Exclusiva: Proyecto Esperanza, la intervención colombiana

Durante el desarrollo de la 73ª sección de la Asamblea General de la ONU, celebrada el pasado mes de septiembre, el presidente de los EEUU, Donald Trump, en declaraciones a los medios de comunicación siguió con la línea y advertía sobre Venezuela que “todas las opciones están sobre la mesa. Todas ellas. Las fuertes y las menos fuertes (…) y ya saben lo que quiero decir por fuertes”. La iniciativa “Fondo de Cooperación para la Reconstrucción de Venezuela” denominada “Proyecto Esperanza” es adelantada por un sector de la Iglesia evangélica colombiana vinculada al senador Álvaro Uribe Vélez a través de partidos políticos y un grupo de empresarias principalmente del eje cafetero que forman parte del Uribismo. El proyecto sería la concreción de una intervención puesta sobre la mesa por la Casa Blanca de fuerzas extranjeras en el país y que reconstruiría desde las cenizas a la sociedad venezolana.

A continuación el documento

PROYECTO ESPERANZA

FONDO DE COOPERACIÓN PARA LA RECONSTRUCCIÓN DE VENEZUELA

Bogotá D. C., Colombia

Agosto 2018

Grupo Gestor

l. INTRODUCCIÓN

Este documento tiene como propósito sugerir ante el Gobierno nacional y el sector privado, una iniciativa que prepare al país y a su industria, para la atención de la situación que se viene viviendo en Venezuela, lo cual traerá efectos sociales y económicos de gran trascendencia para Colombia. Una adecuada y oportuna planificación que proyecte al país para esta realidad, además de contribuir a la solución temprana de las dificultades humanitarias que hoy existen en la nación hermana, redundará en beneficios de relevancia para el sector productivo y de servicios de la Nación.

Venezuela es una Nación que se ha visto afectada, no solamente en su estructura social, sino también en su infraestructura física, energética, en su industria, fábricas de alimentos, infraestructura petrolera y en general, en todo su sector productivo. Venezuela ha perdido en los últimos cinco años, un 50% de la producción petrolera, de donde deriva un 95% de los ingresos como país. Pasó de 2,5 Millones de Barriles al Día (MBD) en 2013, a una producción decreciente mes a mes y que hoy está bordeando 1,3 MBD. Moody´s en reciente estudio, plantea escenarios de caída de la producción a valores de 0,3 – 0,5 MBD en 2019, lo cual representa una crisis preocupante, ya que prácticamente desaparecería la economía del país, más si se consideran los compromisos de crudo por deuda adquiridos con China y Rusia, cercanos a los 0,4 MBD.

Ahora, Venezuela es uno de los países más ricos en reservas naturales del planeta, comenzando por ser el número uno en reservas petroleras, que llegan a 300 mil millones de barriles, lo que hace posible que en años como el 2014 tuviese exportaciones de petróleo por $75.000 millones de dólares. Razones como éstas han llevado a hablar de reconstruir el país con una iniciativa multilateral, que podría ser similar al Plan Marshall. Acordémonos que el Plan Marshall llevó, en 1947, a la reconstrucción de Europa después de la II Guerra Mundial, gracias a la inyección por los Estados Unidos de 16.000 millones de dólares (de la época), durante un período de cuatro años. En el caso de Venezuela, se han mencionado cifras del orden de los 60.000 millones de dólares, en donde el Fondo Monetario Internacional (FMI) ya está trabajando un plan de reconstrucción para el momento en que las circunstancias lo hagan viable.

La creciente presión internacional, aunada a severas sanciones financieras impuestas por los Estados Unidos, está buscando consensos para restablecer las condiciones en el país vecino, que permitan trabajar en su reconstrucción, en un lapso corto de tiempo (un año o incluso menos).

¿Cuál sería el rol de Colombia en la reconstrucción de Venezuela? ¿Los empresarios colombianos estarían preparados para participar en esa descomunal tarea? ¿Existe un plan del Gobierno con este propósito o en su lugar nos contentaremos con recibir y mantener a centenares de miles de inmigrantes forzados por la situación actual? Estos interrogantes y muchos más nos llevan a plantear la construcción de un plan estratégico para que Colombia además de apoyar al hermano país, prepare su industria, profesionales e instituciones para una oportunidad única de crecer a la par con su reconstrucción.

El Gobierno colombiano deberá coordinar con los países, Banco Mundial (BM), FMI y entidades multilaterales, los planes de ayuda y hacer valer las ventajas de Colombia como plataforma para organizar y facilitar las múltiples tareas que el plan de recuperación exigirá. Estas tareas también serían acometidas con la participación de empresarios y profesionales venezolanos de reconocida capacidad.

Muchas son las ayudas y a la vez oportunidades que se van a presentar. Es todo un país el que se deben reconstruir en todos sus ámbitos. Por supuesto, se debe primero realizar un diagnóstico para la identificación de las necesidades prioritarias, en termino de obras, sector salud, industria, sector de servicios, entre otros, que sirva como soporte a una planificación de las ayudas e inversiones a realizar. Como algunos campos a evaluar están:

* Suministro de alimentos y medicinas, inicialmente bajo condiciones de emergencia, en donde el asocio con empresas venezolanas pueden ser de gran valor, ya que al conocer las necesidades del país, pueden determinar mejor qué productos y cantidades son las requeridas y así armar la logística para actuar oportuna y eficientemente.

* Obras de infraestructura: vías, hospitales, escuelas, acueductos, planes habitacionales, puertos, aeropuertos y muchos más. Empresas colombianas, asociadas con empresarios venezolanos, pueden planificar en forma conjunta trabajos de mantenimiento o reconstrucción de instalaciones existentes, así como construcción de nuevas obras.

* Suministro de repuestos, ingeniería, maquinaria, refurbishment y puesta en marcha de industrias básicas, hoy paradas y desmanteladas. Conformación de equipos de trabajo con participación de personal venezolano y preparación de mano de obra.

* Planes agrícolas y restauración de empresas agrícolas para reanudar lo más pronto posible la producción de alimentos en el país.

* Rehabilitación del sector eléctrico de país. En este frente se requiere infinidad de trabajos, donde empresas colombianas y venezolanas podrán aunar esfuerzos para recuperar en forma expedita este vital sector.

*En el sector salud y de educación, se deberán conformar equipos de trabajo con personas venezolanas conocedoras del tema, para establecer la lista de prioridades y los recursos necesarios.

* Un capítulo aparte requiere la evaluación y los planes de recuperación de la industria petrolera. Un Comité de Expertos de primer nivel conformado por petroleros residentes en Colombia y en otros países, se encargaría de esta tarea fundamental para la recuperación de la hermana nación.

Preparar al país y a los empresarios nacionales para responder a las inmensas tareas que se habrán de realizar en su momento, es entonces una tarea para lograr efectos sociales y económicos de gran trascendencia para los dos países.

Coadyuvar en la creación de un Fondo de Cooperación para la Reconstrucción de Venezuela, que incluya ayudas humanitarias prioritarias de alimentos y medicinas, reconstrucción del tejido social y de las instituciones, restauración de los medios de producción agrícola e industrial y recuperación general del país, construir un Plan para la puesta en marcha y ejecución de las múltiples actividades establecidas; realizar un Diagnóstico para estructurar todo ello, se debe volver una prioridad en el corto plazo.

ll. ANTECEDENTES

* Venezuela tiene una población de 31,5 millones de habitantes y 7,5 millones de hogares. Con una inflación hoy del 25% semanal, la pobreza se ha expandido de un 48% en 2014 al 87% en 2017. El éxodo seguirá creciendo a la par con los niveles de empobrecimiento.

* En general, se ha extremado el deterioro de la estructura social, la infraestructura física, la industria, fabricas de alimentos y el sector productivo en general. La industria petrolera (de la que depende el 95% de la economía del país), ha sufrido la misma situación, en donde de 2,5 MBD en el 2013, se proyecta una caída en la producción a valores de 0,3 – 0,5 MDB en el 2019, según Moody´s. Esto sumado a la deuda adquirida que tiene Venezuela con China y Rusia, de unos 0,4 MBD, representa una crisis que prácticamente desaparecería la economía del país.

* Una caída de $21 billones de dólares en las importaciones de bienes de capital de los EEUU, en los últimos 7 años, da una idea del deterioro de la industria y los costos de su recuperación.

* Venezuela lleva 10 meses en hiperinflación. Los episodios hiperinflacionarios nunca duran en forma permanente, pues constituyen desequilibrios que empobrecen no sólo los hogares y empresas privadas, sino también a los Estados que la provocan. El empobrecimiento del Estado venezolano, ya muestra consecuencias políticas.

* La creciente presión internacional, aunada a severas sanciones financieras impuestas por los Estados Unidos, está buscando consensos para restablecer las condiciones en el país vecino, que permita trabajar en su reconstrucción, en un lapso que puede estar entre los 6 y 12 meses.

* El precedente de ConocoPhillips al embargar inventarios de crudo y productos en Curazao y otras islas de Caribe, hace prever mayores disrupciones en el flujo de ingresos, por las complicaciones que representa para PDVSA movilizar crudo directamente en aguas internacionales. Este contexto tiende a complicarse en la medida en la que los diferentes acreedores de ciertos papeles, que hoy permanecen en default, decidan avanzar en un proceso de litigio contra la estatal petrolera. El gobierno de Trump acaba de abrir la posibilidad de embargo sobre las acciones de Citgo por estos acreedores.

* Una nueva ronda de sanciones sobre PDVSA impondría complicaciones adicionales sobre el comercio de crudo en el exterior (sanciones sobre la posibilidad de asegurar los envíos, entre otros) y alterarían el nivel de ingresos, al acelerar la caída de producción petrolera (prohibición a la exportación de diluyentes y demás productos desde EEUU hacia Venezuela)

* Caritas estima que este año morirán 280.000 niños de hambre. La esperanza de vida languidece en los hospitales. La caída en la asignación de divisas a empresas importadoras de equipos, materiales e insumos, deja sus mayores secuelas en el sector de atención médica, cuyo margen de maniobra para la detección de enfermedades se ha hecho más delgado en los últimos cinco años. La Asociación Venezolana de Distribuidores de Equipos Médicos, Odontológicos, de Laboratorios y afines, precisa que de 157 empresas importadoras de equipos afiliadas, sólo 40 permanecen activas, lo que en términos porcentuales significa que apenas 25% del ramo se mantiene a flote. Las otras 117 compañías han dejado de operar forzadas.

* Venezuela es uno de los países más ricos en reservas naturales del planeta, comenzando por ser el número uno en reservas petroleras que llegan a 300 mil millones de barriles, por lo cual se ha planteado ya, hacer una reconstrucción del país con una iniciativa multilateral similar al Plan Marshall. Se han mencionado cifras del orden de los 60 mil millones de dólares y el FMI ya está trabajando un plan de reconstrucción para el momento en que las circunstancias lo hagan viable.

 lll. PRINCIPIOS Y VALORES

El Fondo para la Reconstrucción de Venezuela es una Institución conformada para dar apoyo humanitario y coadyuvar en la reconstrucción social y económica de Venezuela. Como tal nos desempeñamos dentro de Valores y Principios que privilegian la conducta personal y profesional de todas y cada una de las entidades y personas directa e indirectamente involucradas con la Organización. ¿Cuál?

Los valores rectores del Fondo para la Reconstrucción de Venezuela se basan en la solidaridad, la responsabilidad, la integridad y el respeto.

* El Valor Fundante que rige nuestra conducta y encausa nuestro esfuerzo es la solidaridad con la Nación Hermana de Venezuela y la atención inmediata y a mediano plazo de sus urgentes necesidades sociales, su desabastecimiento de alimentos, medicinas y todo tipo de servicios, así como coadyuvar en la recuperación y reconstrucción de los sistemas productivos e institucionales, fundamento irrenunciable para su retorno a la condición de sociedad civilizada y democrática

* Entendemos la responsabilidad como el esfuerzo conjunto, comprometido y solidario, para conseguir los objetivos institucionales, con un manejo eficiente de los recursos y el desarrollo sostenible del entorno prevaleciendo siempre el interés común sobre el particular.

* El actuar con integridad significa para nosotros coherencia entre lo que pensamos, decimos y hacemos dentro del ámbito tanto personal como en nuestra dedicación a la Organización. Esta integridad nos compromete al cumplimiento de los más altos estándares de ética y que todas nuestras decisiones conlleven a la cero tolerancia de la corrupción en sus diferentes modalidades.

* Y en fin, el respeto como el reconocimiento de los derechos de la contraparte, como valor fundamental para construir relaciones interpersonales y empresariales vigorosas y duraderas en beneficio de todos. Toda comunidad, toda persona y sus entornos ecológicos merecen la más alta consideración y cuidados, sin exclusiones ni discriminaciones.

Como Principios que fundamentan el comportamiento de cada uno de los miembros de nuestra Organización en el desarrollo de sus actividades personales y empresariales, acogemos estos enunciados:

* La verdad, que está por encima en todas las acciones y relaciones de la Organización.

* El cumplimiento, que se evidencia frente a los compromisos, normas y procedimientos.

* La rendición de cuentas, que permite demostrar la transparencia, calidad de la gestión y buen uso de los recursos, prevaleciendo el bien común por encima de los intereses particulares.

* El trabajo con profesionalismo, que contribuye a sobrepasar las expectativas en términos de costos y efectividad en los procesos.

* La exigencia y compromiso, que permite mantener y superar las metas en términos de tiempo y eficiencia

* La consideración y el cuidado, que sin exclusiones ni discriminaciones merecen las personas, comunidades y sus entornos

lV. OBJETIVOS

A. OBJETIVO GENERAL

Constituir una organización que vincule a gobierno, industria y entes multilaterales, en una iniciativa que a través de un fondo, reúna los recursos y medios necesarios para coadyuvar a la reconstrucción social y económica de Venezuela, en el marco de una serie de programas y acciones que devuelvan a la hermana nación su prosperidad, y a los venezolanos la oportunidad de crecimiento y su calidad de vida.

B. OBJETIVOS ESPECÍFICOS

* Formalizar una organización encargada de la administración y ejecución de los recursos y operaciones del Proyecto Esperanza.

* Promover la vinculación del sector productivo colombiano, para que la infraestructura y la industria del país, hagan parte activa y sirvan como base en la asistencia humanitaria, la reconstrucción y la reactivación económica de Venezuela.

* Auxiliar de manera inmediata a la población de Venezuela en condición de refugiados y a aquellos grupos sociales que se encuentran más vulnerables por la situación actual del país.

* Proporcionar bienes y servicios esenciales, para la atención de las necesidades vitales y básicas de las personas, con el fin que se salvaguarde su vida y que permita el sostenimiento diario de las mismas

* Estructurar las bases organizacionales y logísticas, que permitan la consecución de recursos y la administración de los mismos, con el objeto de apoyar las acciones necesarias que devuelvan a Venezuela, a su pueblo y economía, la estabilidad necesaria para que sea un país prospero de nuevo.

* Afianzar las acciones adelantadas para la reconstrucción de Venezuela, a través de la consolidación de sus instituciones y autoridades, y la reparación estructural del país y su economía.

V. PLAN DE ACCIONES TEMPRANAS

Entendiendo la realidad existente en el vecino país de Venezuela y con el designio de no permanecer inertes ante ella, se ha gestionado el Proyecto Esperanza, el cual tiene como objetivo orientar acciones que ayuden a una Nación hermana, a recuperarse de su situación actual, a través de la estructuración del Fondo de Cooperación para la Reconstrucción de Venezuela.

Para hacer de esto una realidad, primero se debe crear un Grupo de Trabajo, encargado de realizar las tareas de planificación y preparación de todo lo relacionado con los programas y acciones necesarias para cumplir con los objetivos de reconstrucción.

Al mismo tiempo, se establecerá de la mano con el gobierno nacional, la estructura jurídica e institucional del Proyecto Esperanza. Con este vinculo no solo se busca dar solidez al Fondo, sino generar legitimidad a aquellos entes multilaterales, países y por supuesto la industria y el sector privado Colombiano que se conviertan en los aliados de esta iniciativa, en donde a través de sus aportes, se conviertan en participes de los proyectos que se adelanten dentro del Fondo de Cooperación para la Reconstrucción de Venezuela.

Ahora, es a través de la realización de un Diagnóstico, que se analizará la situación actual de Venezuela y se cuantificarán las necesidades en materia de alimentos, medicinas, salud y servicios públicos, así como el estado de la infraestructura, la industria, la agricultura y el sector petrolero, entre otros.

También se evaluará la capacidad del sistema productivo colombiano y sus potencialidades de respuesta frente al balance de necesidades de corto, mediano y largo plazo del vecino país. De él se busca la generación de recomendaciones que permitan maximizar la participación de la industria y los distintos sectores productivos y económicos de Colombia, en el Plan de Reconstrucción.

El Diagnostico se convierte en la base para elaborar el Plan Maestro, que es la herramienta que da orden a la puesta en marcha y ejecución de los trabajos requeridos, a fin de atender las necesidades identificadas. En principio este Plan se tiene esbozado en una fase inmediata de “Atención Prioritaria” y tres fases para dar inicio a partir del corto plazo:

* Plan de Emergencia: Ayuda humanitaria (6 meses)

* Plan de Estabilización (18 meses)

* Plan de Recuperación (24 meses)

Vl. ORGANIGRAMA Y EQUIPO DE TRABAJO

Vll. ETAPAS DE DESARROLLO

A. ETAPA INICIAL

1. REALIZACIÓN DE UN DIAGNÓSTICO

Este documento deberá reflejar en cifras:

l. Balance de necesidades. Situación actual de la población venezolana frente a la atención de sus necesidades en alimentación, salud, educación, fuentes de trabajo y servicio públicos.

ll. Estado de la infraestructura: vías, puertos, aeropuertos, hospitales, colegios y demás instalaciones para el servicio de las comunidades. Identificar proyectos prioritarios, cronogramas e inversión.

lll. Estado de la industria clave para la recuperación del país, tomando como referencia la Venezuela de antes. Establecer un estimado de la inversión y el tiempo necesario para su recuperación.

lV. Sector agrícola y agroindustrial. Elementos básicos para su recuperación en términos de tiempo e inversión en insumos, maquinaria, herramientas y formación de mano de obra campesina

V. Un capítulo especial y tal vez el más importante, es el del estado actual de la infraestructura petrolera. Con la participación de expertos de la industria, se esboce un plan de recuperación de los campos petroleros y las refinerías, para generar recursos económicos propios que apuntalen la recuperación de Estado venezolano.

Vl. Identificar estrategias y producir recomendaciones al gobierno Colombiano, tendientes a coadyuvar en la recuperación del vecino país y asegurar un rol activo de Colombia en el Plan de Reconstrucción

Vll. Establecer las diferentes opciones de financiamiento del Fondo por parte de entidades e instituciones nacionales e internacionales. Experiencias de Planes de recuperación similares serán estudiadas para aportar experiencias.

2. ELABORACIÓN DEL PLAN MAESTRO

La segunda parte del estudio, es la construcción de un Plan Maestro para la puesta en marcha y ejecución de los trabajos requeridos, a fin de atender las necesidades establecidas en el Diagnóstico, divididos en tres fases:

* Plan de Emergencia: Ayuda humanitaria (6 meses)

* Plan de Estabilización (18 meses)

* Plan de Recuperación (24 meses)

En cada una de las etapas se deberá cuantificar los recursos materiales y económicos necesarios, así como la logística que permita la entrega oportuna y eficiente de las ayudas a las comunidades. Especial atención se deberá dar al diseño de las redes de distribución y las instituciones que deberán participar, a fin de evitar un mal uso de las mismas, o actos de corrupción a lo largo de la cadena.

Evaluar la capacidad del sistema productivo colombiano y sus potencialidades de respuesta frente al balance de necesidad es de corto, mediano y largo plazo. Producir recomendaciones que permitan maximizar la participación de la industria y los distintos sectores productivos y económicos de Colombia, en el Plan de Reconstrucción.

Estudiar distintas opciones y recomendar la estructura organizacional adecuada para la ejecución de cada una de las etapas del Plan.

B. ATENCIÓN PRIORITARIA

La situación actual de desplazamiento y condiciones precarias de vida en Venezuela, requiere de acciones inmediatas de atención a la población migratoria y a la población en condiciones de vulnerabilidad, en especial la niñez. Por ello un primero paso a gestionar dentro del Proyecto Esperanza, es la activación de un Programa de Atención Prioritaria que permita la recaudación de fondos de manera temprana, para dar inicio a un plan de distribución de ayudas básicas a este grupo de personas, en donde se puedan incluir alimentos, aprovisionamiento de refugios y kits medicinales, entre otros que se consideren esenciales.

Paralelo a la elaboración del Diagnostico y la definición del Plan Maestro, se adelantarán acercamientos previos con el Gobierno Nacional, entes multilaterales, las asociaciones, agremiaciones y demás aliados que aporten recursos y por ende, que entren a participar de la reconstrucción de Venezuela, desde las fases iniciales del Proyecto Esperanza.

Algo claro es que hay vidas de por medio y el tiempo es muy preciado para empezar a adelantar las acciones de ayuda de manera ágil, ordenada y planificada.

C. ACTIVACIÓN DEL PLAN MAESTRO

1. PLAN DE EMERGENCIA: AYUDA HUMANITARIA

l. Provisionar un fondo de ayuda humanitaria de por lo menos USD$20.000 millones, provenientes del FMI, BID, países y entidades multilaterales, para hacer llegar los suministros requeridos, durante los primeros 6 meses del Plan.

ll. Conseguir un aseguramiento o parte neutral para contrarrestar la corrupción que impediría que las ayudas lleguen a los necesitados

lll. Abastecer un 50% de la demanda nacional de alimentos y medicinas. La demanda mensual de alimentos es de unas 4 millones de toneladas

2. PLAN DE ESTABILIZACIÓN

l. Asegurar la recuperación y mantenimiento del aparato productivo, el sector agrícola, pecuario y agroindustrial, la industria, el transporte, el suministro de servicios públicos, la salud, educación, entre otros

ll. Apoyar a los sectores productivos, comerciales, industriales, campesinos y demás, con entrega de insumos, semillas, repuestos, herramientas y todo lo necesario para su reactivación.

lll. Crear empleos que permitan desplazar progresivamente el papel internacional de ayuda, a un nivel autosustentable, donde el venezolano recupere su autoestima con la producción y el trabajo digno.

lV. Mantener y sincerar los servicios públicos a precios internacionales, para evitar el contrabando de extracción.

3. PLAN DE RECUPERACIÓN

l. Generar atractivos para la inversión extranjera, aprovechando las oportunidades de explotación de los grandes recursos naturales de Venezuela, principalmente Petróleo y Gas.

ll. Potenciar la Ganadería y Agricultura como segmentos fundamentales para la recuperación del sustento de las familias venezolanas, a partir de su propio trabajo y esfuerzo.

Vlll. CAMPOS DE ACCIÓN PROYECTADOS

Bajo el contexto conocido en Venezuela, se identifican algunos campos de acción a considerar en cada una de las fases planteadas dentro del Plan Maestro.

Se considera que dentro del desarrollo de los proyectos de ayuda y asistencia, hay un amplio rango de acción y participación para sectores productivos relacionados con:

* Alimentos

* Salud

* Medicamentos y productos farmacéuticos

* Hidrocarburos

* Energía

* Construcción e Infraestructura

* Industria

* Comercio

* Banca

* Minería

* Servicios de Consultoría

* Servicios Públicos

* Vivienda

* Servicio de Transporte y Carga

* Agropecuario y Forestal

* Pesca y Acuicultura

* Comunicaciones e Información

* Calzado y Confecciones

* Distribución de combustibles

* Generación de energía

* Hotelería y Turismo

* Productos de higiene personal

* Servicios de Emergencia

* Consultoría Social y Ambiental

* Educación

* Cultura y Deporte

* Ciencia, tecnología e innovación

Ahora, acorde a los resultados generados a partir del Diagnostico y a las iniciativas u oportunidades que traigan los aliados de esta causa de ayudar a un país hermano, los campos de acción podrán variar, siempre en miras de ampliar las posibilidades de devolver a Venezuela el esplendor que una vez tuvo como nación.

A. ATENCIÓN PRIORITARIA

l. Alimentación: Programa de alimentación para refugiados, la niñez y grupos vulnerables en Venezuela.

ll. Refugio y Manutención: Programa de aprovisionamiento de refugios y dotación a población migrante

lll. Medicamentos: Programa de distribución y entrega de Kits Medicinales

B. ACTIVACIÓN DEL PLAN MAESTRO

1. PLAN DE EMERGENCIA: AYUDA HUMANITARIA

l Alimentación: Programa de atención alimentaria.

ll. Salud: Programa de Salud Pública.

lll. Energía y Combustibles: Programa de apoyo al suministro de Energía y Combustibles.

2. PLAN DE ESTABILIZACIÓN

l. Asesoría y Acompañamiento:

* Planificación Nacional

* Economía, Finanzas y Banca Pública

ll. Consultoría (Institucionalidad y Estado):

* Programa de fortalecimiento de la democracia, institucionalidad y presencia Estatal.

* Programa de reconstrucción de las relaciones interiores, el dialogo y la Paz.

* Plan de restablecimiento de la Justicia.

lll. Servicios Públicos:

* Programa de Seguridad y funcionamiento del Servicio Penitenciario.

* Programa de restauración de la operación efectiva de los Servicios de Emergencia.

* Programa de restauración de los Servicios Públicos.

* Programa de funcionamiento del Servicio de Transporte

lV. Reconstrucción Social:

* Programa para la Participación de la Sociedad y las Minorías.

* Programa de Protección Social.

* Programa para la Mujer y la igualdad de género.

V. Educación, Cultura y Deporte:

* Programa de fortalecimiento de la Educación y las Instituciones Universitarias.

* Programa para el desarrollo de la Juventud.

* Programa de Cultura y Deporte.

Vl. Actividades Económicas:

* Programa de restablecimiento de las Industrias Básicas y Estratégicas.

* Programa de desarrollo del Comercio Interior y la Economía Comunal.

* Programa de recuperación del Trabajo y la Seguridad Social.

* Programa productivo para la Agricultura, Ganadería, la actividad Forestal y las Tierras de Venezuela.

* Programa productivo para la Pesca y la Acuicultura.

Vll. Hidrocarburos:

* Plan de Desarrollo Nacional de los Hidrocarburos.

* Plan de Desarrollo Nacional de la Minería Sostenible.

Vlll. Programa para la recuperación del Medio Ambiente y el Agua

PLAN DE RECUPERACIÓN

l. Asesoría y Acompañamiento para el Fortalecimiento Estatal de Venezuela:

* Fortalecimiento de las Relaciones Exteriores.

* Soberanía, Territorio y Fronteras de Paz.

ll. Infraestructura:

* Proyecto para la reconstrucción de Caracas.

* Programa para la gestión y desarrollo de nuevas obras públicas, infraestructura y las facilidades de servicios públicos.

* Programa para la reconstrucción del sector energético, la generación y distribución de energía.

* Programa de reacondicionamiento de la infraestructura nacional de Transporte terrestre, acuático y aéreo.

lll. Comunicaciones:

* Programa de Comunicaciones e Información

lV. Economía y Producción Nacional:

* Programa para la reactivación de la Industria y la Producción Nacional.

* Programa de Fomento Empresarial.

* Programa de Ciencia, Tecnología e Innovación.

* Programa para la recuperación de la industria del Turismo.

* Plan de Comercio Exterior.

* Programa para la reactivación de la Inversión Internacional.

V. Construcción y Vivienda:

 * Programa para el fomento de la Construcción.

 * Programa de hábitat y la construcción de vivienda.

2 comentarios sobre “Exclusiva: Proyecto Esperanza, la intervención colombiana

  • el noviembre 21, 2018 a las 9:36 pm
    Permalink

    LOS COLOMBIANOS PLANIFICANDO COMO SI ELLOS VIVIERAN EN UN PARAISO,SEA DE IZQUIERDA O DE DERECHA LOS PROBLEMAS DEL VENEZOLANO LO RESOLVEMOS NOSOTROS LOS VENEZOLANOS……

    Respuesta
    • el noviembre 25, 2018 a las 9:02 am
      Permalink

      LAS propias ratas ya no les queda petroleo se bajaron los pantalones el peor pais

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: