La épica historia de Jadav Payeng, el hombre que creó un bosque + (Video)

Cuando en 1953, el escritor francés Jean Giono escribió la historia de “El hombre que plantaba árboles“, parecía tan real, que los lectores pensaron que el personaje central de Elzéard Bouffier era una persona viva. Más tarde, el propio autor aclaró que se había inventado el personaje con el propósito de hacer sentir a sus lectores el amor por la naturaleza, los bosques y el esfuerzo humano por no destruir la sostenibilidad del planeta.

Jadav Payeng

Una historia épica que bien podría corresponder en una historia real a Jadav Payeng , que a pesar de no haber oído nunca hablar del libro de Giono, bien podría ser el ‘Bouffier’ del estado indio de Assam. Plantar, plantar y plantar árboles fue el ardua labor que él solito y durante casi 30 años dedicó este residente en una isla en medio del río Brahmaputra. Esta es la historia de un creador de un bosque y además verdadera…

Una historia épica que bien podría corresponder en una historia real a Jadav Payeng , que a pesar de no haber oído nunca hablar del libro de Giono, bien podría ser el ‘Bouffier’ del estado indio de Assam. Plantar, plantar y plantar árboles fue el ardua labor que él solito y durante casi 30 años dedicó este residente en una isla en medio del río Brahmaputra. Esta es la historia de un creador de un bosque y además verdadera…

Sin ningún tipo de protección arbórea, el calor y las inundaciones fueron el resultado de esta terrible carnicería. Desolado, el joven Payeng se sentó y lloró sobre sus formas sin vida. Días después alertó al departamento forestal de la necesidad de tomar medidas. Les preguntó si podían plantar árboles allí. Los responsables del departamento forestal entre risas le hicieron saber que en esa zona nada volvería a crecer.

“Fue doloroso, nadie estaba interesado y nadie había para ayudarme”.

Dejando los estudios y su casa, comenzó a vivir en una cabaña en el banco de arena. A diferencia de ‘Robinson Crusoe’, él aceptó de buen grado una vida de total aislamiento y duro trabajo en pro de la naturaleza.

Y comenzó el sembrado… Regó las plantas por la mañana y por la noche. Después de unos años, el banco de arena se transformó en un pequeño bosque de bambú. Fue entonces cuando decidió plantar árboles más grandes y adecuados. Recogió y plantó además de transportar con ellos miles de hormigas rojas de su pueblo. Hormigas que podían cambiar las propiedades del suelo.

En poco tiempo había una gran variedad de flora y fauna que irrumpieron en el banco de arena. Payeng comenzaba a ser feliz en su particular bosque.

Con el transcurso del tiempo, con su esfuerzo y aplicando los conocimientos heredados de sus antepasados, el bosque creció en expansión en el centro del banco de arena. 1360 hectáreas que continúan creciendo bajo la tutela y largo mimo de su creador.

En la actualidad con 55 años, Jadav Payeng, conocido como “Molai”, es considerado un héroe por los miembros de su comunidad. Los lugareños llaman al lugar “Molai Kathoni“, el bosque de Molai, nombre de una de las mascotas de Payeng. La zona es el refugio de animales en peligro de extinción como el rinoceronte de un cuerno y el tigre real de Bengala. Elefantes, aves migratorias, ciervos y ganado han atraído a los depredadores. La naturaleza ha creado un ecosistema complejo en el bosque de Molai bajo la atenta mirada del “conservacionista capacitado”.

Curiosamente el Departamento Forestal del Estado indio, no tuvo conocimiento del denso bosque en el banco de arena hasta el 2008. Desde entonces están mostrando un interés en la conservación.

“Estamos maravillados con la increíble labor de Payeng. Él ha estado trabajando durante 30 años de su vida en favor de la naturaleza. Crear todo esto desde la nada es increíble. Si hubiera sido en cualquier otro país, hubiera sido un héroe”.

Molai por fin ha construido una pequeña casa en las cercanías de la reserva, aunque ávido amante de la naturaleza está pensando en ir a otros lugares del estado para iniciar una empresa similar… bien podría ser el ‘Bouffier’ del estado indio de Assam. El hombre que plantaba árboles.

En un cortometraje documental, el fotógrafo Jitu Kalita (quien también vive en el distrito de Jorhat) revela la cálida historia detrás de Payeng. El documental muestra cómo un “Johnny Appleseed del mundo moderno convirtió un desierto erosionado en un oasis maravilloso”.

Costeado en parte por medio de Kickstarter, ‘Forest Man’ fue dirigida por William Douglas McMaster y ganó como Mejor documental en el Pabellón estadounidense para el cineasta emergente en el Festival de cine de Cannes en 2014.

Sal&Roca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: