Confidencias de Aguaitacaminos

EL LOBO. ¡Ahí viene el lobo! ¡El lobo! ¡El lobo! Que niño no ha escuchado este cuento sobre el pastor y el lobo. A Esopo, un personaje griego, se le atribuye la autoría de esta fábula. En Venezuela la amenaza de una invasión gringa ha devenido en una suerte de cuento. Tanto se ha escrito y dicho sobre esta amenaza, que la incredulidad en buena parte de la sociedad venezolana se asemeja a la incredulidad de los habitantes del pueblo a la cual el pastorcito alarmaba en repetidas oportunidades y que terminó por darle la espalda al pastor dejándolo a merced del lobo. El último recorrido por la región de Rex Tillerson, sus declaraciones ante los medios de comunicación y las reuniones sostenidas con los diversos representantes del Grupo de Lima para acordar el futuro de Venezuela, han logrado que la mayoría de los columnistas nacionales e internacionales de referencia para la opinión pública, como nuestro editor Miguel Salazar, un José Vicente Rangel, un Clodovaldo Hernández o un Eleazar Díaz Rangel, agreguemos a estos destacados analistas a dos grandes personajes del mundo político venezolano, el socialcristiano, Roy Chaderton, miembro de la Mesa de Diálogo y al mismísimo Fiscal General de la Republica, Tarek William Saab, todos han planteado una hipotética invasión gringa como un vínculo común en sus escritos y en sus intervenciones públicas. Y si le sumamos la visita del jefe del Comando Sur de los EEUU a Colombia el fin de semana pasado y el movimiento de tropas colombianas en la frontera con nuestro país (aunque este movimiento haya tenido como fin hacer frente al paro armado decretado por el ELN), todo indica que el lobo ha llegado. Desde 1998, con la llegada al poder de Hugo Chávez, el proceso de transformación y de cambios ha sufrido en reiteradas ocasiones amenazas por parte de los gobiernos de los EEUU, sean estos Demócratas o Republicanos. En el propio año 1998, la intentona golpista encabezada por el jefe del Ejército, el general Rubén Rojas; entre el 2002 y 2004, golpe de Estado y paro petrolero; el probable asesinato de Hugo Chávez, en el 2013; el Decreto de Obama promulgado durante el 2015 y finalmente las sanciones impuestas por el gobierno de Trump y las ultimas sanciones impuestas por la Unión Europea, entre el 2017 y este naciente 2018. Todas estas acciones con un signo común, la intervención directa de los EEUU. En las ediciones 645, 648, 656, 657 y 658, hemos publicado algunos elementos que nos permiten afirmar que la intervención extranjera es una opción real, no descartada. Recordemos: ¿Sobre qué o cuales bases estaría sustentada una invasión a territorio venezolano? Acá un elemento: “En nuestra primera publicación escribimos sobre la opción del gobierno de Trump y sus aliados en la región para salir de Maduro. ¿Es posible una invasión gringa con apoyo de Colombia y el beneplácito de la OEA? Indudablemente es una posibilidad real discutida en las oficinas del Pentágono y de Langlay. Una invasión derivada de “un hecho extraordinario” o una conmoción social” (edición 645). ¿Cuál sería el objetivo principal de las fuerzas extranjeras en una invasión? Fragmentar el territorio nacional, acabando con ello al Estado-Nación: “…un informe del CEO, en el cual se vislumbraba un escenario hipotético desfavorable para el Gobierno bolivariano en los estados que hacen frontera con Colombia. De esos estados, dos están ahora en manos de la oposición, lo que ha llevado nuevamente al replanteo de la llamada “Media Luna”. En este contexto el único estado insular venezolano cobra fuerza en las hipótesis de guerra de CEO” (edición 648). ¿Cuál sería el objetivo político trazado por la fuerza de intervención y sus aliados en el país? Elemento: “Ante esta realidad, la oposición se plantea como estrategia el uso de la violencia política como genuino aglutinador de fuerzas, allí surge “La Salida”. El objetivo, la aniquilación del chavismo. Opción que cuenta además con el pleno consenso y apoyo de Washington, quien ha venido construyendo un grupo de aliados en la región con el gobierno de Santos a la cabeza de dicha alianza” (edición 656). ¿Cuál y cómo sería la participación de los países de la región en una invasión a Venezuela? La intervención en Venezuela contaría con el pleno apoyo de la OEA, quien dispondría de una fuerza militar compuesta por países de la región. En este caso Panamá y Colombia como espacios de avanzada de esta fuerza militar. Caso Panamá: “Continúa la avanzada de los EEUU sobre la región latinoamericana con la mirada puesta en Venezuela. En Panamá, las fuerzas militares gringas realizan en la actualidad ejercicios en conjunto con Senafront…”. En el caso Colombia en particular, EEUU, ha convertido a este país en un gran portaaviones para sus operaciones en la región con la justificación de la lucha contra el narcotráfico. Más allá de las bases militares instaladas en el vecino país que han servido de impulso para el Plan Colombia, están en su mayoría bajo la administración y control de las Fuerzas Armadas Colombianas, en ellas las fuerzas militares de EEUU tienen presencia con equipamiento y efectivos militares, con excepción de la Base de Palanqueros que se encuentra bajo control absoluto de los gringos. Así mismo los aeropuertos civiles de operatividad internacional también pueden ser aprovechados por aeronaves militares estadounidenses para el uso de una eventual operación militar. Por ahora un objetivo central, calentar la frontera. “Mientras tanto, Santos es comisionado por el gobierno de Trump para encabezar las acciones contra el país, entre ellas la “ayuda humanitaria” (edición 658). ¿Qué hace falta para concretar una invasión militar sobre nuestro país? En la nueva doctrina de Trump de Seguridad Nacional de Estados Unidos pudiéramos encontrar la respuesta. Por un lado invitan a las naciones del “Hemisferio Occidental” junto a los Estados Unidos …un hemisferio estable y pacífico que aumente las oportunidades económicas para todos, mejore la gobernabilidad, reduzca el poder de las organizaciones criminales y limite la influencia maligna de las fuerzas no hemisféricas”… (Rusia y China). Y por otra parte, plantean: “…aislar a los gobiernos que rehúsan actuar como socios responsables en avanzar la paz y prosperidad hemisférica”. Pero para completar el escenario favorable para una intervención militar en territorio venezolano aún hace falta alcanzar la legitimidad en la región y en el mundo, para ello es vital lograr la gradualidad de acciones que abonen el terreno en múltiples formas (económico, político, comunicacional y militar). Pero algo sí debe estar claro, de consumarse la invasión por una fuerza extranjera, la guerra no tendría fronteras.

CONFIRMADO. La pasada semana comentamos sobre un movimiento militar que se gestaba a lo interno de la FANB y escribimos: “ULTIMA HORA. A la hora de terminar esta columna, se materializa la presión hecha a integrantes de la FANB por parte del Encargado de Negocios de la Embajada de EEUU en Venezuela… Un movimiento militar con el objetivo de aprehender al presidente de la República Bolivariana está en marcha”. Lo sucedido: en la madrugada del miércoles 7 de febrero fue abortada la sedición. ¿Cierto o falso que la acción del Gobierno logró la detención de un general activo y un grupo de oficiales medios de la FANB?

PRESIDENCIALES 2018. Dentro de dos semanas se llevarán a cabo las postulaciones ante el CNE de quienes aspiran a la presidencia de la República. Ante este evento concurrirán los siguientes candidatos: Nicolás Maduro, como abanderado del Chavismo por el PSUV, Movimiento Somos Venezuela y el Gran Polo Patriótico (al escribir esta columna, tanto el PPT, PCV y REDES no han decidido la postulación de Maduro como candidato de sus respectivos partidos). En este orden de ideas, otro probable candidato de la izquierda sería Oscar Figuera, secretario general del PCV. Por el sector de la oposición encontramos la postulación de Henri Falcón, postulado por Avanzada Progresista y un grupo minoritario de agrupaciones de oposición. Este cuenta con el decidido apoyo del canal de noticias de la Alta Florida, gracias a las gestiones hechas por el extesorero nacional, Alejandro Andrade, hoy prófugo de la justicia venezolana bajo acusaciones de corrupción y que cuenta con la protección del Gobierno de los Estados Unidos. Otro candidato de la oposición será el godo septuagenario, Henry Ramos Allup, abanderado por AD y en franca disputa virtual con Falcón por lograr encabezar las encuestas. Ante este panorama, es casi un hecho, en la oposición venezolana, las primarias no dejarán de ser un simple deseo.

El compa Felipe

redaccionverdades@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: