La maldición del campeón: Alemania eliminada en primera ronda

Por tercer Mundial consecutivo, el campeón defensor del título se va en primera ronda. La selección alemana no quedaba eliminada en primera fase desde 1938.

Una maldición, así se podría llamar lo que ha pasado en los últimos tres mundiales. Primero cayó Italia en Sudáfrica 2010. Cuatro años antes, en Alemania había conquistado el Mundial desde el punto penalti. Luego fue España, campeona en el 2010 gracias a un gol de Iniesta sobre la hora, y en 2014 los españoles no pasaron la primera ronda.

Ahora, por increíble que se lea, es Alemania. Los campeones en Brasil 2014 se van de Rusia 2018 sin siquiera saborear los octavos de final.

Solo lágrimas se veían en los hinchas germanos, que no podían creer lo que sus ojos veían: dos goles para un equipo que era el más débil del grupo de la muerte y cero para los cuatro veces campeones del mundo. Corea perdió contra México y contra Suecia, pero increíblemente, se le paró a Alemania con fuerza y contundencia.

No se desperdician minutos observando al rival en este Mundial. Dos minutos habían transcurrido y Corea del Sur atacó con todo el ahínco a su similar de Alemania. Que en este partido lució su camiseta alternativa de color verde.

Cuatro minutos después y a Corea se le notaba ordenada, más allá de su eliminación, el equipo liderado por Son no se quería despedir con una mala imagen. Pero no solo fue en el ataque, en la defensa los asiáticos mostraron también su fuerza, algo que les costó una amarilla temprana para el jugador Jong Woo-Young por una fuerte entrada sobre la línea de banda.

Alemania intentó acercarse entre el minuto nueve y 19, pero las jugadas no se concretaban en llegadas de peligro. Los europeos no comenzaron el partido con su característico derroche de creatividad y presión. Sobre el minuto 20 una falta cerca del arco fue cobrada por Young y puso a trabajar a Neuer, la pelota le llegó a las manos, pero se le escapó como si estuviera viva. Al portero del Bayern le tocó estirarse y sacarla de la zona de peligro como si fuera un voleibolista.

Un minuto después del tiro libre un disparo alto de Lee Young volvió a pegarles un susto a los europeos, que no se sentían cómodos en el terreno. Özil intentaba conectar con sus delanteros, pero la línea de ataque chocó con una barrera contundente de asiáticos dispuestos a dejarlo todo.

Hasta el minuto 28 se vio el primer sacudón de los europeos: doble llegada de Alemania. Primero por la derecha con un centro sin remate de Goretzka y después con Werner por la izquierda. Córner a favor de Alemania que al final no fue peligroso para el equipo asiático.

Desde el minuto 35 Alemania sacó sus armas y no dejaba que Corea del Sur pasara la mitad del campo. Aunque había muchos centros y jugadas alrededor del área, no se concretaban llegadas claras de gol. Los despejes se volvieron constantes en el área coreana y el balón volvía a los pies alemanes, siempre dispuestos al ataque.

Minuto 38, por fin una llegada clara de gol para Alemania, pero sin el estilo de fútbol que se les conoce a los actuales campeones del mundo. Un centro que cae en los pies de Hummels, pero ya tenía encima al portero Hyun-Woo y la pelota chocó contra el cuerpo del guardameta.

Sobre el tiempo de adición se vio un remate de Özil fuerte y directo al arco pero que fue evitado gracias a un cabezazo del defensor coreano. La primera parte se fue sin goles, con una Corea del Sur segura en defensa con pocas llegadas en ataque y una Alemania que intentaba llegar, pero no concretaba.

Con todo se fueron ambos equipos al comienzo de la segunda mitad. Primero atacó Alemania, un centro perfecto a la cabeza de Goretzka que atajó Hyun-Woo magistralmente.

Corría el minuto 54, y en la tabla del grupo todo se les complicó a los alemanes. Gol de Suecia que dejaba a los amarillos de primeros y a México de segunda.

Por su parte Alemania hacía todo lo posible por meterse a octavos. Una volea de Werner al 51 salió cerca del arco, pero desviada. No hubo duda de que la noticia fue un balde de agua fría para los defensores del título.

Cambió el ambiente en el encuentro. El partido se volvió no apto para cardiacos. Corea subía con un tridente en ataque, pero se le pegaron los síntomas de los alemanes: no se concretaban las llegadas, no había disparos claros.

En cambio, sobre el minuto 66 los europeos recordaron que sabían terminar las jugadas y un cabezazo de Gómez que terminó en las manos del portero coreano.

El partido iba de cancha a cancha y Corea no se amilanaba para atacar, tenía las opciones, creaba las oportunidades, pero no se le daban los disparos al arco. Neuer parecía el único conectado en su totalidad para defender el arco alemán.

Hummels paralizó corazones, al minuto 86 un centro que le quedó al alemán frente y solitario a la portería coreana se fue por arriba del horizontal. No fue un cabezazo, sino un golpe con el hombro. Dos minutos después Kroos pegó un remate certero por el suelo que atajó Hyun-Woo.

Pero eso fue todo. Luego todo fue fiesta coreana. Al minuto 90+2 se dio una jugada enredada a pocos pasos de la portería de Neuer. Young-Gwon Kim se encontró con la pelota a sus pies y remató con fuerza.

Pitaron fuera de lugar. Parecía el fin, pero hubo momentos de pánico. El árbitro se acerca al VAR y se da cuenta de que el pase no lo hace un coreano sino un alemán. Gol de Corea del Sur, un gol celebrado también por los mexicanos, que seguían con vida.

Alemania quería buscarlo. Y sacó a Neuer del arco para buscar el empate. Gran error. Un defensor coreano le arrebata la pelota al portero alemán, hace un pase largo y le cae a Heung-Min solo contra una portería vacía, solo la empujó a la velocidad precisa para que entrara. Gol de Corea. Alemania eliminada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: