La Reina Isabel pone a Trump y Neumann en jaque

The Financial Times (FT) apuesta que Vanessa Neumann es la “diplomática más inusual de Londres” porque le falta una Embajada. Me sorprende que Andrés Silvani, excorresponsal en Caracas y Buenos Aires, se prestó para tal amarillismo alabando el sacrificio de la Sra. El y otro colega la entrevistaron en una “cafetería elegante” donde ella aclaró que sus funciones diplomáticas son: reuniones con el Gobierno británico, mantener contacto con Guaidó en Venezuela, atender recepciones diplomáticas y asuntos consulares. Afirma que los venezolanos en Londres están felices con su presencia porque “sienten que la gente de la Embajada no los representa”.

Rocío Maniero

La embajadora legal, Rocío Maniero, ni se ve ni responde. El artículo intima que como los de España a muchos diplomáticos de Londres no les han pagado en meses. Lo que no se entiende es que mientras Neumann lanza una campaña agresiva contactando los ministerios britanicos de Exterior, de Defensa y el departamento por el desarrollo internacional, el Gobierno venezolano no llama al embajador britanico. La Sra.Neumann está empeñada en convencer a los britanicos de descongelar algunos de los bienes venezolanos en UK, incluyendo el oro venezolano almancenado en el Banco Central de Inglaterra. No me sorprende si la diplomática “bien conectada”, no aprovechó de la visita de Trump a UK para acercarse al bélico Sr. Bolton. El problema para Neumann es que por más que hable con el Gobierno británico, no será acreditada hasta que la reina Isabel la reciba.

La reina Isabel II y Donald Trump

Una cosa que se puede admirar es el orgullo que los británicos depositan en sus Fuerzas Armadas. A pesar de las preocupaciones que Donald Trump iba a dominar los titulares durante su visita oficial de tres días –lo logró por dos días nada más pero no el tercer día–  fue la conmemoración de la invasión aliada para liberar a Europa el 6 de junio de 1944 que dominaba. Fue la BBC la que dio la pauta colocando como primicia las historias de los veteranos de la invasión, sus familias y las FFAA. Trump tuvo que ponerse en la fila noticiera como simple invitado, lo más importante por cierto entre los 15 jefes de Estado que participaron. La presencia de la reina Isabel lo opacó; ella habló de su generación y la resiliencia porque en 1944 tenia 18 años. La comemoracion de los 75 años fue una de las movilizaciones más grandes de la FFAA en los últimos años, iniciándose en el puerto de Portsmouth, en la costa del sur, y el día siguiente en Normandy, Francia, donde aterrizaron las tropas de EEUU, Gran Bretaña y Canadá aquel dia.

Simon Jenkins

Hubo críticas del evento con algunos comentaristas recordando que uno de los principales motivos para adelantar la invasión fue el temor de que los rusos iban a avanzar más rápidamente a Berlín. Simon Jenkins, comentarista, sostiene que se corre el riesgo de equivocar la lección de la invasión al insistir en que las alianzas fuertes y ejércitos masivos son vitales para defender las libertades; la utilizaba incluso durante la guerra fría. Jenkins de The Guardian opina que después dejó de valer el argumento porque la alianza británica con EEUU y la pertenencia a la OTAN condujó a una serie de intervenciones fallidas en Afganistán, Irak y Libia, intervenciones que poco tienen que ver con la seguridad nacional. Mantiene que hoy los peligros que enfrenta la seguridad británica no están en las playas sino en la ciber-piratería, la corrosión de la democracia y la seducción de guerras por delegación (proxy wars) y lo que se necesita son ahora “modelos inteligentes de vigilancia más que operaciones militares tradicionales: cerebro más que valentía”.

La batalla de Stalingrado

Rusia acusó a Occidente de ignorar la importancia del rol de los soviéticos en derrocar a los nazis. La batalla de Stalingrado de 1942-1943 ayudó a frenar el avance alemán y según Moscú fue lo que cambió el curso de la guerra, porque el ejército rojo empezó a cazar a los alemanes. Sin embargo, según un análisis hecho por Tim Parfitt en The Times, los soviéticos firmaron un pacto de no agresión con los nazis en 1939 que duró dos años; Moscú les facilitó gasolina y granos. Sir Antony Beevor, historiador británico, argumenta que no es verdad que la Unión Soviética hubiera ganado la guerra sin los aliados. A pesar que los sovieticos quebraron al ejército alemán, el bombardeo de los aliados en Alemania, la ayuda de EEUU a la Unión Soviética y la provisión de vehículos americanos fueron vitales para la victoria. Sin embargo, otro historiador británico, Max Hastings, concuerda que la ayuda económica a Moscú fue muy importante como fue el rol aéreo de los aliados bombardeando Alemania, pero concluye que la Unión Soviética por su propia cuenta podría haber ganado a los alemanes porque la economía de guerra de Alemania era más débil de lo que pensaban los aliados en ese momento, pero que la victoria soviética hubiese tomado más tiempo.

Patrick O´donoghue

Patrick.vheadine@gmail.com

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: