Desafíos de “Bretaña Global” en medio de Brexit caótico

Scott Wightman, un alto comisionado (embajador a una excolonia) saliente se despide observando que a raíz de Brexit la gente de Singapur cuestiona a un país “admirado por la estabilidad, el sentido común, la tolerancia y el realismo anclada en hechos” y que ahora lo ven como “obsesionado por la división, la ideología y un descuido respecto a la verdad”. Teme que muchos países comparten este punto de vista. Los diplomáticos, insiste, están haciendo “pequeños milagros” para los intereses de UK frente al desorden político de Brexit. Añade que los ministros de Singapur se sienten “mistificados de como nuestros líderes políticos permitieron que las cosas llegaran a eso”. El compara el impacto de Brexit con la caída de la colonia de Singapur a los japoneses en 1942 y lo califica como la mayor rendición británica en la historia, hecho que desenmascaró la “autosuficiencia y arrogancia del liderazgo colonial”. Con Brexit tal, como en ese entonces, los habitantes cambian su opinión de los británicos de nuevo. Y “digamos lo que digamos públicamente sobre la ‘Bretaña Global’ no debemos engañarnos sobre el daño permanente que se ha hecho al UK en los ojos de la gente de Singapur y alrededor del mundo”.

Bretaña Global es el plan idealista de los brexiteros para concertar tratados bilaterales fáciles con las economías mayores del mundo después del divorcio con UE.

El embajador británico saliente de Corea del Sur está de acuerdo: el caos de Brexit está destruyendo la reputación de UK. Reconoció que UK ha logrado firmar un tratado bilateral con Corea del Sur que reproduce la mayoría de aspectos del acuerdo comercial entre UE y Corea del Sur. El embajador a Libia recién jubilado piensa que muchos de sus colegas concuerdan con el punto de vista de Wightman sobre Brexit.

Martin Kettle, columnista, describe a la política extranjera de “Bretaña Global” como un “avión volando con piloto automático”. El mundo, alega, ya no toma al país en serio. Presenta los siguientes ejemplos de piloto automático, como son, el responso británico a la suspensión por parte de Irán de gran parte del tratado nuclear o el futuro rol de Huawei en la infraestructura nacional británica. El país no está pensando claramente, porque ya no encuentra dónde están sus intereses. Otro ejemplo que cita es una observación del director del Instituto de los Servicios Reales Unidos (RUSI) criticando la afirmación del gobierno británico que se está dedicado a mantener un “orden internacional pasado en normas”. El artículo insiste que no existe un orden único sino tres órdenes en el mundo basado en la lucha para el poder y por lo tanto, lo que afirma el gobierno no es una guía de acción para una futura “Bretaña Global”. Concluye que parte del problema de la desorientación doméstica consiste en que los británicos quieren ignorar a Europa, su socio comercial más cercano.

Por supuesto, los irlandeses están sacando provecho de la confusión de los británicos. Un crítico irlandés alega que la Bretaña de Brexit “se está revolcando en pronunciamientos peligrosos de humillación nacional”. Y que UK sólo puede sentirse humillado por UE si cree que es superior a ella. Según el columnista, la humillación nacional británica es una de las pocas cosas que comparten los que quieren salir y los que quieren quedar en UE, pero por razones diferentes.

¿Y qué piensa la gente de Venezuela del Reino Unido de hoy?

Una lucha interna arde en UE para el control de las instituciones europeas. Es hora de seleccionar los nuevos jefes de la Comisión europea, el Consejo europeo, el Parlamento europeo, el encargado de las relaciones exteriores, y el presidente del Banco Central. La pelea política es recia entre los alemanes y los franceses y en segundo lugar, existe una amenaza de terminar con la supremacía del bloque del Partido Popular Europeo PPE, la alianza de los conservadores de los 27 países. Y por supuesto, ya que UK se va, hay áreas disponibles por repartir como botín. Otro factor en la selección es el acuerdo entre los países de tratar de establecer entre los puestos un equilibrio geográfico, de género, afiliación del partido y el orgullo nacional.

Según analistas, el puesto más importante es el de la Comisión europea, es decir la administración pública de UE. En la primera cumbre la semana pasada no pudieron llegar a ningún acuerdo, a no ser que Manfred Weber, el candidato de PPE, perdió el chance para encabezar la comisión. Parece ser que Emmanuel Macron de Francia prefiere a Michel Barnier, compatriota y negociador principal de Brexit para remplazar a Jean Claude Juncker. Según un editorial del The Irish Times, la pelea para los puestos está entre Angela Merkel y Macon mientras existe debilidad de los bloques parlamentarios tradicionales por el ascenso en las recientes elecciones parlamentarias de la ultra derecha y los desafíos no solucionados como el cambio de clima, el terrorismo, los conflictos de comercio y la revolución digital. Y según el editorial, lo más importante no es llenar los puestos lo más antes posible sino llenarlos bien.

Patrick O´donoghue

Patrick.vheadine@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: