La trilogía del mal Brasil, Colombia y EEUU

Desde que en los Estados Unidos de Norteamérica comenzaron a utilizar  la etiqueta la Trilogía del Mal para satanizar los gobiernos de Cuba, Nicaragua y Venezuela en América Latina, es común escuchar a los “muñecos del ventrílocuo mayor” repetir el vocablo como loros. Para nosotros el “remoquete” aplica a la perfección para identificar a los gobiernos de Brasil, Colombia y EEUU. “Por sus obras los conoceréis”. Veamos.

 

Jair Bolsonaro

JAIR BOLSONARO DESATA CACERIA DE BRUJAS EN BRASIL

En el primer Consejo de Gobierno realizado por el gobierno del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, este miércoles 3 de enero se anunciaron varias medidas que vislumbran lo que será su gobierno. Entre ellas, destacan la exclusión de la comunidad LGTBI de las políticas de DDHH, la fijación del salario mínimo por debajo de lo aprobado por el Congreso, la firma de un decreto que otorga al Ministerio de Agricultura el poder para delimitar la demarcación de las tierras indígenas del país, que quedan abiertas para actividades comerciales, hasta ahora prohibidas y además, su intención de abandonar el Acuerdo de París contra el cambio climático, como hiciera el presidente Donald Trump. Por si fuera poco para el primer día, el “presidente debutante” autorizó la destitución de los funcionarios que defiendan ideales “comunistas”. En este sentido, el ministro de la Presidencia, Onyx Lorenzoni, dijo que la decisión de revisar la estructura de la administración pública y destituir a los funcionarios no alineados con las ideas de Bolsonaro es parte del compromiso del presidente con sus electores y comenzó la “razzia ideológica” con la destitución de los primeros 300 servidores públicos. Según Lorenzoni, en las elecciones ganadas por el líder de la ultraderecha brasileña, “la sociedad dijo basta a las ideas socialistas y comunistas que en los últimos 30 años nos llevaron al caos actual y el gobierno debe responder ahora al mandato de las urnas (…) No tiene sentido tener un Gobierno como el que tenemos ahora con personas que defiendan otras ideas u otra forma de organización de la sociedad”. Para rematar, el vocero de la primera reunión del ejecutivo carioca anunció que se discutieron otras de las prioridades del nuevo gobierno y acordaron que, en los próximos días, el ministro de Economía, Paulo Guedes, presentará un proyecto para la reforma del actual régimen de jubilaciones, que es considerado uno de los principales factores de presión sobre el gasto público. Como para que no queden dudas sobre sus prioridades y compromisos.

En relación con Venezuela ratificó sus intenciones de subordinar su política exterior en esta materia a los intereses de USA y participar de la iniciativa de aislamiento diplomático de nuestro país. Son  ampliamente conocidas las opiniones “belicosas” que han expresado públicamente el presidente Jair Bolsonaro y con mayor virulencia el vicepresidente y general de la reserva Hamilton Mourao. Por lo pronto, nos parece oportuno recordar lo que escribiera en su Blog Metapolítica 17 el designado canciller de la República Federativa de Brasil, Ernesto Araujo, el 23 de septiembre del pasado año con el título “Viva a polarizacao” (Viva la polarización): “Por supuesto que no hay personas enteramente buenas y personas completamente malas, aunque algunas se esfuerzan bastante en un sentido o en otro, pero eso no significa que se deba prohibir a las personas de defender el bien si no presentan certificado de santidad. Si usted llega para tratar de impedir a los sujetos de agredir a un niño y ellos le dicen: ´pero la semana pasada le dio un peteleco a su hermana’, usted retrocede y admite: ‘de hecho, no tengo derecho a intervenir’. Si algunos países pretenden organizar a través de la OEA una intervención humanitaria en Venezuela, deben detenerse pensando: ‘ah, pero en 1965 la OEA intervino en la República Dominicana perjudicando el proceso democrático de aquel país’. Así nunca nadie haría nada en defensa del bien, así el bien desaparece a favor de la moderación, del juicio exento, de la cautela. Si las personas deseosas de combatir por el bien se acobardan y se avergüenzan porque no son perfectas, ¿quién luchará? Y si, al levantarse la mano contra el mal se vinieron contadas a los gritos de ¡Esperar! ¡No vamos a radicalizar! ¡No vamos a polarizar!  ¿Van a retroceder?

Los malos quieren que los buenos no luchen porque no son enteramente buenos. O bien quieren que los buenos no luchen para no polarizar. En cualquier caso, los malos se quedan con el terreno entero para ellos, pues no tienen ningún problema de conciencia, y no necesitan una situación polarizada, ya que el centro moderado es de ellos y los favorece de la misma manera.

¿Entre salud y enfermedad debe haber moderación y equilibrio? ¿Entre la justicia y el crimen debe haber paz y unión?”.

A confesión de parte: ¡Que Dios nos agarre confesados!

 

DUQUE SE OLVIDA DE BOLIVAR EN EL BICENTENARIO DE BOYACA

El presidente de Colombia, Iván Duque, olvidando que Simón Bolívar fue quien dirigió la victoria de los ejércitos libertadores en la batalla de Boyacá el 7 de agosto de 1819 y en los primeros días del año bicentenario del acontecimiento que consolidó la libertad de Colombia, en el marco de la visita que Mike Pompeo, secretario de Estado de los Estados Unidos hiciera a Colombia, entre otras cosas, para afinar la estrategia que adelantará la “trilogía del mal” (Brasil, Colombia y EEUU) contra Venezuela, en la reunión del Grupo de Lima de este viernes 4 de enero, soltó la siguiente perlita: “Hace 200 años, el apoyo de los padres fundadores de los Estados Unidos a nuestra independencia fue crucial, por lo que recibir hoy su visita nos llena de alegría y de honor, precisamente este año del Bicentenario, tan importante para nuestro país”. Inmediatamente, en la propia Colombia reaccionaron con indignación y la prestigiosa historiadora  de ese país Isabel Arroyo dijo: “la frase de Duque es bastante ‘extraña’ y supone que, si bien en un contexto diplomático se puede ser generoso, lo que dijo el presidente fue forzado (…) EE. UU. lo que hizo fue declararse neutral, en ningún momento fue un patrocinador de la independencia hispanoamericana (…) Lo inspirador fue la independencia, un caso exitoso, los dirigentes criollos lo tenían de referencia, pero con bastantes cuestionamientos”.

Las afirmaciones de Duque también fueron cuestionadas por el historiador Jorge Orlando Melo, autor del libro Historia mínima de Colombia. “En 1818, Bolívar recibió en Angostura al primer enviado gringo, Irvine, que venía a protestar. Bolívar rechazó las peticiones y no hubo ningún acuerdo.  Esto quedó pendiente para cuando vino Todd en 1820 (…) No hubo ningún apoyo de USA a la lucha por la independencia, pero desde 1823 la recepción de un representante (Torres) y el reconocimiento dieron algo de protección, lo mismo que la doctrina Monroe”.  Melo recordó que Bolívar calificó a Estados Unidos como “’inmóviles espectadores” en la lucha independentista de nuestros pueblos y apuntó que en 1829, Simón Bolívar, se enfureció con el enviado de USA  y  proclamó su famosa frase: “Los Estados Unidos parecen destinados por la providencia a plagar la América de miseria en nombre de la libertad”.

Me comentan que en la hermana república, la actitud del presidente Iván Duque la califican como propia de un “lambón”.

MIKE POMPEO AFINA ESTRATEGIA DESASTABILIZADORA CONTRA VENEZUELA

Sobre la postura de los EEUU en relación con Venezuela en los últimos 20 años son muchas las evidencias que confirman que su actuación ha estado marcada por el propósito de derrocar los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, Pluralidad de indicios, así lo confirman. El golpe de estado del año 2002, el paro petrolero del 2002-2003, la violencia callejera, los intentos de magnicidio contra Chávez y  Maduro, las sanciones económicas, el cerco financiero, la promoción en el mundo de medidas contra Venezuela, el financiamiento de la oposición política y en estos pocos días del año 2019, el impulso del aislamiento diplomático de nuestro país a partir del 10 de enero, que se han planteado casi que como la “batalla final”, lo certifican. Consiguieron dos aliados privilegiados. Colombia, con siete bases militares norteamericanas y Brasil, con un gobierno de la ultraderecha que no oculta su intención de “intervenir” en la política de nuestro país. No existe ninguna duda, la trilogía del mal, cuando menos en lo que a Venezuela respecta, la integran: Brasil, Colombia y los EEUU. Sería injusto decir que son sus pueblos y prefiero señalar que son sus actuales gobernantes; Jair Bolsonaro, Iván Duque y Donald Trump. Esta historia está en plena evolución y estamos seguros que venceremos.

 

María Corina Machado

¿Y LA PAZ MARIA CORINA?

Al cierre quiero referirme a la comunicación que el pasado 31 de diciembre, María Corina Machado, enviara al presidente de la República de Brasil, Jair Bolsonaro, cuyo texto reproducimos a continuación

“Estimado Señor Presidente:

Con ocasión de asumir usted la presidencia de la República de Brasil el 1 de enero de 2019, quiero reiterarle mi respaldo y el de la inmensa mayoría del pueblo venezolano, así como desearle el mayor de los éxitos en la conducción del destino de su país. Usted asume esta responsabilidad gracias al respaldo mayoritario, expresado en los votos de millones de brasileños a sus propuestas de orden, progreso, justicia, democracia y libertad, y en rechazo a las prácticas corruptas de gobiernos anteriores.

Vemos en su próximo gobierno una oportunidad que va más allá de las fronteras de Brasil, ya que su mensaje se proyecta hacia aquellos países de América Latina donde regímenes dictatoriales pretenden eternizarse en el poder, como es el caso de Nicaragua, Bolivia, Cuba y Venezuela, mi país.

Confiamos en que el liderazgo de Brasil en América del Sur, en el Hemisferio y en el mundo, contribuirá a estimular la solidaridad y la responsabilidad de protección internacional. En ese sentido será determinante la activa participación de su país –tal como usted lo ha anunciado, primero como candidato y ahora al frente de la conducción del palacio de Planalto-, como miembro de las más influyentes organizaciones regionales y mundiales.

En Venezuela enfrentamos un Estado criminal que no está dispuesto a entregar el poder por las buenas y que solo cederá  ante la presión coordinada de fuerzas internas y externas que lo obliguen a entender que es impostergable la transición a la democracia.

Usted ha sido una voz firme y clara en rechazo a la gravísima situación que vive Venezuela, postura que debe ser también asumida, en los próximos días, tanto por el Grupo de Lima, como por la OEA y la Unión Europea. Es impostergable aplicar toda la presión internacional necesaria para impedir que continúe prolongándose en mi país la ilegalidad destructiva, que mediante el fraude, la represión, la censura y el uso de la fuerza bruta, ha provocado tanto sufrimiento a los venezolanos.

Desde Venezuela, le hago llegar mis votos por el pleno éxito de su gestión, un sentimiento respaldado por millones de venezolanos que soñamos con una América Latina regida por los principios de un Estado de Derecho inspirado en la libertad, tolerancia, democracia y justicia.

Reciba el afecto y los mejores deseos del pueblo de Venezuela”.

La señora Machado se refirió al final de su carta a la libertad, la tolerancia, la democracia y la justicia, pero curiosamente, se le olvidó la paz. ¿Qué pasó con la paz María Corina?

 

José Gregorio Rodríguez

jotaerre577@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: