Las flatulencias en la ducha son más olorosas

Aparentemente el vapor de agua ayuda a las moléculas de Sulfuro de Hidrogeno a interactuar con nuestros receptores olfativos.

Una investigación científica, de origen desconocido, pero afirmada por cada uno que lea esta nota, es que los gases, flatulencias o “peitos” tirados durante una ducha son más olorosos que aquellos producidos en otro ambiente o lugar.

Según los científicos, dejando de lado que al tomar un baño el lugar es mucho más reducido, los vapores de agua generados durante una ducha hacen que los olores en general huelan más.

El olor de los “gases” proviene de pequeñas cantidades de Sulfuro de Hidrogeno (formula SH) y Azufre (Ácido Sulfhídrico) libre en la mezcla. Cuanto más rica en Azufre es la dieta que ingerimos, más de estos gases van a ser producidos por las bacterias presentes en el intestino y más concentrados (¡olorosos!) serán nuestras flatulencias.

Aparentemente el vapor de agua ayuda a las moléculas de Sulfuro de Hidrogeno y de Ácido Sulfhídrico a interactuar con nuestros receptores olfativos y además, permiten sostener más ese hedor de huevo podrido característico.

Otra teoría, no tan química, es que una ducha caliente relaja el esfínter y por ende la concentración de gases liberados es mayor.

Si usted es de aquellos/as que niegan el hecho, como nota final le dejo este dato medico/científico: En valores promedio, una persona produce el equivalente a cerca de un litro de flatulencias por día distribuidos en aproximadamente ¡14 “gases” diarios!

Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: