De lo sublime a lo ridículo no hay más que un paso

Este domingo se cumplen cinco meses desde que Juan Guaidó se subió a una tarima y se autoproclamó presidente, el 23 de enero de este año. A partir de ese momento se aceleró el proceso de copamiento del liderazgo de la oposición venezolana por parte de los “efectivos” de Voluntad Popular. Desde ese entonces comenzó la seguidilla de días “D” anunciados por el flamante presidente de la Asamblea Nacional para lograr su oficina en Miraflores. El 2 de febrero, el 12 de febrero, el 23 de febrero, el 4 de marzo, el 30 de marzo y el 19 de abril, hasta que llegó el día “R”, por el ridículo protagonizado el 30 de abril cuando, anunciando la rebelión del pueblo y la Fuerza Armada, se apostaron en la autopista Francisco Fajardo en las inmediaciones del aeropuerto de La Carlota, donde llegaron con un grupo de soldados a quienes movilizaron bajo engaño. El resultado, harto conocido por todos. Ni pueblo ni Fuerza Armada. Solo les sirvió ese episodio para que el máximo líder de VP, Leopoldo López, ruleteara desde la Embajada de Chile, luego de saludar a su carnal Freddy Guevara, a la sede diplomática del Reino de España, donde quedó instalado como un incómodo pensionista. Por lo demás, esa escaramuza dejó gravemente herido a un oficial de la FANB, preso el primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, a un grupo de parlamentarios prófugos de la justicia, a otros, como “huéspedes” de embajadas de países amigos de los sediciosos y a los “más valientes” en carrera libre, luego de huir hasta por las trochas de la frontera colombo-venezolana.

CON “D” DE DESENCANTO, DESILUSIÓN, DESENGAÑO Y DECEPCIÓN

Tres fechas han marcado el accionar del novel líder de la oposición venezolana. El 23 de febrero, el 30 de abril y el 14 de junio. Veamos.

22 DE FEBRERO VENEZUELA AID LIVE

Venezuela Aid Live Piñera Duque y Guaidó

Con una abrumadora campaña mediática se promocionó el concierto denominado Venezuela Aid Live realizado el 22 de febrero en Cúcuta-Colombia, el cual fue diseñado para que el mundo entero posara su mirada en la frontera colombo-venezolana por esos días. El espectáculo musical era la excusa para anunciarle al planeta lo que esperaban sería una cadena de deserciones en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y de masivas manifestaciones populares de respaldo al señor Guaidó y su virtual gobierno. Con datos equivocados asumieron que “quebrarían” la indoblegable voluntad de los soldados y oficiales de nuestra FANB de defender, junto a la Policía Nacional Bolivariana y a la inmensa mayoría del pueblo venezolano la soberanía de la república. De lo que sí disfrutaron los dirigentes partidistas venezolanos que se movilizaron para el evento del “quiebre”, fue del derroche de dinero en hoteles de lujo y del placer de las damas de compañía en un intenso fin de semana. 

Freddy Superlano y Juan Guaidó

Todavía la opinión pública tiene fresca en su memoria, el bochornoso episodio protagonizado por el diputado venezolano, Freddy Superlano y su primo-asistente, Carlos Salinas, quienes fueron “emburundangados” por un par de prostitutas de la hermana república, que se habrían apropiado de cerca de 250 mil dólares que el parlamentario cargaba en su equipaje. Sobre este incidente en el que perdió la vida su asistente, en una situación que por cierto aún no ha sido totalmente esclarecida, las autoridades colombianas no han emitido pronunciamiento alguno. Lo cierto del asunto es que el diario estadounidense New York Times, días después del Venezuela Aid Live, reveló en un amplio reportaje respaldado con imágenes, de un video independiente, que la ayuda no era “muy humanitaria” y que un camión que la transportaba fue incendiado por partidarios de Guaidó, con el deliberado propósito de responsabilizar del hecho al Gobierno venezolano.

EL FRACASO DEL 30 DE ABRIL

Juan Guaidó y Leopoldo López

El 30 de abril pasadas las 5 de la mañana el “designado” director del Centro Nacional de Comunicación de un gobierno de política ficción, Alberto Federico Ravell, anunció que Leopoldo López y Juan Guaidó, junto a un grupo de militares, mantenían el «control de la base aérea de La Carlota», en lo que sería la fase definitiva de la Operación Libertad. Un poco después de las 6 de la mañana Juan Guaidó informa que se encuentra en la base aérea de La Carlota, cuando en realidad deambulaba con un megáfono en la mano por el distribuidor Altamira. Minutos antes de las 7 de la mañana, el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, y el ministro de la Defensa Vladimir Padrino López, anuncian que las bases militares del país se encuentran en calma. El también primer vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello, convoca al pueblo para Miraflores.

Vladimir Padrino y Diosdado Cabello

El pueblo acude masivamente al Palacio Presidencial. Cerca de las 2 de la tarde el ministro de la Defensa, general en jefe Vladimir Padrino López, denuncia vía twitter que el coronel de la GNB, Yerzon Jiménez Báez, del Comando de Zona Guardia Nacional-43, fue herido por un impacto de bala en el cuello, mientras defendía la Constitución en la base aérea de La Carlota. En el transcurso del día en un intento de reactivar el fallido golpe de Estado dirigido por Leopoldo López y Juan Guaidó, se pronuncian el presidente colombiano, Iván Duque, el presidente de los EEUU, Donald Trump, y su asesor de seguridad, Jhon Bolton. Cerca de las 5 de la tarde Leopoldo López se refugia en la Embajada de Chile y pasadas las 8 de la noche se “enconchó” en la Embajada de España. A primeras horas de la noche el presidente constitucional Nicolás Maduro, se dirige a la nación y anuncia una nueva derrota para quienes intentaron derrocarlo.

NO TIENE LA CULPA EL CIEGO SINO DE QUIEN LE DIO EL GARROTE

El pasado 14 de junio el portal PanAm Post, de conocida orientación “anti-chavista”, publica un reportaje del periodista Orlando Avendaño, destapando un escándalo de corrupción, que viene a completar el ya abultado expediente de actuaciones non sancta de personas cercanas a Juan Guaidó. En esta oportunidad el denunciante afirma que: “hay que regresar al 23 de febrero de este año, cuando de un gran fracaso se logró tejer una red de corrupción”. En el reportaje, los dos enviados oficiales de Juan Guaidó a Colombia; Rossana Barrera y Kevin Rojas, son señalados por malversación de fondos destinados a la manutención de los militares venezolanos que desertaron a Colombia en los primeros meses de este año. Según la publicación, entre las irregularidades se detectaron pagos de hoteles a sobreprecio, otras facturas que demuestran excesos, así como gastos en ropa y accesorios en costosas tiendas de Bogotá y Cúcuta y en alquiler de vehículos de lujo. Destaca en este caso el tono de la comunicación que le enviara el diputado Juan Guaidó, al canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo, el 24 de febrero de este año, designando a Kevin Rojas Peñaloza y a Rossana Barrera Castillo, como sus representantes “para atender la situación de los ciudadanos venezolanos, civiles y militares, que ingresan al territorio colombiano, buscando ayuda y refugio”. Nos preguntamos: ¿Qué hace en Colombia Humberto Calderón Berti?

CAMARÓN ENVENENADO AL CIERRE

LOS ORANGE BOYS

Julio Borges Carlos Vecchio y Mike Pence

Estamos convencidos que ésta no es la única actuación dolosa de los Orange Boys. Como escribiera en días pasados el periodista Clodovaldo Hernández: “Impresiona la forma cómo fueron desviados en provecho particular los recursos que circularon en los días del intento de ingresar la ayuda humanitaria a Venezuela desde la vecina Colombia. Pero el asunto se torna aún más impactante si se considera que esta operación, perpetrada por el entorno de Juan Guaidó, no es –ni de lejos– el caso de corrupción más grave que se ha desarrollado en apenas cinco meses del denominado ‘gobierno encargado’. Si se le compara con las apropiaciones indebidas que se han ejecutado en concierto con los gobiernos de Estados Unidos, Colombia y varias naciones europeas, el asunto denunciado hasta ahora es apenas una bagatela. No es que el dinero perdido en ese caso sea poco. Son varios centenares de miles de dólares. Pero la dimensión del robo de Citgo, bonos de Pdvsa 2020, Monómeros de Colombia y control de cuentas bancarias intervenidas tiene unos cuantos ceros más a la derecha: son ‘negocios’ de miles de millones de dólares”.

José Gregorio Rodríguez

Jotaerre577@gmail.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: