Esta es ‘SuperShe’, la isla de lujo en Finlandia que solo acepta mujeres

Aunque pueda sonar discriminatorio en un primer momento, la idea que subyace bajo SuperShe, un destino vacacional paradisíaco exclusivo para mujeres, está más relacionado con la filia hacia los hombres que con la fobia. Y es que su fundadora, la ex consultora Kristina Roth, decidió ponerlo en marcha tras observar durante unas vacaciones reconstituyentes en California que la presencia masculina hacía que muchas mujeres estuviesen más centradas en los hombres que en ellas mismas. “Cada vez que había un hombre atractivo cerca, veía cómo ellas se ponían lápiz labial. Mi idea consiste en que las mujeres puedan concentrarse en sí mismas“, explicó la empresaria en New York Post.

Kristina Roth

La isla, por tanto, sigue esa premisa de aislamiento de género que siguen comunidades como las budistas para evitar las distracciones que trae consigo la atracción sexual, pero en mitad de una isla de lujo donde las mujeres puedan reencontrarse anímica y psicológicamente. Por eso, Roth insiste en que no tiene nada contra los hombres. Simplemente, considera que prohibir la entrada de hombres es la mejor manera de conseguir su objetivo: “Crear un espacio abierto durante el año para que las mujeres vengan a recargar las pilas. Queremos que sea rejuvenecedora, un lugar seguro donde las mujeres puedan reinventarse a sí mismas y a sus propios deseos“.

Para lograrlo, esta emprendedora estadounidense ha comprado una espectacular isla de las costas finlandesas de 3,39 hectáreas y llena de vegetación. Allí ha construido diez cabañas y una zona de spa de lujo que podrán disfrutar algunas afortunadas a partir del próximo mes de julio, fecha en la que SuperShe abrirá sus puertas. Y decimos ‘afortunadas’ porque la dueña de la isla ha adelantado que investigará a las candidatas para comprobar “si son completas y encajarían” en la isla. También ha señalado que deja abierta la posibilidad de visitantes masculinos a SuperShe en el futuro. De momento, sin embargo, el paraíso les pertenece a ellas.

Esta nueva isla tampoco permite el alcohol, las malas vibraciones y, por supuesto, los niños

Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: