El Petro y la CIA

A propósito del Primer Encuentro de Mineros Digitales de Venezuela. En el año de 2004, el estadounidense John Perkins publicó el libro “Confessions of an economic hit man” (recientemente en el 2016, se editó una nueva versión titulada, The New Confessions of an Ecnomic Hit Man), que al español, se ha traducido como Confesiones de un gánster económico o Confesiones de un sicario económico. Este libro, editado por el New York Time, es la autobiografía de este economista quien trabajó para una consultora internacional de nombre “Chas. T. Main”, empresa involucrada en varios proyectos de energía en el mundo durante la década de los 80. Perkins terminaba, como otros tantos “sicarios de la economía”, trabajando para la agencias de inteligencia, NSA o la CIA, quienes subcontrataban los servicios de estos economistas a través de compañías como la MAIN. El libro plantea la intervención de los Estados Unidos en las economías de los países del “tercer mundo” mediante la utilización de grandes transnacionales o del Banco Mundial. Cuando los intereses de los Estados Unidos eran afectados por factores políticos “descarrilados” surgía entonces un conjunto de acciones que desencadenaban un golpe de Estado o una Intervención militar con un fin “humanitario”. El derrocamiento de Mohammad Mosaddegh en Irán (1953); el golpe a Jacobo Árbenz en Guatemala (1954); el golpe y asesinato de Salvador Allende en Chile (1973); los asesinatos de Jaime Roldós en Ecuador y Omar Torrijos en Panamá (1981); el derrocamiento y asesinato de Maurice Bishop en Granada (1983); La invasión a Panamá y captura de Manuel Noriega (exagente de la CIA) en 1989; el golpe de Estado en abril del 2002 y el Paro Petrolero de fines del mismo año y principios de 2003. Estos acontecimientos de nuestra reciente historia son una muestra de la intervención de Washington en las economías nacionales para favorecer los intereses foráneos. Perkins relata un episodio vivido en Ecuador, entre las comunidades indígenas y la transnacional petrolera Shell, que da cuenta del concepto que envuelve esta política internacional de la Casa Blanca: “Para ellos –los indígenas– estaba en juego la supervivencia de sus hijos y de sus culturas, mientras que para nosotros era cuestión de poder, de dinero y de recursos naturales. Ese es uno de los muchos aspectos de la lucha por el dominio del mundo, del sueño de unos hombres codiciosos en busca del imperio global”. En una entrevista hecha por un medio ruso a John Perkins sobre el método utilizado por las agencias de inteligencia estadounidenses, asevera: “La NSA, la CIA y demás agencias del mismo tipo a menudo utilizan a las empresas que tienen negocios económicos aquí y allá. ¿Por qué? Porque es una tapadera perfecta. Lo que hacen es utilizar a esas empresas para que, en secreto, trabajen para ellas”. Evidenciando que tanto como la NSA y la CIA nunca mantuvieron una relación con Perkins; “A mí siempre me pagó mi empresa, Chas T. Main”. Hoy en Venezuela, la intervención de Estados Unidos a través de la CIA amenaza por implosionar al principal sostén del Plan de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica, como lo es el petro. Así lo corrobora una denuncia interpuesta ante la Superintendencia Nacional de Criptoactivos y Actividades Conexas (Sunacrip),

Joselit Ramírez

Joselit Ramírez. La Sala José Félix Rivas, del Complejo Cultural Teresa Carreño, esta semana expone la yugular que la CIA está dispuesta a cortar, la creación del Fondo para el Desarrollo de las Regiones Productivas que se iniciará con un monto de 20 millones de petros equivalentes a 1.200 millones de dólares, da cuenta de la apuesta que desde el Gobierno Bolivariano se traza en función del petro. Entonces, qué nos estamos jugando. ¿Pudo la CIA haber intervenido la médula espinal de la “nueva fase”, de la “nueva época”? ¿Por qué la denuncia formulada ante el superintendente Joselit Ramírez no ha tenido receptividad en el equipo económico y organismos de inteligencia del Estado venezolano?

Ricardo Sánchez y Carlos Vargas

THE MAIN A THE SOCIAL US. Sobre “Chas. T. Main”, John Perkins señala que estas corporaciones emplean dos tipos de agentes económicos; los “sicarios económicos” y los “chacales” que durante la postguerra de Irak fueron actores clave en la intervención de su economía y el reparto de esta entre la “corporatocracia”. Perkins ha confesado una de las facetas de su trabajo como consultor de MAIN al servicio de la NSA y la CIA, «Mi pecado fue estafar a personas de todo el mundo«. Entre la estafa y el complot, compañías como MAIN han actuado impunemente en el mundo. The Social Us, es una compañía fundada por un grupo de venezolanos con capital suspuestamente asociado a los Papeles de Panamá, a estafas como las ocurridas en República Dominicana sin mencionar de capitales que pudieran estar asociados a la CIA. En algunos portales de noticias digitales, que el ex superintendente Carlos Vargas (vinculado a Ricardo Sánchez), habría dado un “absoluto control sobre el Petro” a esta empresa. ¿Son Vargas y Sánchez agentes de la CIA? Recordemos que en un acto presidencial, donde el presidente Nicolás Maduro estuvo acompañado por los ministros Tareck El Assaimi y Hugbel Roa, firmaban un acuerdo con The Social Us, en aquel encuentro Maduro señalo: “Nosotros vamos a ensayar, experimentar, proyectar nuevas formas de intercambio monetario y comercial, a través del petro y todas las criptomonedas del mundo entero, a través de la Plataforma Nem, y a través de la Empresa Social U.S C.A, la cual va a comercializar y posicionar el petro, y a través de las Casas de Cambio de la moneda petro,…”. ¿Cómo llega The Social Us a firmar el acuerdo? ¿Quién es o quiénes son los interlocutores de esta empresa? ¿Son El Assaimi y Roa agentes del imperialismo yanky? La denuncia ante la Sunacrip, entre otras cosa sobre The Social Us, afirma que esta empresa posee control sobre listado de venezolanos que poseen máquinas para la minería de criptomonedas; cantidad y ubicación de máquinas que existen en el país y el nombre de sus respectivos propietarios; registro de las Exchange, sus dueños, transacciones y movimientos; control de las transacciones, ofertas, y compras del Petro a nivel mundial; venta de software de los Exchange, entre otras. Además, el informe de las denuncias sobre esta empresa señala a dos empresas supuestamente de maletín; MAB INVESTMENT HOLDING GROUP y ORIGEN TECNOLOGIA SPA. Ambas vinculadas con la adquisición de 3 millones de cajas CLAP con un precio unitario de 29 $, lo que según la denuncia representa un sobreprecio del 60%. Sobre los directivos de esta empresa un nombre resalta, Gabriel Jiménez. Sobre este, recordemos que es la cara ante la firma del acuerdo. Fue activista de la oposición impulsando la Trip For Freedom Venezuela (Viaje por la libertad) bajo el auspicio de la Congresista Ileana Ros-Lehtinen y de los Senadores Marco Rubio y Bob Menendez. ¿Cuál es la participación actual de The Social US en el petro? ¿Se habrá aperturado algún tipo de investigación sobre esta empresa?

Jim Rickards

EN DEFENSA DEL DÓLAR. Otro sicario de la economía y quien también trabajó para la CIA, Jim Rickards, afirmó: “Lo que de verdad importa no es que ocurra o por qué ocurra, sino posicionarse en el lado de los que ganan dinero como ocurre en todas y cada una de las crisis económicas de la historia de la humanidad”. En la crisis económica mundial y el declive del dólar por venir y anunciada por los servicios de inteligencia de los Estados Unidos, las acciones por impedir el desastre económico que supondría el declive del dólar frente al surgimiento de nuevas monedas, tendrían en Venezuela un teatro de operaciones.

El compa Felipe

redaccionverdades@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: