John Paul Rathbone ya no es editor para América Latina del importante periódico financiero británico, The Financial Times (FT).

En su artículo de despedida, el editor rememora sobre una década de reportajes y los altos y bajos de la región. Alega que la década no era “perdida” como en los años 80, sino fue una “década ganada”. Rathbone recuerda que en 2009 la región estaba en la cúspide de la “ola rosada”; la elección de Hugo Chávez en 1998 marcó el primer cambio real en la región y por el año 2009, 17 de las 20 repúblicas de América Latina tuvieron gobiernos de centro izquierda o de izquierda. Pero una década después Chávez y Fidel Castro están muertos, se acabó la guerrilla en Colombia, Lula da Silva está en la cárcel, Rafael Correa está en el exilio, Alan García de Perú se suicidó y la mayoría de los países se gobiernan por regímenes derechistas o centro derecha. Sin cinismo Rathbone es de la teoría de que algunas cosas nunca cambian en América Latina: Evo Morales, Daniel Ortega, Bouterse y Nicolás Maduro están afincados al poder y los peronistas están en ascenso en Argentina, a pesar de una inflación galopante.

John Paul Rathbone

El periodista no se deja vencer por la desesperación con la pérdida de todo lo bueno. La violencia y el crimen siguen como antes, el ambiente está bajo amenaza, las enfermedades han aumentado y el Caribe sufre de peores tempestades cada año. El populismo y la elección de “salvadores nacionales” volvieron a la escena. Rathbone no abandona la esperanza con América Latina: “¿quién podría haber imaginado que uno los hombres más ricos de Brasil, Marcelo Odebrecht pasara una noche en la cárcel?” Conclusión: para Rathbone ha sido un privilegio ser editor para América Latina, sufriendo momentos de desesperación, cometiendo algunos errores y escapando del tifus. Regresa al Reino Unido después de un tiempo en Japón.

Rathbone revela un lado humanista en una pieza sobre una visita que hizo a Petare al Padre Pepe que está construyendo un convento fuera de la ciudad y que trabaja con los manos, a pesar de tener 75 años. El editor vivía en los años noventa en Caracas como corresponsal y ahora acompañó a un monje benedictino, amigo, actuando como su traductor. El monje ha venido a Venezuela siete veces para predicar las virtudes de la meditación y los tres amigos fueron a visitar una escuela de Fe y Alegría en Petare, donde a los niños les gusta la meditación como alternativa al ruido y los disparos del barrio. Bueno, surgen las contradicciones porque la noche anterior degustaron una botella de whisky de 30 años y después de la visita comieron pabellón criollo en el Country Club de Caracas. Concluye Rathbone que una crisis puede sacar lo peor de la gente pero también lo mejor. Para el monje la “humanidad profunda existe en lugares inesperados y aun entre enemigos y existe la posibilidad de perdón y reconciliación con tal de que haya una mentalidad meditativa”.

John Ridding

No se sabe si la salida de Rathbone coincide con las políticas internas del periódico que ahora es parte del Grupo Nikkei. 6 meses atrás el sindicato de periodistas de FT pasaron una moción de no confianza contra John Ridding, el ejecutivo principal por la “falta de transparencia”, mala gobernanza y el salario excesivo de Ridding. La compañía Pearson, ex dueño de FT, vendió el local de FT obligándolo de volver a su vieja sede. Los japoneses, mientras tanto, inician una búsqueda para un editor nuevo para remplazar a Lionel Barber, editor desde 2005. Además FT se retiró de un evento homenajeando a Jair Bolsonaro en Nueva York el próximo mes después de una campaña de activistas gay-lesbianas. FT ha tenido éxito en alcanzar un millón de suscriptores en línea por primera vez. Esta pregunta sobre el rol de Rathbone en aquella turbulencia interna de FT no quita su apertura y gentileza para recibir a editores internacionales como nuestro editor, Miguel Salazar y escuchar sus opiniones. Un caballero.

Vanessa Neumann y Juan Guaidó

The Times informa sobre el representante (embajadora) del Sr. Guaidó en Londres, Vanessa Neumann, la ex novia de Mick Jagger. Ella está en Londres para “otro asalto” y esta vez con apoyo del estado británico. Su nombramiento, según, ha sido aprobado por el Ministerio de Exterior británico. Se queja que no tiene oficina, o salario, que se autofinancia y se aloja en la casa de un amigo en el oeste de Londres. El periodista nos alerta que ella se mueve entre dos mundos: la alta sociedad y simposios políticos sobre lavado de dinero y el narcotraficante, su especialidad. Quiere que UK trate al régimen de Maduro como la “organización del crimen trasnacional que es”, que empiece a agarrar bienes y que expulse a la embajadora Rocío Maneiro. Lo que más quiere es tomar posesión de cualquiera de las tres propiedades diplomáticas que pertenecen a Venezuela. Pero dice que el embajador británico en Venezuela está jugando un rol importante y por lo tanto, no quiere que ataquen a la Embajada británica o que expulsen al embajador británico.

Patrick O´donoghue

Patrick.vheadine@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: