, derogar la Ley Constitucional de Inversión Extranjera Productiva, debe ser una acción especial para recuperar nuestra capacidad productiva. El tercer punto de la agenda debe comprender el combate frontal a la corrupción, la moral y las luces, soporte de una ética al servicio del pueblo. Con la educación como primera trinchera y base del proyecto bolivariano a consolidar. Un cuarto punto, la ciencia y la tecnología, como palanca para el desarrollo de la industria y la agricultura, universidades al servicio del trabajo creador, no necesitamos más abogados, urge más investigadores y más innovadores. Por último, un quinto punto, terminar de sentar las bases de una nueva organización sobre la que descanse el trabajo productivo y colectivo, la Comuna, no más estadística, más protagonismo y participación. Presidente Maduro el ciudadano espera no un milagro sino un Gobierno donde cada uno de sus integrantes vuelque la mirada a los problemas cotidianos que lo agobian. Vamos Nico que ha llegado la hora.

PDVSA AGRICOLA. Las actividades no petroleras impulsadas por la principal empresa del Estado están bajo la lupa. En el 2016 tanto como PDVSA Agrícola como la Corporación Casa, pasaban bajo el control del Ministerio de Agricultura Productiva y Tierras. Dos años después ambas instituciones son una papa caliente que nadie desea atender. En PDVSA una investigación ha comenzado sobre la actuación de PDVSA Agrícola durante los años de 2011, 2012 y 2013. Un número de cinco expedientes que en su momento fueron cerrados por el antiguo Auditor Fiscal, el Sr. Ramón Torres, han sido reabiertos. ¿El motivo? La presunción de posibles actos de corrupción y daño al patrimonio.

LADRÓN QUE ROBA A…Hace algunos días, el Fiscal General de la República, anunciaba el desfalco producido al país a través de una “Oficina Satélite de PDVSA”, constituida en el año de 2009 “…para la realización de compras internacionales para la industria petrolera venezolana”. Más de 100 detenidos por ilícitos contra el patrimonio nacional informa el Fiscal estaban a la orden del Ministerio Publico, entre ellos varios directivos de PDVSA, entre ellos, Elogio Del Pino y Nelson Martínez. Algunos de estos directivos han logrado evadir a la justicia nacional refugiándose bajo el amparo del gobierno de los EE.UU., y de la Unión Europea. Sus bienes han sido embargados. ¿A dónde va a parar los bienes embargados de quienes están detenidos o en fuga por estos delitos de corrupción? ¿Cuál es el inventario de los bienes embargados? Alertamos al Fiscal General, realice un nuevo inventario de estos bienes. Se llevara la sorpresa, obras de arte, relojes lujosos, finas vajillas europeas, ropa y calzados de marcas costosas, artefactos eléctricos importados y un largo etc., han sido saqueados por miembros de la Fiscalía y de organismos de seguridad del Estado, bajo la máxima aquella popular, “ladrón que roba a ladrón, tiene cien años de perdón”. Titánica la labor del Fiscal General para devolverle a la Republica la moral y las luces, enarbolando la bandera del combate a la corrupción.

Juan Manuel Santos

ADIÓS SANTOS. Dos grandes declaraciones sobre Venezuela emitidas recientemente por el Presidente Juan Manuel Santos, han diseccionado las acciones del disminuido Grupo de Lima y de la Unión Europea. Ante empresarios de Hungría, el nobel de la paz señalo: …Y con el cambio de régimen que se va a dar muy pronto, (…) la oportunidad para Colombia es enorme. A nos menos de 48 horas, desde Madrid, el mandatario colombiano aseveraba sobre el proceso electoral venezolano: Hemos sido muy claros: nosotros no vamos a reconocer el resultado de esas elecciones porque no creemos que esas elecciones sean democráticas, ni limpias. Vale recordar cómo llega Santos a la presidencia. En el 2010 de la mano de Álvaro Uribe Vélez, con un padrón electoral de 29.997.574, Santos se imponía sobre Mockus en primera vuelta con 6.802.093 votos. La participación en un primer momento se ubicó en 49,29%. Hizo falta una segunda vuelta para proclamarse presidente de Colombia. Para la segunda vuelta, la coalición liderada (Unidad Nacional) por Uribe alcanzó los 9.028.943 de votos. La participación disminuyó 5 puntos porcentuales llegando a ubicarse en el 44.34%. Para las elecciones del 2014, Santos esta vez, con un padrón electoral de 32.975.158 electores y con una participación del 40,65%, perdía en primera vuelta con el candidato de Uribe, Oscar Iván Zuluaga. En la primera vuelta, Santos apoyado por la Unidad Nacional, tan solo obtuvo, 3.310.794 votos. Ya en segunda vuelta, gracias a los votos de un sector de la izquierda y en especial la centro izquierda, Santos obtenía el triunfo con 7.816.987 votos. Situándose la participación en el 47,97%. ¿Puede el presidente Santos hablar de legitimidad? De los casi 33 millones de electores colombianos solo el 25,87% sufragó por Santos. ¿Qué le da ilegitimidad a un proceso electoral? Un estudio de la Fundación Paz y Reconciliación a partir de las elecciones del 2014, sostiene que el fraude cometido por funcionarios de la Registraduría y los jurados de votación (colombianos que representan a la sociedad civil y atienden a los electores el día de las elecciones) pudo modificar en su momento entre un 10% a un 20% de la composición del Senado colombiano. El periodista, escritor e historiador Enrique Santos Molanos en un artículo publicado la semana pasada en El Tiempo, aseveraba: “Si la lógica todavía impera en Colombia, podemos decir que el único rival de peligro para Gustavo Petro es el fraude. Ya La W Radio denunció el extraño ‘engavetamiento’ de una solicitud de cambio del logotipo de Colombia Humana en el tarjetón, aprobada por el CNE y olvidada en un cajón por una “abogada negligente”. ¿Y la Procuraduría? Muda, sorda y ciega. Esas ‘negligencias’ son la levadura del fraude”. ¿Qué hará juan Manuel Santos en una segunda vuelta, donde Gustavo Petro e Iván Duque se midan por la presidencia de Colombia? ¿Ira contra el Uribismo nuevamente? ¿Derrotará el fraude a la opción democrática representada en Petro? Lo que si sabemos que el próximo 27 de mayo, anochecerá y Santos amanecerá tarareando las letras de otro Santos: “Si contemplo las estrellas me parece que se estrellan por su odio contra mí y si hablo de querellas no me escuchan y me dejan sin hablar de mi sufrir…

El compa Felipe

redaccionverdades@gmail.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: