La Venezuela Nuclear

En 1956, mediante el programa “Átomos para la Paz”, los Estados Unidos entrega un reactor de investigación al IVNIC, actual IVIC y al cual nos llevaron cuando niño a visitarlo, dándose inicio a un periodo de oro en las investigaciones científicas. Venezuela era uno de los países latinoamericanos más adelantados en esa área, ya que producía isótopos para ser utilizados en la medicina, bajo la egida de honorables científicos como Humberto Fernández Moran-Villalobos, Marcel Roche y Marcel Granier padre.

Una vez caída la dictadura, el Ing. Gustavo «negro» Rada asume la jefatura del mismo y con un gran esfuerzo y profesionalidad lo mantiene en funcionamiento. En los años setenta se crea el Consejo para el Desarrollo de la Industria Nuclear (Conan), dirigido por el Almirante e Ingeniero Nuclear Jesús Taborda Romero y se inicia una época floreciente.

Humberto Fernández Moran Villalobos

Es de hacer notar que el desarrollo de la industria nuclear ha sido implementada por las Armadas en casi todos los países incluyendo aquellos que solo lo han hecho para su uso pacífico.

Se forman recursos humanos en las mejores universidades del mundo, mediante un acuerdo con la Fundación Ayacucho, el Consejo Nuclear cuenta con especialistas nucleares en Reactores, Geología, Protección Radiológica, usos pacíficos para la medicina, agricultura, ensayos no destructivos, Derecho Internacional Nuclear, legislación, etc.

Venezuela se adhiere al Tratado de Tlatelolco el cual compromete a los países latinoamericanos a no desarrollar la energía nuclear con fines bélicos y a las cinco potencias a no colocar en territorio latinoamericano bombas nucleares y al de No Proliferación de Armas Nucleares, el cual permite que el OIEA pueda fiscalizar las instalaciones nucleares.

El almirante Taborda, un incansable trabajador y gran visionario, crea la plataforma para el desarrollo del área nuclear en el país, la cual fue continuada e incrementada por los ilustres venezolanos que le sucedieron.

Se ejecuta el primero y único estudio serio, con el OIEA, para determinar las reservas de Uranio y Torio y se establecen acuerdos de asistencia técnica con el OIEA de proyectos relacionados con el uso en la medicina, agricultura, industria petrolera, formación de recursos humanos, etc.

Se logra mejorar la producción de Soja mediante mutaciones inducidas, obteniéndose semillas que producen 10 toneladas por hectárea, cuando con una semilla normal solo se producen 2 toneladas, se incrementa la potencia del Reactor del IVIC para prestar servicios a la industria minera, producción de isótopos para la medicina y apoyo a investigaciones policiales (A una persona envenenada con cianuro se le detecta en el cabello mediante el uso de un examen nuclear).

Se inician proyectos diversos con el IVIC, Intevep y varias universidades en áreas sensibles tales como la conservación de alimentos por irradiación, fijación del fósforo en la tierra, localización de aguas subterráneas, eliminación de la mosca mediterránea, etc.

Se creó, conjuntamente con el Conicit, una red de información científica que prestaba servicios a muchos centros de investigación y educativos.

Marcel Roche

Se redactó un proyecto de Ley Nuclear y otro de Protección Radiológica, los cuales hasta la fecha no han sido aprobados. Esto particularmente me alarma por cuanto Venezuela es un gran usuario de fuentes ionizantes (cápsulas radiactivas) en la industria metalmecánica, petrolera, de la construcción y en la medicina. El ingreso al país, su trasporte, uso, resguardo y deposición final debe estar regulada y vigilada por el ente rector, de manera que es urgente que se apruebe este marco legal. Constantemente vemos en la prensa como se pierden capsulas y no se tiene un reglamento que inclusive sancione a todos aquellos responsables de estas pérdidas. Actualmente hay más de 3.000 capsulas ionizantes siendo utilizadas en Venezuela.

La OIEA nos encomendó la coordinación para la región andina de la planificación eléctrica, con el programa WASP, la cual en su momento, me honró dirigir.

Se firmaron acuerdos nucleares con Brasil y Argentina para desarrollar proyectos en las siguientes áreas:

En la medicina se aplican técnicas nucleares para:

-analizar el funcionamiento de los riñones

-visualizar el flujo sanguíneo y el funcionamiento del corazón (como la exploración de perfusión miocárdica)

-explorar los pulmones por posibles problemas respiratorios o de circulación sanguínea

Produce un calmante de Samario-154 para combatir el dolor en pacientes con cáncer óseo en su fase terminal, en el cual la morfina no surte efecto.

Reactor del IVIC

Irradiando con Cobalto-60 el veneno que se inyecta a los caballos para producir el suero antiofídico, se elimina su toxicidad, se mejora su poder inmunizante y evita que el animal se muera.

Se produce un parche para las quemaduras que tiene orificios hechos por neutrones los cuales son infinitamente más pequeños que una bacteria de manera que la quemadura tiene aireación sin el riesgo de infectarse.

El patrimonio documental brasilero podrá ser consultado por muchos años por venir. Ha sido irradiado para eliminar los hongos que le destruyen

Los brasileros esterilizan los siguientes productos:

-Derivados de celulosa: productos de algodón, gasa, sábanas, entre otros;

-Dispositivos en base a polímeros y caucho.

-Productos farmacéuticos e insumos para su fabricación.

-Productos para el cuidado de la salud como preparaciones oftálmicas: base oleosa o de parafina, así como ungüentos para la piel de polietilen glycol.

-Productos metálicos: envases y tubos de aluminio, bisturís, agujas, material quirúrgico, implantes.

Tratado de Tlatelolco

-Tejidos biológicos, derivados de la sangre y otros.

-Productos cosméticos como materia prima o producto terminado, tales como cremas para el rostro, champús, acondicionadores, polvos faciales, talcos, productos minerales, etc.

Se logró crear el Sistema Nacional de Contabilidad que permitió hacer un inventario de todos los usuarios de fuentes ionizantes, sus cifras nos obligaron a urgir al Gobierno nacional a la aprobación del marco legal.

Hasta que el presidente Lusinchi decide eliminar todos los organismos denominados “Consejos” y eliminó el Conan y lo convirtió en una pequeña oficina dependiente del MEM.

Se desintegró aquel invalorable equipo de profesionales, algunos fueron despedidos, otros se llevaron consigo su frustración y el resto fue reasignado a diversos institutos y regresamos al año 1950.

En relación al Reactor del IVIC, fue desmantelado y en su lugar se instalo una fuente de Cobalto-60 para prestar servicios de esterilización a la industria del material quirúrgico y la irradiación de alimentos, lo cual me parece sumamente positivo.

Leancy Clemente

leancyclemente@gmail.com/@leancyclemente

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: