Conflicto global en una nueva era de extremos

Hoy, como en el siglo XX, el nacionalismo está destrozando sociedades y dividiendo antiguos aliados. Y las principales potencias del mundo han reanudado en gran medida sus posturas de la Guerra Fría, preparándose psicológicamente, si no militarmente, para un conflicto abierto.

El difunto historiador Eric Hobsbawm describió el siglo XX como la “era de los extremos”, en la que el socialismo de estado llevó al gulag; el capitalismo liberal condujo a depresiones cíclicas; y el nacionalismo llevó a dos guerras mundiales. Luego predijo que el futuro equivaldría a una prolongación del pasado y el presente, caracterizado por “políticas violentas y cambios políticos violentos” y por “distribución social, no crecimiento”.

La historia puede no repetirse, pero rima con frecuencia. La famosa afirmación de la exprimera ministra británica Margaret Thatcher de que “no existe tal cosa como sociedad”, sino que solo “hombres y mujeres individuales” ciertamente rima con la cosmovisión divisiva y el comportamiento egoísta de los demagogos populistas de hoy.

Hoy, al igual que en el siglo XX, el nacionalismo está destrozando sociedades y dividiendo antiguos aliados, al alimentar el antagonismo hacia el “otro” y justificar las barreras proteccionistas físicas y legales. Las principales potencias del mundo han reanudado en gran medida sus posturas de la Guerra Fría, preparándose psicológicamente, si no militarmente, para un conflicto abierto.

Como Hobsbawm predijo, la creciente desigualdad de ingresos se ha convertido en una de las principales causas del aumento del nacionalismo, el sentimiento antiglobalización e incluso el cambio hacia el autoritarismo. Reconfirmando la conexión entre la mala economía y el extremismo político, destacado por John Maynard Keynes después de la Primera Guerra Mundial, una década de austeridad en Europa ha debilitado los cimientos del estado de bienestar y ha llevado a millones de votantes a las armas de los populistas.

Irónicamente, una de las razones principales por las que la política actual rima cada vez más con los desarrollos del siglo XX es el temor a repetir la Gran Depresión, un temor que surgió después de la crisis financiera de 2008 que parecía rimar con la crisis del mercado de valores de 1929. Alemania, por ejemplo, se obsesionó con la austeridad, para asegurar que la inflación desenfrenada no contribuyera a la dictadura, como lo hizo en la década de 1920.

Pero la austeridad fue demasiado lejos, lo que permitió a los políticos en contra del establecimiento capitalizar las dificultades económicas (junto con la xenofobia y la misoginia) para ganar apoyo. Luchando por competir electoralmente, muchos partidos dominantes se alejaron del centro, haciendo que todo el campo político se polarice cada vez más.

Esta tendencia se puede ver en los Estados Unidos, donde, bajo el liderazgo del presidente Donald Trump, el Partido Republicano prácticamente no tiene voces moderadas. También se puede ver en el Reino Unido, donde un Partido Laborista más radical, bajo el liderazgo de Jeremy Corbyn, enfrenta a un Partido Conservador secuestrado por extremistas pro-Brexit.

En Italia, el populista Five Star Movement y el partido de la Liga nacionalista se han unido en una coalición gobernante escamosa tras el colapso electoral de las principales fuerzas políticas del país. Cuando el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, proclamó a Vladimir Putin que Rusia es el “socio estratégico de Italia”, quedó claro que Italia, un miembro central de la UE y la OTAN, se había convertido en una potencia potencialmente desestabilizadora.

En España, el Partido Popular (PP) se ha vuelto abiertamente nacionalista bajo el liderazgo de la línea dura Pablo Casado. El Partido Socialista Obrero Español del primer ministro Pedro Sánchez es la imagen de espejo del PP, habiendo abandonado el legado centrista de Felipe González para competir con los populistas de la extrema izquierda de Podemos.

En Alemania, los votantes de Baviera y Hesse abandonaron la Unión Demócrata Cristiana de centro derecha de la canciller alemana Angela Merkel y su partido hermano, la Unión Social Cristiana, en masa. Los Verdes obtuvieron los votos del Partido Socialdemócrata más moderado, y la Alternativa de extrema derecha para Alemania ganó terreno significativo. Con el centro destruido, la capacidad de Alemania para seguir siendo el baluarte de una Europa unida está en peligro. Incluso la idea de que un líder radical, incluso neofascista, podría algún día gobernar a Alemania de nuevo ya no parece exagerada.

A medida que las democracias abandonan la moderación, proliferan los abusos de poder y aumentan las tensiones sociales y políticas. En los Estados Unidos, Trump demoniza rutinariamente a los oponentes y deshumaniza a los grupos marginados; durante su primer año en el cargo, los asesinatos por motivos políticos, perpetrados principalmente por fanáticos de la supremacía blanca, se duplicaron. Varios prominentes demócratas o partidarios del partido les fueron enviados recientemente bombas de tubo.

Los riesgos planteados por estos desarrollos no se limitan a los países en cuestión. Mantener una paz mundial relativa, o al menos evitar grandes guerras entre Estados, depende de alianzas sólidas y de la conciencia de los líderes sobre la devastación que pueden causar sus armas. Pero, en un momento en que las figuras miope, radical e inexperta están ganando poder, ambos baluartes contra la guerra se han debilitado.

De hecho, el marco de la paz mundial ya está bajo una presión creciente. Debido al revanchismo implacable del presidente ruso Vladimir Putin, las fronteras de Rusia con la OTAN son ahora los sitios de la acumulación militar más extensa desde la Guerra Fría.

Para empeorar las cosas, Trump ha sacado a los Estados Unidos del Tratado de las Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio, desentrañando décadas de progreso en control de armas nucleares. Parece que espera forzar a Rusia (y China) a un nuevo acuerdo amenazando con “desarrollar las armas”. Pero es poco probable que tenga éxito. Mientras que Ronald Reagan estaba negociando con el reformista Mikhail Gorbachev, Trump enfrentaría al Putin hambriento de poder.

Los riesgos a los que se enfrenta el mundo se ven agravados por las nuevas tecnologías, y están inadecuadamente reguladas. La guerra cibernética ya es una realidad cotidiana; de hecho, en cualquier momento, podría lanzarse un ciberataque contra un país de la OTAN, lo que podría desencadenar la garantía de defensa mutua de la alianza. Asimismo, las Naciones Unidas no han logrado superar la oposición a la regulación del uso de armas autónomas letales basadas en inteligencia artificial.

El riesgo de conflicto violento seguirá aumentando a medida que se intensifiquen los efectos del cambio climático. Entre otras cosas, la desertización masiva en Medio Oriente y África traería hambrunas que empañan a las del siglo XX en escala. La migración humana aumentaría y las luchas por los recursos se intensificarían. A pesar de los esfuerzos para asegurar la cooperación multilateral, en el mundo hobbesiano de hoy, la caída hacia el caos climático parece imparable.

Los desafíos que enfrenta el mundo hoy día habrían sido inimaginables en el siglo XX. Pero las dinámicas políticas subyacentes son demasiado familiares. Es hora de que hagamos un balance de lo que presagian esas dinámicas y tomemos en serio las lecciones que guarda la memoria histórica.

Shlomo Ben-Ami, exministro de Relaciones Exteriores israelí, es vicepresidente del Centro Internacional de Toledo para la Paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: