El 10 de Enero

El 2 de enero de este año, con el aval del Project Syndicateorganización internacional de medios de comunicación que publica y distribuye noticias en la prensa mundial en una red de cerca de 500 medios de comunicación en 155 países, apareció en os medios impresos y en la redes sociales de Venezuela y el mundo, un artículo de opinión del ex ministro venezolano, Ricardo Hausmann: El día “D” para Venezuelaen el que el autor propuso “por la calle del medio” la intervención de fuerzas militares extranjeras en nuestro país. El método Hausmann, seguramente pensado en sofisticados laboratorios al servicio de la guerra de cuarta generación contra Venezuela, se puso en circulación desde hace 12 meses para medir la reacción que en el mundo  produciría una intervención militar en Venezuela y “reclutar” aliados al servicio de este despropósito. Veamos:

“Esto nos deja con una posible intervención militar internacional, solución que asusta a la mayoría de los gobiernos latinoamericanos a causa de la historia de agresiones contra sus intereses soberanos, especialmente en México y Centroamérica. Pero es posible que estas no sean las analogías históricas correctas. Después de todo, Simón Bolívar pasó a ser llamado el Libertador de Venezuela gracias a la invasión de 1814 organizada y financiada por la vecina Nueva Granada (hoy Colombia). Entre 1940 y 1944, Francia, Bélgica y los Países Bajos no lograron liberarse de un régimen opresivo sin una acción militar internacional (…) Si se trata de soluciones, por qué no considerar la siguiente: la Asamblea Nacional podría destituir a Maduro (…) Dado este vacío de poder, la Asamblea, nombraría de forma constitucional a un nuevo gobierno, el que a su vez podría solicitar asistencia militar a una coalición de países amigos, entre ellos, latinoamericanos, norteamericanos y europeos. Esta fuerza liberaría a Venezuela de la misma forma en que canadienses, australianos, británicos y estadounidenses liberaron a Europa en 1944-1945. Más cerca de casa, esto sería semejante a la liberación de Panamá de la opresión de Manuel Noriega por parte de Estados Unidos, la que marcó el inicio de su democracia y del crecimiento económico más rápido de América Latina. De acuerdo al derecho internacional, nada de esto requeriría la aprobación del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (que Rusia y China podrían vetar), puesto que la fuerza militar sería invitada por un gobierno legítimo en busca de apoyo para defender la constitución de su país”.

Es así como la primera semana del año se ponía a circular por el mundo, con el respaldo de uno de los más poderosos sindicatos de dueños de medios de comunicación del planeta, una propuesta de intervención militar multinacional contra nuestro país, la cual ha venido “tomando cuerpo” en el transcurrir del año 2018 y que pareciera haber conseguido sus principales auspiciantes en el presidente colombiano, Iván Duque y el recién electo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

Iván Duque presidente colombiano

LLOVIENDO SOBRE MOJADO

No quiero abundar en detalles en relación con la actitud del señor Iván Duque, en relación con Venezuela. En repetidas oportunidades en el Coctel de Camarones y trabajos especiales escritos para Las Verdades de Miguel, nos hemos referido al tema. La actuación del personaje ha confirmado que teníamos la razón. La agresión contra Venezuela fue un recurrente tema de su campaña electoral. Luego, desde el mismo 7 de agosto de este año cuando tomo posesión de la presidencia de Colombia, no ha hecho sino agredir permanentemente al gobierno y al pueblo de Venezuela. En repetidas oportunidades el presidente Nicolás Maduro, el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello y el canciller, Jorge Arreaza, han denunciado la “hostilidad” del gobierno colombiano. El ministro Arreaza reveló a la opinión pública nacional e internacional, como luego de 16 intentos de comunicación por diferentes vías con su homólogo colombiano, Carlos Holmes Trujillo, no ha podido intercambiar ni siquiera un saludo. En la comunidad internacional nadie se explica esta actitud de las autoridades de un país en relación con las de una nación vecina con la que además, comparte más de 2 mil kilómetros de frontera. La única explicación posible es que están en el “dispositivo de agresión militar” dispuesto por el gobierno de los EEUU.

URIBE: UN HALCON DE LA GUERRA

El discurso de la guerra siempre ha estado presente en el verbo del ex presidente y actual senador colombiano, Álvaro Uribe Vélez, quien en alguna oportunidad dijo que le “faltó tiempo” para invadir Venezuela. Esta conducta la ratificó el jefe político del presidente Duque en un discurso que pronunció el 4 de septiembre de este año en el senado del vecino país. Veamos:

“Gracias señor presidente: Solidaridad con temas que afligen al país y que han sido traídos esta noche. Por ejemplo, el tema de la vía al llano, el tema cafetero. El tema de las innumerables muertes, asesinatos, secuestros, todo lo de la herencia. Pero, quiero referirme esta noche señor presidente por una intervención que oí hace poco, a unas razones de porque se necesita que la comunidad internacional busque los caminos legales de intervención en Venezuela, como lo ha propuesto el presidente Iván Duque. Uno compara la dimensión de la crisis europea por los refugiados que están llegando del oriente del conflicto sirio, en un año 230 mil. En Alemania se han sumado aproximadamente 390 mil, le han creado al gobierno de la señora Merkel un problema enorme y eso ha fortalecido a un partido extremadamente nacionalista, chovinista se diría en el lenguaje de la juventud de mi generación, que ha logrado debilitar contra todo lo que sería pronosticable, desde el punto de vista de la política.  A Chile han llegado aproximadamente 450 mil venezolanos, la mayoría por tierra, cruzando todo el territorio de Colombia, el de Ecuador y el del Perú. Eso da la razón a quienes estiman que en nuestro país ya debe haber un millón de hermanos venezolanos. Esto supera todas las capacidades del país, por eso el presidente Iván Duque, ha venido liderando la constitución de un fondo internacional para atender esa crisis y ojalá esos 316 millones de dólares que el gobierno anterior comprometió para una tarea inútil de Naciones Unidas en el narcotráfico, se pudiera aplicar a este problema de la crisis de los hermanos venezolanos. Pero, el presidente Iván Duque ha ido más allá, señor presidente y honorables senadores, ha tomado la decisión de retirar a Colombia de Unasur, justamente reclamando la permisividad de Unasur con la dictadura de Venezuela y ha instado a otros países a que lo hagan. Como senador aquí muchos lo acompañamos con nuestra firma, para demandar la dictadura de Maduro ante la Corte Penal Internacional y como presidente de acuerdo con los canales diplomáticos, ha anunciado seguir en esa tarea que muchos colombianos apoyamos con entusiasmo. Además, toda esa línea de frontera sigue mostrando en Venezuela un refugio a terroristas que no contentos con la generosidad que les ofreció Colombia, siguen en armas y siguen su actividad de terror. Entonces uno se pregunta: ¿Impera el principio de la no intervención? o ¿hay las circunstancias fácticas, éticas y legales para la intervención en los términos propuestos por el presidente Iván Duque? El principio de la no intervención está diseccionado por instituciones jurídicas del derecho internacional, como la Carta de las Américas, la Carta Democrática, que obligan no solamente a los países signatarios a respetar la democracia en su interior, sino a exigir que los otros países la cumplan, lo que obliga a los países de la OEA signatarios de la Carta Democrática a exigir que los otros signatarios también cumplan con las obligaciones democráticas. Además, los acuerdos de Naciones Unidas dicen muy claramente que en estas circunstancias en las que está la dictadura de Venezuela, causa eficaz de ese éxodo, esa dictadura pierde toda la legitimidad y obliga a los estados a tomar las medidas para superar esa calamitosa situación. Por eso quería decir que, ojalá la intervención en los términos propuestos por el presidente Iván Duque, avance. Se pare esa tragedia de Venezuela, se supere esa dictadura y la hermana nación empiece a recuperarse. Quería dejar en claro en nombre de esta bancada, que para nosotros ante estas circunstancias, el principio de la no intervención es una excusa inaceptable porque hoy prevalecen las obligaciones de todos frente a todos de acuerdo con la Carta Democrática y con la Naciones Unidas. Gracias señor presidente”.   Señoras y señores, no nos queda ninguna duda sobre las pretensiones del gobierno colombiano. ¿Se les presentará la oportunidad para la agresión?

Iván Duque, Nicolas Maduro, Jair Bolsonaro

MADURO RESPONDE FUERTE Y CLARO

Así como no tengo dudas sobre las pretensiones de los gobiernos de los EEUU,  Colombia y ahora Brasil con relación a Venezuela, estoy convencido que el presidente Nicolás Maduro, en su condición de Comandante en Jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, se ha tomado muy en serio los permanentes llamados a una intervención militar de fuerzas extranjeras en nuestro país. Esta semana las palabras del presidente Maduro fueron contundentes: «Tú, Iván Duque, eres responsable si algún día Colombia agrede militarmente a Venezuela».

 

RECORDAR ES VIVIR

En estos días adquieren especial importancia las palabras del presidente Nicolás Maduro, pronunciara el pasado 24 de mayo a los integrantes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, luego de resultar reelecto en los comicios presidenciales del 20 de ese mismo mes: “Saben ustedes que en las últimas semanas hemos venido desmembrando una conspiración financiada y dirigida desde Colombia y alentada y promovida desde el gobierno de los EEUU para dividir nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana (…) Gracias a la conciencia, a los anticuerpos morales fue detectada a tiempo (…) Alerta, alerta, que nadie baje la guardia, no es tiempo de bajar la guardia, es tiempo de combate”.

 

José Gregorio Rodríguez

Jotaerre577@gmail.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: