Dos foros y una dicotomía

Iván Duque condecora a Mario Vargas Llosa con la Orden de Boyacá

En la víspera de la realización del Foro de Sao Paulo en la ciudad de Caracas, en la ciudad de Bogotá, Colombia, Iván Duque instalaba el “Foro Internacional Diálogos de Innovación para la Democracia”. Duque compartía tribuna con Álvaro Uribe Vélez y Mario Vargas Llosa para quien no escatimaron elogio alguno. El “Mario Maestro Vargas Llosa”, como lo calificó en repetidas oportunidades en su discurso Iván Duque, fue la punta de lanza contra el Foro de Sao Paulo. La defensa de la Democracia Liberal fue el foco del encuentro ante lo que Duque calificaba como “el paso de las dictocracias a las dictaduras”. El despertar necesario de la América Latina, personificado en la restauración conservadora, que se paralizó e interrumpió su “progreso” a manos de “la diplomacia de salón o de las palabras nobles”, permitiendo el enquistamiento de “la más brutal de las dictaduras”, aludiendo directamente Duque a la Revolución Bolivariana, la principal amenazada al concepto de democracia enquistado en el lenguaje de esta restauración conservadora. La amenaza del “nacionalismo extremo”, el “populismo”, “la venta de la ilusión rápida”, el “llamado siempre patriotero” y que “termina siendo el que agravia en el discurso el multilateralismo, la integración, la defensa del comercio justo y libre entre los países”, debe enfrentarse con “libertad y orden”, “progreso” y la ecuación: “Legalidad más Emprendimiento, igual Equidad”. Ante el podio las palabras del “maestro” eran el preludio de la batalla final contra las “dictaduras ideológicas, que están de salida”, mostrando en el “propio territorio la verdadera cara del socialismo, que no es el paraíso traído a la tierra sino la tierra convertida en un infierno”. El bien y el mal como bifurcación en el camino de la humanidad. Asegurar el cerrojo de la puerta ante la amenaza ante, la segunda ola de gobiernos progresistas. Desde el Foro de Sao Paulo, está la contraparte, el debate de las ideas en la América Latina que enfrente la amenaza de la guerra que se cierne sobre la región a partir de la política exterior de Washington y que busca a través de un Mario Vargas Llosa legitimar una acción militar contra Venezuela cuyo punto de partida tendría en la conformación de la Coalición Militar con el protagonismo de países de la región amparados bajo la figura del TIAR con la legalidad dada por una OEA cuestionada. Esta trazado ese debate central de las ideas, en la declaración final de Foro de Sao Paolo; el desafío ante las pretensiones del liberalismo que puja a sangre y fuego: “Estamos obligados con nuestros pueblos a impedir que la Doctrina Monroe logre sus fines intervencionistas. Frente a la Doctrina Monroe, la Doctrina Bolívar”.

Hugo Chávez Nicolás Maduro Luis Almagro y José Mujica

LA HISTERIA DE MUJIQUITA. Un trabajo publicado por la Sociedad Psicoanalítica de Caracas, titulado, “La Histeria Desde El Narcisismo”, donde define a la histeria como una neurosis, los pacientes histéricos “reproducen en la cura los problemas que tienen con el amor. Demandando afecto, esperando un trato especial, rivalizando con otros pacientes recrean escenas variadas que llegan a obstaculizar otros discursos”. Este es el caso de José Mujica. Al termino del Foro de Sao Paulo, el diario El Clarín que forma parte del principal consorcio comunicacional y productor de contenidos en Argentina, el Grupo Clarín S.A, titulaba, “Críticas a Maduro. Por primera vez, José “Pepe” Mujica afirmó que en Venezuela hay una dictadura”, en alusión a las declaraciones del ex presidente de Uruguay: «Es una dictadura, sí. Y en la situación que está no hay otra cosa que dictadura”. ¿A qué se deben estas nuevas declaraciones de Mujica sobre Venezuela y el Gobierno Bolivariano que preside Nicolás Maduro? ¿Tendrá que ver con una deuda del Gobierno Bolivariano con empresas uruguayas dedicadas a la producción de cauchos, químicos y maquinarias agrícolas por un valor aproximado de 9 millones de dólares? ¿Qué relación habrá entre las empresas venezolanas Monaca, Suvinca, la empresa uruguaya Funsa, el Pepe Mujica y un personaje conocido como el “Pato Celeste”? Gustavo Torena (el “Pato Celeste”) fue el encargado de cobrar la deuda contraída (misión infructuosa) por el Gobierno Bolivariano con las empresas uruguayas, el Gran Meliá Caracas, fue el centro de operaciones del oriental. En el hotel figura su último registro fechado en el mes de noviembre del año 2018 antes de enfrentar problemas con la justicia uruguaya. El Pepe ha terminado como el personaje de Rómulo Gallegos en Doña Bárbara, “Mijuquita”; cobarde, intelectualoide y ser rastrero ante el poder de Mister Danger.

María Fernanda Cabal

CABAL-MENTE FACHA. La semana pasada señalamos que entre las voces contrarias al Foro de Sao Paolo que se levantaron fue el de la senadora colombiana María Fernanda Cabal. Esta uribista en su pasada columna del 29 de julio salió en defensa del Ejercito de Colombia, envuelto últimamente en escándalos de corrupción y de violación de los derechos humanos ante el resurgimiento de la política de los “Falsos Positivos”: “Lo reitero y sostengo mi afirmación: Estamos ante una estrategia cuya principal objetivo es la destrucción del Ejercito de Colombia. Una misión emprendida y planeada desde el Foro de San Paolo que, en un esfuerzo coordinado de la izquierda internacional, seguirá buscando el camino al poder maniatando las instituciones para facilitar el actuar de los grupos subversivos en completa impunidad”. ¿Sabía usted que la senadora por el Centro Democrático y conyugue de José Félix Lafaurie Rivera, el actual presidente de la Federación Nacional de Ganaderos (FEDEGAN), fue quien costeo la estadía de Lorent Saleh en territorio colombiano?

El compa Felipe

redaccionverdades@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: