El sueño, la esquizofrenia y la música

Ser nocturno puede llevar a una muerte prematura

Es bien sabido que las personas que son más activas por las noches corren un mayor riesgo de padecer diferentes problemas de salud. Un estudio publicado por la revista Chronobiology International revela cuáles son estos riesgos.

Entre ellos se encuentran enfermedades cardiovasculares, mayores tasas de obesidad y tabaquismo, trastornos psiquiátricos y un aumento general del 10% del riesgo de muerte prematura.

Los investigadores del estudio analizaron a 504.642 personas de entre 37 y 73 años del Reino Unido. Inicialmente, evaluaron a los participantes del estudio entre 2006 y 2010 y realizaron un seguimiento durante casi siete años.

Para determinar si los participantes se identificaban como personas madrugadoras o noctámbulas, los autores del estudio crearon cuatro categorías: madrugadores, personas que preferían de manera moderada las mañanas, noctámbulos y personas que preferían de manera moderada las noches.

Resultó que el 27% de los encuestados se identificaron como madrugadores; el 35%, con el segundo grupo; el 28%, personas con una tendencia a preferir la noche y el 9%, noctámbulos.

Junto con el aumento del 10% en el riesgo de muerte en comparación con los madrugadores, cuanto más fuerte se identifican las personas con la noche, mayor es el riesgo de una variedad de condiciones médicas.

Los noctámbulos tienen casi el doble de riesgo de sufrir trastornos psicológicos, un 30% más de riesgo de diabetes, un 25% más de riesgo de afecciones neurológicas, un 23% más de riesgo de trastornos gastrointestinales y un 22% más de riesgo de trastornos respiratorios.

Los tipos se definen por un reloj corporal interno, conocido como cronotipo o ritmo circadiano, que determina cuándo nos sentimos más despiertos o, por el contrario, más somnolientos.

Descubren un nuevo factor que explica por qué algunas personas son noctámbulas

Un equipo internacional de genetistas explicó por qué algunas personas prefieren ir a dormir más tarde que otras, informa un artículo publicado en la revista especializada Cell y citado por el portal New Scientist.

Científicos de centros de investigación de Nueva York y Ankara llegaron a la conclusión de que nuestras preferencias de sueño se deben a una mutación en el gen CRY1. Así, los llamados búhos, o las personas que tienden a quedarse levantadas hasta muy tarde, son los portadores de esta variante genética. En general, suelen retrasar la hora de dormir entre dos y cuatro horas en comparación con los no portadores del CRY1.

Según aseveran los investigadores, esta mutación hallada a 1,3% de las personas de ascendencia europea está vinculada con el trastorno denominado síndrome de la Fase del Sueño Retrasada, que tiene como consecuencias la ansiedad, la depresión, así como enfermedades cardiovasculares y la diabetes.

De acuerdo con Michael Young, uno de los autores del estudio, “es como si estas personas tuvieran un ‘jet lag’ perpetuo”.

Tan solo un día sin dormir provoca esquizofrenia

La falta del sueño es uno de los principales problemas de la sociedad moderna pero, ¿sabemos sus consecuencias?

El sueño nos permite descansar, promueve el reciclaje y almacena la información que acumulamos durante el día y hasta ayuda a incrementar las fuerzas inmunes de nuestro cuerpo. La falta de él nos desorienta, y es incluso usado como una herramienta de tortura ya que sin descanso, las personas están dispuestas a revelar cualquier secreto y admitir cualquier crimen.

Sin embargo, según el informe del Senado estadounidense, los servicios secretos no deben confiar en la información que reciban de personas afectadas por escaso sueño. Las personas bajo este estado empiezan a alucinar, dejan de darse cuenta de lo que hacen y pueden admitir la responsabilidad de cosas que no han cometido.

Los primeros daños cerebrales aparecen tras 24 horas sin dormir. Los científicos alemanes confirman que después de un solo día se producen leves síntomas de esquizofrenia como una alterada percepción del tiempo, cambio de los sentidos, fotofobia, alteraciones en la visión del color y también trastornos del lenguaje. Además, se cambia el fondo de las emociones y los largos plazos sin dormir provocan un mayor contrastante de los sentimientos: la risa se puede transformar en sollozos sin control.

A los daños cerebrales se suman las deterioraciones corporales. Ellas incluyen desde inofensivas dolencias tales como un dolor en la garganta, rinitis, hasta más graves como trastornos digestivos, riesgo de diabetes, disminución de la agudeza visual e hipertensión arterial, entre otras.

Podemos evitar dichos síntomas si dormimos lo suficiente. Cada persona necesita una cantidad de horas diferentes, pero en general los médicos aconsejan a los adultos dormir una media de ocho horas. Más vale prevenir que lamentar.

Descubren la hora del día en la que es mejor no molestar a los hombres

Si eres un hombre y a menudo te encuentras triste y descontento por la tarde, podría existir una explicación científica para este malestar, según publica The Daily Mail.

Científicos de la Universidad de Tecnología de Swinburne (Australia) han realizado escáneres cerebrales de varones jóvenes en varias ocasiones a lo largo de un mismo día. El resultado es sorprendente: encontraron que su estado de ánimo se desploma alrededor de las 2 de la tarde.

Para ello, examinaron la activación de las regiones cerebrales que son responsables del procesamiento de recompensas, comparando la activación del sistema de recompensas del cerebro de 16 hombres durante un juego de azar a las 10 am, las 2 pm y las 8 de la noche.

Los especialistas hallaron que la activación en el putamen izquierdo una región del cerebro relacionada con la respuesta de recompensa- era más baja a primera hora de la tarde.

Los investigadores esperan que sus hallazgos puedan ayudar a desarrollar tratamientos para los trastornos en los cuales los síntomas fluctúan a lo largo del día, como la depresión, el abuso de sustancias y las alteraciones del sueño.

El tipo de música que escuchas puede revelar si tienes problemas psiquiátricos

A pesar de que al personaje Alex DeLarge, un delincuente sociópata de la novela La naranja mecánica, y a Hannibal Lecter, de la película El silencio de los inocentes’, les gustaba la música clásica, científicos de la Universidad de Nueva York descubrieron que las personas con trastornos psiquiátricos optan, en su mayoría, por la música rap.

En el estudio participó un total de 200 personas que escucharon 260 canciones. Curiosamente, los participantes que tenían los índices más altos de psicopatía solían ser aficionados a la canción No Diggity, interpretada por el grupo Blackstreet, y a Lose Yourself de Eminem.

“Los medios retratan a los psicópatas como asesinos con hacha o asesinos brutales en serie, pero en realidad no es tan fácil identificarlos (…) Pueden estar trabajando a tu lado y se mezclan con otra gente. Son como materia oscura psicológica”, explicó el investigador Pascal Wallisch, quien dirigió la investigación, a The Guardian.

Los científicos trabajan en una hipótesis. En caso de que las listas de reproducción de los psicópatas coincidan, esto permitirá a los investigadores identificarlos.

Además, los investigadores llegaron a la conclusión de que las canciones puedan predecir el surgimiento de trastornos. Por alguna razón, los que escucharon mucho My Sharona de The Knack’s y Titanium de Sia mostraban menos síntomas de psicopatía que otros.

A pesar de que la investigación todavía no ha sido publicada, el equipo de la Universidad de Nueva York resalta la importancia de sus experimentos y declara que sería necesario extrapolar su estudio a una mayor cantidad de personas que sufren o al revés, carecen de problemas psíquicos, analizando el tipo de música que prefieren.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: