El guante, ese viejo conocido

* La única forma en que no estén expuestos a las enfermedades de transmisión sexual o a un embarazo no deseado es la abstinencia, ¡pero no vamos a pedirles castidad eterna! Por eso, sigan las recomendaciones sobre el uso del condón y elijan la ruta del sexo responsable

Ha dejado de ser un simple accesorio para convertirse en el protagonista de los contactos íntimos de una pareja, pues no sólo protege contra el embarazo, sino también contra la mayoría de las enfermedades de transmisión sexual. Pero aunque el preservativo sea ese guante que garantiza tranquilidad suficiente, y sea ya un viejo conocido para hombres y mujeres, siempre cabe la posibilidad de que siga siendo un ilustre desconocido para muchos. Además, hay detalles que tomar en cuenta para utilizarlo de manera correcta y así­ sus beneficios sean los máximos y no se corran riesgos innecesarios.

Las nuevas estadísticas en torno a sus bondades son impresionantes. Los nuevos estudios de laboratorio indican que hoy en día los condones protegen de un embarazo no deseado hasta en rango de 87% a 96%. Con respecto al VIH o al sida, la protección obtenida es de aproximadamente 87%, de manera que el condón no elimina por completo el peligro de contraer el virus, aún cuando lo reduce. Y en cuanto a otras enfermedades de transmisió sexual (ETS) como la gonorrea, la clamidia y la trichomoniasis, también ofrece un alto nivel de protección. Asimismo, tiene la gran ventaja de no tener efectos secundarios en el organismo o la salud.

Si bien el preservativo es un dispositivo que se coloca el hombre, nada impide que las mujeres tomen cartas en el asunto. Es una cuestión de salud. Y aunque podría pensarse que eso le toca al varón y que sólo él debe asumir la responsabilidad ñ, es mucha comodidad e irresponsabilidad femenina delegar todo el compromiso en su compañero y asumir que él siempre va a estar preparado.

Materiales, colores y sabores

Los condones son muy variados y hay de diferentes tipos, por lo que es importante conocer las diversas especificaciones particulares para poder elegir la opción más adecuada para ambos. Fundamentalmente, existen tres tipos de preservativos de acuerdo con el material del cual están hechos. Y claro, muchos vienen en tamaños y sensibilidad diferentes, con o sin lubricante, de variados sabores, colores, y formas que están a la disposición del gusto de cada quien. No obstante, lo del material si representa una diferencia importante ya que según sea éste, así­ será la protección que ofrezca el preservativo.

Hay tres tipos de condones: los hechos de látex (caucho), los de poliuretano y los de membrana animal. Los de látex son los más efectivos y duraderos si se usan de la forma correcta; además, son los más comunes y protegen tanto contra el embarazo, como contra las enfermedades de transmisión sexual. Sin embargo, debe saberse que algunas personas son alérgicas al látex, y pueden desarrollar picazón o sensación de quemadura ante el contacto con este material. Cuando eso ocurre, entonces es mejor optar por el condón de poliuretano, que también previene el embarazo y la mayoría de las ETS; por otra parte, tiene la ventaja de ser más delgado, lo que permite una mayor transferencia del calor y así hay una sensación de mayor naturalidad a la hora del contacto entre la piel suya y la de su pareja. Los condones de membrana animal no ofrecen protección alguna de las ETS ni del sida, pero si evitan de forma eficaz los embarazos, por lo que no son recomendados a menos que haya verdadera seguridad de que la relación sea totalmente monógama y a menos que tanto él como ella hayan comprobado que se encuentran libres de enfermedades y virus mediante exámenes médicos.

Todo depende de su correcta utilización

Si ninguno de los dos está familiarizado con el famoso y salvador “guantecito”, lean los siguientes tips:

* En cuanto al almacenamiento de los condones, se recomienda que se tengan siempre a mano, pero no se aconseja guardarlos por demasiado tiempo porque el látex con el calor se vuelve quebradizo o pegajoso, lo que amplía las posibilidades de que se rompa. Todos tienen fecha de caducidad, por lo que es importante su revisión para no correr riesgos innecesarios, y si ya están vencidos hay que desecharlos.

* Como todos sabemos, la oportunidad de tener sexo surge cuando uno menos espera, por eso tenerlos siempre a mano puede significar la diferencia entre un momento de placer sin consecuencias, y el adquirir ya sea una responsabilidad a veces no oportuna como un bebé o una enfermedad que de otra manera nunca hubiera conocido. Vale tener presente que no sólo el VIH es peligroso, sino que muchas de las ETS son graves y pueden resultar devastadoras, y hasta fatales. De ahí la recomendación de tener de preservativos en la cartera, en el carro, en la oficina, en la mesita de noche o en el apartamento de la playa. Y si se llevan en el bolso porque la pareja suele ser muy olvidadiza, hay que tener cuidado con objetos puntiagudos que puedan romperlos, aunque se encuentren dentro del empaque.

* A la hora de abrir el paquetito de su seguridad, debe arrancar cuidadosamente con los dedos y no con tijeras o con los dientes, la parte superior para evitar el peligro de que lo rompa. Seguidamente, para sacarlo se presiona desde abajo como si fuera un tubo de crema dental y no se introducen los dedos en el paquete porque puede romperlos sin querer al extraerlos.

* Ahora sí­, ya no hay vuelta atrás. La temperatura ha subido y ya su pareja se se encuentra peligrosamente cerca (recuerde que para obtener la máxima protección de las ETS, también debe usarse el condón en caso de sexo oral o anal). Para ese momento decisivo, él debe saber que su órgano sexual desnudo no debe acercarse ni un poquito a la zona íntima femenina si desea total protección, esto porque el fluido pre-eyaculatorio que a veces no se percibe puede causar el embarazo o transmitir un virus con sólo entrar en contacto con estas partes.

* El método más adecuado consiste en deslizar el condón aun cuando el pene no presente ni la más ligera erección con absoluto cuidado (es una manera de facilitar las cosas). Cierto, él mismo puede hacer tan simpático trabajito, pero es más fácil y hasta divertido que sea ella la que se lo ponga, pues así existe menos posibilidades de que el condón se rompa o quede mal puesto.

* El preservativo sin estirar se coloca sobre el pene, luego se sostiene con los dedos la punta del condón para que cuando se deslice hacia arriba o en caso de erección hacia abajo se adhiera bien, no queden burbujas de aire que faciliten luego un rompimiento y sobre un espacio en el cual se deposite el semen. Hay condones que ya traen un depósito en la punta para contener el semen, estos no requieren que la punta se apriete, sino que sólo debe sostenerse.

* Cuando él empieza a perder la erección o incluso cuando llega el orgasmo, es recomendable que se sostenga el condón en la base del pene para evitar que el semen se salga o rebase.

* Por otro lado, se recomienda que inmediatamente después del orgasmo el preservativo sea retirado para que no hayan filtraciones. Y si van a continuar o van a iniciar una segunda sesión de placer, siempre debe usarse un condón nuevo. No obstante, aun cuando siga al pie de la letra estas indicaciones, siempre cabe el peligro de que el preservativo se rompa o se deslice, pues según los datos recolectados, de cada 100 relaciones sexuales con preservativo, en una se rompen y se deslizan aun más veces. La utilización de un lubricante hecho a base de agua reduce las posibilidades de rupturas, pues suaviza el roce y la fricción.

Todas estas medidas de seguridad representan en un alto porcentaje la opción de tener sexo seguro, aunque el peligro siempre existe. No crean que la posibilidad de un accidente es remota. La única forma en que no estén expuestos a las enfermedades de transmisión sexual o a un embarazo no deseado es la abstinencia, ¡pero no vamos a pedirles castidad eterna! Por eso, sigan las recomendaciones y elijan la ruta del sexo responsable.

Dorothy Lamar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: