¡Enfocarlos en el resultado!

Hay padres que no quieren que sus hijos pasen lo que ellos pasaron, eso es un pensamiento bonito, pero lo que tú pasaste y tu reacción a lo que pasaste es lo que te ha hecho quien tú eres hoy, entonces tú no estás tan mal. Así que, si tus hijos pasan por algún problema, tampoco les va ir tan mal, si tú les enseñas a procesarlos correctamente; lo que tienes es que enfocarlos en el resultado más allá del proceso; lo que no puedes es pensar que van a evitar el proceso y van a alcanzar el mismo resultado.

A lo largo de la vida, he escuchado las mismas palabras en muchos padres, aconsejando que deben decir lo siguiente: “hijo, tú no pasaras lo mismo que yo”. Ante ese consejo yo me pregunto, ¿lo hemos hecho tan mal? A veces queremos evitarles males a los hijos, pero en ese evitar, caemos en la culpa, en la condenación, logrando así minimizarnos frente a ellos, no solo pensándolo sino en ocasiones expresándolo a ellos mismos, sin saber qué daño podemos causar.

Cada persona es distinta, cada una lleva una vida, por ende un proceso, más allá de hacerlo bien o mal se trata de vivir, de ser, de creer, de fallar, de levantarte y continuar. Sé el mejor ejemplo para tu hijo y toda experiencia vivida transfórmala en un aprendizaje para su vida, créeme que te convertirás en su mejor súper héroe aquel que bien vale la pena seguir, enfócate en construir, en sumar, en darle herramientas para que hagan lo propio, no vivas por ellos, vive de tal manera que ellos quieran transitar tú mismo camino con la mayor energía, deja de culparte, cada minuto vivido cuenta, aprovéchalo con ellos y para ellos.

Recuerda que la crianza responsable implica aceptación, dominio de las emociones, aprender a equivocarse, rectificar y avanzar. Deja de subestimar las capacidades de tu hijo, cuando logres la confianza en ti mismo, sobre aquello que has entregado, solo allí, serás capaz de confiar en tu hijo independientemente de los resultados. Sé un hacedor de palabras oportunas y sanas que vayan en pro del beneficio de aquel que te eligió a ti como guía para su camino.

¡Mamá, gracias por darme alas y no volar por mí!

Nayancy Castillo

vickivale@hotmail.com

Instagram @nayancicastillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: