A 99 años de la muerte de José Gregorio Hernández (l)

La mañana del día en que iba a morir, el doctor José Gregorio Hernández estaba de plácemes; cumplía 31 años de haber aprobado su examen de grado en la Facultad de Medicina y la tarde anterior se había firmado en Versalles el tratado que oficialmente ponía fin a la Gran Guerra.

Como hacía siempre, se levantó poco antes de las cinco y rezó el Ángelus; luego dirigió sus pasos al vecino templo de la Divina Pastora donde oyó misa y comulgó. Cuando salió de allí el frío había amainado, miró en torno suyo, saludó cordialmente a los vecinos y fue a cumplir con la tarea que se impuso como ofrenda, muchos años antes, en la tumba de su madre: atender y dar aliento diario a sus enfermos más pobres.

A las siete y treinta estaba de regreso en casa. Comió pan untado con mantequilla, unas lonjas de queso y tomó guarapo de papelón, frugal alimento servido por su hermana María Isolina del Carmen. De metódico espíritu franciscano se dispuso luego a hacer lo que habitualmente hacía, ordenar su modesto consultorio y verificar la lista de pacientes que solicitaban su atención aquel día. Al terminar con ellos pasó a ver a los niños del Asilo de Huérfanos de la Divina Providencia y a los enfermos del hospital Vargas.

Cuando volvió a casa poco antes de mediodía, María Isolina lo recibió con una grata sorpresa, Dolores, su amantísima cuñada, le había enviado como obsequio una jarra de carato de guanábana, uno de los pocos placeres que se permitía el médico asceta. Bebió dos vasos de aquel rico zumo y se fue a la iglesia de San Mauricio para la contemplación diaria del Santísimo Sacramento. A las doce en punto, al toque del Ángelus, rezó el Ave María y regresó para almorzar.

José Gregorio Hernández

La última comida de su vida consistió en sopa, legumbres, arroz y carne. Mientras comía recordó a Isolina que aquella tarde les visitarían su hermano César y su sobrino Ernesto, quienes conversarían con él los arreglos de un proyectado viaje a la isla de Curazao. Consumido el almuerzo, Hernández se sentó a reposar en una silla mecedora. A la una y media pasó a visitarlo un amigo que deseaba felicitarle por el aniversario de su graduación. Al encontrarle regocijado, el amigo le preguntó curioso:

-¿A qué se debe que esté tan contento doctor?

–¡Cómo no voy a estar contento!– Respondió Hernández con un brillo especial en la mirada –¡Se ha firmado el Tratado de Paz! ¡El mundo en paz! ¿Tiene usted idea de lo que esto significa para mí?

El amigo complacido lo secundó en su entusiasmo y entonces el médico acercándose a él y bajando la voz, le dijo en tono íntimo.

–Voy a confesarle algo: Yo ofrecí mi vida en holocausto por la paz del mundo… Ésta ya se dio, así que ahora solo falta…

Un gesto radiante interrumpió su frase, el otro se alarmó un poco por lo que acababa de escuchar pero no imaginó lo cerca que estaba de cumplirse aquella ofrenda.

Titulo Original de conducir del Sr. Fernando Bustamante

El hombre que mató a José Gregorio

A los 28 años, Fernando Bustamante experimentaba la felicidad del hombre llano; poseía un taller mecánico; estaba casado; tenía dos hijos y su esposa estaba encinta. Sus seres más queridos disfrutaban de buena salud, especialmente su madre que recientemente había sido tratada y curada por el doctor José Gregorio Hernández, amigo y antiguo profesor de Bustamante en los tiempos en que éste estudiaba bachillerato. En 1918, año de la terrible gripe que asoló al mundo, el doctor Hernández arrebató de las garras de la muerte a la hermana del mecánico. Agradecido con el noble galeno, Fernando Bustamante le pidió ser el padrino del hijo que estaba por nacer, honor que José Gregorio aceptó conmovido.

El domingo 29 de junio de 1919, Bustamante cerró el taller a la 1:30 de la tarde. Tenía hambre y lo único que deseaba era llegar a comer. Trece días antes, la Gobernación le había otorgado el certificado que lo autorizaba a conducir automóviles, con lo que pasó a ser oficialmente el “chauffer”, número 444 de la ciudad. Abordó su Essex 1918, precioso ejemplar de la famosa serie “Súper Six”, fabricado en Detroit por la casa Hudson y comenzó a subir por las angostas y solitarias calles rumbo a La Pastora.

Cercana a la montaña que separa a Caracas del mar, La Pastora era por entonces el lugar predilecto para vivir, por su tranquilidad y clima siempre agradable. En las madrugadas se oía el armónico paso de mulas que bajaban cargadas de mercancías por el viejo camino de los españoles y que los arrieros llevaban a la zona comercial de la ciudad. De cuando en cuando pasaba algún tranvía que por módico precio llevaba a los viajeros hasta el opulento barrio de El Paraíso haciendo escala en la Plaza Bolívar.

Justo allí y poco antes de que Bustamante emprendiera la marcha, Mariano Paredes, motorista de la unidad 27 de la compañía de tranvías eléctricos, esperaba pasajeros que llevar a La Pastora. El coronel Eduardo Baptista, quien vivía en el 211 de Santa Ana a Providencia, subió ágilmente por uno de los estribos y fue a sentarse atrás. En los asientos delanteros estaba el joven empresario Juan Antonio Ochoa y saltando de un puesto a otro para cobrar los pasajes, el colector Alfonso Timaury. A las dos en punto, la pesada máquina comenzó a moverse.

Quince minutos después entraban a La Pastora. Mariano Paredes paró el tranvía frente a la zapatería vecina a la botica de Amadores para que bajara uno de los pasajeros. En la casa de enfrente, el número 29 de la esquina de Guanábano, la señorita Angelina Páez veía pasar la vida sentada en el poyo de la ventana. No imaginaba que estaba a punto de presenciar uno de los hechos más terribles y tristes de la historia venezolana.

Camino a la muerte

José Gregorio Hernández seguía sentado al lado de la gran imagen de yeso de San José que tenía en la sala de su casa. Varios amigos habían pasado a congratularlo por su aniversario de grado. Como todos los domingos, esperaba compartir la tarde en familia hasta que llegara la hora de la misa vespertina. A las dos, tres aldabonazos estremecieron la vieja puerta de madera en la casa de los Hernández. Al abrirla, Isolina se halló frente a un vecino alarmado que preguntaba por su hermano. El médico salió al encuentro del recién llegado quien le urgió a que ocurriera a la cuadra de Cardones, donde una de sus pacientes, una anciana de escasos recursos, se encontraba gravemente enferma.

Con la presteza del caso, el doctor tomó su borsalino y salió al encuentro de la necesitada; en la siguiente esquina entró a la botica de Amadores para comprar unas medicinas, pues sabía que la pobre señora no tenía dinero para adquirirlas. El boticario Vitelio Utrera preparó rápidamente la fórmula indicada por el doctor Hernández y se la entregó.

Una cuadra más abajo aparecía el Essex de Fernando Bustamante, quien tocó el claxon al tomar el desvío de Guanábano a Amadores; al ver el tranvía parado en la esquina embragó a tercera y giró el volante a la izquierda, el coronel Baptista le vio rebasar al coche eléctrico a unos 30 kilómetros por hora. Poco antes, el pasajero Juan Antonio Ochoa había visto al doctor Hernández salir de la botica y colocarse frente a la unidad conducida por Paredes; apurado como estaba por el estado de la paciente, el médico se dispuso a cruzar la pequeña avenida para bajar a Cardones.

–Ni él pudo ver el carro, ni yo lo pude ver a él– relataría 30 años después Fernando Bustamante al entonces joven reportero Oscar Yanes, en una entrevista que concedió al periódico donde éste laboraba, con la expresa condición de que su nombre no fuera revelado.

En el expediente que comenzó a sustanciar, el mismo 29 de junio de 1919, el Juzgado de Primera Instancia en lo Criminal y que se encuentra archivado en la Oficina Principal del Registro Público de Caracas; el involuntario homicida y las personas que se hallaban en el lugar al momento de ocurrir el desgraciado suceso, dan una detallada relación del mismo, exponemos en primer lugar la declaración de Bustamante:

“Al rebasar el tranvía marchando en tercera, vi que alguien, inesperadamente, se me puso al frente. Intentando no aporrearlo, giré el volante a la izquierda, pero ya era demasiado tarde; el guardafangos de mi auto golpeó la pierna de esta persona que por el impacto fue a dar varios metros adelante.

 Yo entonces detuve el auto a ver si se había parado, pero lo vi en el suelo y reconocí al Dr. José Gregorio Hernández, y como éramos amigos y tenía empeñada mi gratitud para con él por servicios profesionales que gratuitamente me había prestado con toda su solicitud, me lancé del auto y lo recogí ayudado por una persona desconocida para mí.

 Le conduje dentro del auto y entonces en interés de prestarle los auxilios necesarios le llevé tan ligeramente como pude al Hospital Vargas, hable con el policía de guardia y le expliqué lo que había sucedido. Rápidamente se acercó un interno y entre todos llevamos al doctor adentro; como en ese momento no había ningún médico en el hospital me fui a buscar al Dr. Luis Razetti, encontrándole en su casa. Al llegar al hospital un sacerdote que venía saliendo nos dijo que ya el Dr. José Gregorio Hernández había muerto”.

La persona que ayudó a Bustamante a recoger y trasladar al doctor Hernández al centro asistencial era el señor Vicente Romana Palacios que avisado por su hermana, salió corriendo de la casa a ver qué había pasado y el cura que le dio la trágica nueva de su muerte fue Tomás García Pompa quien por muchos años ejerció como capellán del Hospital Vargas. García Pompa fue quien impuso al Dr. Hernández los santos óleos y le dio la absolución bajo condición.

Angelina Páez, la señorita que estaba en la ventana de su casa, contó luego que al momento de ser impactado, José Gregorio Hernández exclamó: “¡Virgen Santísima!”.

Cuando ocurrió el fatídico accidente el reloj marcaba las 2:15 de la tarde.

José Gregorio Hernández graduado de médico Universidad Central de Venezuela Caracas 1888 a los 24 años

Médico-Cartujo. Seminarista-Médico

Del matrimonio formado por Benigno Hernández y Manzaneda y Josefa Antonia Cisneros nació el 26 de octubre de 1864, en el pueblito andino de Isnotú, un niño al que bautizaron como José Gregorio, su padre se dedicaba al comercio y su madre a labores del hogar.

Por línea materna este niño descendía del famoso cardenal Francisco Jiménez de Cisneros quien fuera confesor de Isabel la Católica, fundador de la universidad de Alcalá y gran impulsor de la cultura en su época. Por vía paterna José Gregorio se emparentaba con Francisco Luís Febres Cordero Muñoz, eminente educador y escritor, miembro de la Academia Ecuatoriana de la Lengua, y correspondiente de la Real Academia de la Lengua Española.

Su madre, una mujer muy devota falleció cuando él tan solo tenía ocho años pero dejó impregnada en la personalidad del infante una fuerte religiosidad. Al alcanzar la adolescencia se traslada a la ciudad de Trujillo para estudiar el bachillerato en el Colegio Federal de Varones. Su primer maestro, Pedro Celestino Sánchez, quien regentaba una escuela privada en Isnotú, notaría muy pronto las habilidades e inteligencia del pequeño por lo que señaló a su padre que debía aprovechar las cualidades del niño recomendándole que lo enviara a la capital del país.

Con trece años cumplidos el joven estudiaba en el colegio Villegas de Caracas, allí obtuvo en 1884 el título de bachiller en Filosofía. Cuenta Guillermo Tell Villegas regente del famoso colegio que José Gregorio era poco dado a jugar con sus compañeros y prefería pasar el tiempo libre en compañía de libros. A corta edad ya conocía a los clásicos y se auto impuso con mucha disciplina la obtención de una vasta cultura enciclopédica.

A los 17 años ingresa a la Universidad Central de Venezuela para estudiar leyes pero el padre, conociendo la natural inclinación de su hijo por ayudar a los demás, lo anima a emprender la carrera de Medicina, éste lo hace ingresando por Biología. Al graduarse de médico el 29 de junio de 1888, José Gregorio Hernández era dueño ya de inconmensurables conocimientos. Hablaba inglés, francés, portugués, alemán e italiano y dominaba el latín; era filósofo, músico y tenía además profundos conocimientos de teología. Para cumplir la promesa hecha a su madre y con el deseo personal de ayudar a sus paisanos se traslada a ejercer la medicina en su pueblo natal.

El 30 de julio de 1889 regresa a la capital para dar comienzo a una brillante labor científica. Ese mismo año el Presidente de la República, Dr. Juan Pablo Rojas Paúl decide enviarlo a hacer el postgrado en las universidades de París y Berlín con el objetivo de que estudiara teoría y práctica en las especialidades de microscopía, histología normal y patológica, bacteriología y fisiología experimental; para tal fin le fue otorgada una beca de 600 bolívares mensuales.

Estando en Europa fallece su padre quien le deja en herencia algunos bienes que él de manera desprendida decide traspasar por completo a los hijos de su hermana María Sofía. Regresa en 1891 para dedicarse a enseñar todo lo que había aprendido y funda algunas importantes cátedras en la Universidad Central de Venezuela. Su clientela crece día a día a la par que crecía su prestigio como científico llegando a tener la más amplia lista de pacientes en Caracas.

José Gregorio Hernández-en el centro

En el campo filosófico Hernández se declara partidario del creacionismo, imbuido por un fuerte espíritu religioso que lo llevaría años más tarde a intentar consagrarse a la vida monástica. En 1907 con 43 años cumplidos y luego de haber prestado importantes servicios a su patria, el Dr. José Gregorio Hernández comunica a monseñor Juan Bautista Castro, arzobispo de Caracas, su decisión de entregarse en cuerpo y alma a la vocación religiosa, éste que por muchos años había sido consejero espiritual del médico, muestra ciertas reservas pues considera que aún eran muchos los servicios que podía prestar al país en su condición de científico.

Finalmente decide aprobar su vocación y lo envía al convento de la orden de San Bruno en La Cartuja de Farneta, cercana al pueblito de Lucca, en Italia. Allí, luego de cumplir con los protocolos de admisión, fue aceptado bajo el nombre de Hermano Marcelo el 29 de agosto de 1908, siéndole asignada una de las celdas donde debía observar rigurosas normas y someter al cuerpo a constantes mortificaciones, entre ellas privarse de comer o beber por días enteros, evitar por completo el contacto con otros seres humanos incluyendo a sus propios hermanos religiosos, soportar temperaturas de varios grados bajo cero pues no podía procurarse en modo alguno ninguna forma de calor mientras estuviese en la celda como novicio. Todo esto llevó a que Fray Marcelo, pese a estar espiritualmente motivado, tuviera que desistir pues su salud se vio gravemente comprometida.

El maestro de novicios Ettienne Arriat, consideró prudente y así lo recomendó al Padre General de la Orden, que Fray Marcelo volviera a ser el doctor José Gregorio Hernández y que regresara a Venezuela para recuperar totalmente la salud. Por esa razón, y contra su voluntad, José Gregorio se vio precisado a dejar los hábitos y a abandonar la Cartuja de Farneta, ocho meses después de haber ingresado en ella.

El 21 de abril de 1909, el vapor “Cittá di Torino” dejaba en el puerto de La Guaira a un abatido José Gregorio quien temeroso de las burlas que lo podían esperar en Caracas, prefirió pasar la noche en una pensión de la calle Los Baños en Maiquetía. Desde allí escribió y envió una carta a su dilecto hermano César en la que explicaba a la familia el motivo de su regreso y sus planes inmediatos. En líneas escuetas contó que un mes antes, el superior de los Cartujos le había comunicado que no podía admitirlo por no tener vocación para la vida contemplativa, que su lugar estaba en la vida activa por lo que le recomendaba ingresar en la orden de los Jesuitas o que se hiciera sacerdote secular. En la parte final de la carta le decía al hermano que le había escrito al arzobispo de Caracas, pidiéndole que lo recibiera en el seminario y le pidió que fuera a ver al prelado para saber qué decisión había tomado.

Al enterarse de que la respuesta había sido positiva, José Gregorio subió de incógnito a la capital y se instaló en el seminario. El 24 de abril, el diario La Religión anunciaba con bombos y platillos el regreso al país del doctor Hernández e informaba a sus lectores que éste había sido recibido en el Seminario Mayor de Caracas. Esto provocó una verdadera avalancha de visitantes que alteró grandemente la cotidiana paz del recinto. Familiares, amigos, estudiantes de medicina, antiguos pacientes y colegas querían pasar a verle para testimoniarle su afecto y respeto.

Mas, la llegada del médico, ahora seminarista, revivió en la ciudad el debate que se dio meses antes, cuando éste partió a la Cartuja de Farneta, sobre cuál debía ser el lugar a ocupar por tan eminente personaje, si la universidad como profesor titular o la Iglesia. El doctor Luis Razetti, quien siempre fue gran amigo de Hernández pese a no compartir sus ideas, lideró el debate por parte de la ciencia. Este otro sabio preguntó:

“¿Donde es más útil a la sociedad, en el laboratorio o en el seminario? Nadie tiene el derecho a censurar el acto en sí realizado por el doctor Hernández pero todos debemos lamentar su extrema decisión porque sustrae a nuestra actividad un elemento útil (…) apaga en la universidad una luz y resta una inteligencia en el concierto de las actividades científicas del país”.

Atendiendo aquellas razones, de la forma más inteligente, el arzobispo, monseñor Juan Bautista Castro, aconsejó a Hernández:

José Gregorio Hernández Caracas 1893 a los 29 años

–Usted debe volver a la universidad. La juventud lo necesita.

José Gregorio, más por un acto de obediencia que por deseo, accedió a volver a la vida civil. A los pocos días estaba dando clases en la universidad y participando en investigaciones científicas, pero con el secreto propósito de reintentar su ingreso en alguna otra orden monástica. Es por ello que, sin que casi nadie lo supiera, buscó empleo como oficial de carpintería en un pequeño taller ubicado entre San Isidro y Monte Carmelo.

Todas las tardes, al salir de la universidad, el hombre se dirigía a orar en la Santa Capilla, luego con paso ligero cruzaba la avenida Este 1 (actual avenida Urdaneta) en dirección norte. Subía a pie hasta San José del Ávila y una vez en la carpintería, apartaba sombrero y saco, se arremangaba la camisa, cogía un serrucho y ponía manos a la obra. Sabía que su fracaso como Cartujo se debió fundamentalmente a la falta de fuerzas físicas y con esto esperaba acostumbrar a su débil cuerpo a las labores rudas.

En 1913 se registró su tercera tentativa, Corrió el rumor en Caracas de que el doctor Hernández se había embarcado para Roma con la intención de ingresar en el Colegio Pío Latino Americano, pero poco tiempo después sus paisanos se enteran con alarma de que el médico se encuentra sumamente grave. En efecto, una seria dolencia que lo puso al borde de la muerte, marcó su tercer fracaso. El consejo fue el mismo de las veces anteriores: Regresar a la vida laica y desde allí servir al señor. Así que decidió entonces llevar una existencia simple y en oración al lado de su hermana Isolina y ayudando como médico a sus pacientes más necesitados.

Así lo encontramos en junio de 1919 cuando el lamentable accidente le quitó la vida.

La mala noticia

César Hernández y su hijo Ernesto conversaban con Isolina, en la misma salita donde minutos antes les esperaba José Gregorio, la mujer les comunicó que el doctor había tenido que salir precipitadamente a ver a una anciana que estaba grave.

De pronto repicó el teléfono, Isolina colocó la bocina en la oreja al tiempo que saludaba. César la vio palidecer.

–¿Cómo? ¿Que a José Gregorio lo estropeó un automóvil?

La familia entera salió en dirección del hospital Vargas para obtener noticias, cuando llegaron supieron que estaba muerto con solo ver la grave expresión en el rostro de las personas que lo habían llevado.

Como causa del deceso se señaló fractura en la base del cráneo. El velatorio, que en un primer momento decidió la familia realizar en el número 57 de Tienda Honda a Puente Trinidad, terminó llevándose a efecto en el paraninfo de la Universidad Central de Venezuela donde miles de caraqueños acudieron a rendir sus respetos al querido y admirado médico. El 30 de junio, día de las exequias la ciudad se paralizó. El cortejo fúnebre que partió a las 4 de la tarde no pudo llegar al cementerio sino a las nueve de la noche. Era tal el mar de gente que lo acompañaba. Su tumba quedó tapada por una montaña de flores como tributo de un pueblo que le admiraba y agradecía todo el bien que aquel sabio obsequió con humildad y desprendimiento.

El juicio de Fernando Bustamante

El jueves 3 de julio de 1919, el juez Alejandro Sanderson decretó la detención en la cárcel pública de Fernando Bustamante, de acuerdo con lo previsto en el artículo 151 del Código de Enjuiciamiento Criminal. El día 4, el indiciado y varios de los testigos rindieron declaración. Desde el principio todos coincidieron en señalar que el suceso se debió a un infortunado accidente y que no había habido de parte del acusado intención alguna de causar daño.

El proceso continuó todo aquel mes. El día 30, el señor Ramón Gómez Valero, fiscal del Ministerio Público dirigió un oficio al juez Sanderson por el que la Fiscalía imputaba a Bustamante el delito de homicidio por imprudencia y solicitaba la pena corporal correspondiente. El primero de agosto, los miembros de la familia Hernández enviaron un escrito al juez en el que aclaraban que ellos no solicitaban castigo alguno para Fernando Bustamante pues estaban convencidos de que el suceso en el que pereció el doctor Hernández se debió a un accidente, sin intención delictuosa. Creían que lo sucedido aquella tarde del domingo 29 de junio, era la voluntad de Dios y se conformaban con acatar el designio divino.

El noble gesto de la familia del médico llevó al fiscal a rectificar su pedido. El 17 de noviembre envió un escrito al juez de la causa en el que exponía su convicción de que no existía culpabilidad alguna en Fernando Bustamante y por lo tanto pedía respetuosamente que el veredicto fuera absolutorio. El 2 de diciembre de 1919 el expediente, que constaba de 55 folios fue remitido a la Corte Superior Penal. Finalmente el 11 de febrero de 1920, la Corte confirmó la absolución que se había dado días antes en primera instancia, y dispuso que se librara la respectiva libreta de excarcelación.

El acusado estaba libre, pero la terrible imagen del momento en que dio muerte a su amigo José Gregorio lo acompañaría como una pesadilla por el resto de su larga vida. Fernando Bustamante rindió su último aliento el 1° de noviembre de 1981, tenía 90 años. Su muerte ocurrió el día que la Iglesia católica reserva a todos los santos.

Mariana Alarcón y Pedro Revette

www.cronicasdeltanato.wordpress.com

@TanatosCrónicas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: