El lado oscuro de la historia

La ironía: dos ingleses protagonizando una guerra mediática en Venezuela. Por un lado tenemos al empresario Sir Richard Branson, quien accedió a una “petición de Juan Guaidó” para montar un concierto para recoger dinero para medicinas y alimentos en imitación del famoso concierto de Live Aid para Etiopía en los años 80. Lo que falta es un disco de todos los mayameros juntos. Y por el otro lado, tenemos a Roger Waters, el fundador del famoso conjunto Pink Floyd y creador del disco: El Lado Oscuro de la Luna los años 80; apoya al gobierno de Nicolás Maduro enviando un mensaje por video al concierto del Gobierno y criticando a Branson por facilitar el plan de EEUU.

Branson no tardó en reaccionar frente a la crítica del músico diciendo que no fui yo: el evento musical “no es una declaración política” y que “no están involucrados los Estados Unidos”. La meta de su concierto era de juntar unos 100 millones de dólares. Hasta ahora no se sabe cuánto Branson logró coleccionar.

Roger Waters

The Guardian publicó un reportaje de Reuters donde Rogers alega que el evento no tiene nada que ver con ayuda humanitaria sino mucho que ver con el ego del señor Branson y su apoyo al proyecto de EEUU de retomar a Venezuela por razón cualquiera. Me imagino que habrá un premio comercial para él cuando se vaya Maduro. Reuters también recalca que Maduro niega la existencia de una crisis humanitaria. Para Branson la situación en Venezuela es parecida a la situación en Etiopía, donde había mucha gente muriendo de hambre a causa de una sequia catastrófica pero acertó sobre la situación crítica del sector salud. Waters acusa a EEUU de tejer una imagen falsa de Venezuela para justificar un cambio de régimen. Insiste que lo que no quiere es ver Venezuela convertirse en una nueva Siria o Libia.

Richard Branson

Branson es una figura controversial en el Reino Unido (UK) por sus intentos (exitosos) de evadir impuestos y la cantidad de compañías que ha creado. Pero lo que no agrada a los britanicos es sus intentos repetitivos de penetrar el Sistema Nacional de Salud (NHS) por medio de privatización de servicios. Hay oposición. Sin embargo, ha tenido éxito en establecer su aerolínea Virgin. Al contrario el contrato que su compañía de ferrocarril obtuvo en la costa occidental de UK está bajo la lupa. Compró una isla en el Caribe, la Isla Néctar, que pertenece a las Islas Vírgenes Británicas. Su última inversión es la de promover aviones supersónicos capaces de transportar gente de dinero al espacio.

John Bolton y Eliot Abrams

Apareció un artículo interesante en The Times escrito por el columnista Roger Boyes pidiendo: “no dejen las guerras en manos de soldados de fortuna”. Critica la moda de gobiernos de subcontratar mercenarios para llevar a cabo sus aventuras militares. Creo que es pertinente para Venezuela, dada la historia de John Bolton y Eliot Abrams. El primer sospechoso del anticomunista Boyes es Putin y su uso de mercenarios del Grupo Warner para respaldar a Maduro en Caracas. Alega que Rusia no quiere perder $25,000 millones invertidos en la industria petrolera, Según Boyes, Putin subcontrata mercenarios porque los ciudadanos rusos no quieren perder más soldados en el exterior. Mientras tanto, el columnista condena a Trump porque “parece estar fascinado” por un tipo llamado “Erik Prince, pionero de los mercenarios modernos” o por su eufemismo “asesores militares privados”. En Afganistán Prince cambió 15.000 tropas norteamericanas y 8.000 soldados aliados de la OTAN por unos 6.000 mercenarios contratados y 2.000 soldados de las fuerzas especiales de EEUU para fortalecer el ejercicio nacional afgano. El argumento es económico porque EEUU ahorra dinero; $5,5 mil millones comparado con $753 mil millones. Los Emiratos Árabes actualmente contratan a colombianos para pelear contra los rebeldes Al-Houthi en Yemen. En fin, es un buen negocio; según Boyes, la privatización de la guerra es favorable para los contribuyentes, ayuda a esconder un conflicto no popular del público y finalmente les da una segunda carrera a soldados desmovilizados sobre todo soldados colombianos bien entrenados por una lucha de cincuenta años contra las FARC. Pregunto: ¿Cómo será si el Gobierno Bolivariano, siguiendo la moda, ofrezca empleos a excombatientes de las FARC? ¡Una gritería al cielo! Tal como actualmente los medios británicos en rabia contra los colectivos. Boyes termina abogando por controles sobre mercenarios contratados porque “el Estado no puede vender su monopolio sobre el uso de fuerza por más económico que parezca”.

Anatoly Kurmanaev

Por fin Anatoly Kurmanaev, “el siberiano”, escribió un análisis equilibrado sobre los eventos del sábado en el Puente Las Tienditas fustigando a los líderes de la oposición por el fracaso. Parece que la estadía en la Madre Rusia le sirvió de algo.

Mientras. Desde su “sala situacional” Rocío San Miguel pontifica, como si fuera ministra interina de defensa; su preocupación principal parece ser contar cuantos guardias y soldados desertan. A veces los periódicos britanicos la citan.

¿Qué pasó con Brexit? Me preguntan. Faltan pocos días para la salida definitiva de la Unión Europea. ¿Con o sin tratado?

Patrick O´donoghue

Patrick.vheadine@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: