Las Verdades de Miguel – 658





MI COMENTARIO DE LA SEMANA. No habrá elecciones. La orden es tajante. La negativa a la aprobación de un acuerdo en Santo Domingo deja la mesa servida. El secretario de Estado de los Estados Unidos Rex Tillerson ha concluido una gira por América Latina, inusual en un funcionario de su categoría en Washington. Con excepción de Brasil, el señor Tillerson visitó la mayoría de los países sudamericanos opuesta a la Revolución Bolivariana. Próxima la cumbre hemisférica de Lima, vino a pedir apoyo para las sanciones y una intervención directa que los Estados Unidos adelantan contra el Gobierno venezolano. El último “paseo” polémico que se conoce de un alto dignatario estadounidense por estas tierras lo emprendió el entonces vicepresidente de la nación norteamericana Richard Nixon en 1958, precisamente en febrero. A diferencia de Tillerson, en esa ocasión Nixon fue casi vapuleado por pueblos hostiles. Hoy Tillerson encuentra Gobiernos extremadamente solícitos con la Casa Blanca. Su gira concluye en el palacio de Nariño (Colombia), cuya dirigencia oficial se erige contraria a Miraflores. El tema de confrontación son las elecciones presidenciales convocadas para celebrarse en Venezuela antes de concluir abril. Así comienza a consolidarse la gran mentira acerca de la violación de los derechos humanos y de la existencia de una diabólica dictadura en Venezuela. Esta farsa contribuye a la insistencia sobre la vocación autoritaria de la Revolución Bolivariana; la centralización en la toma de decisiones cada vez más congregadas en la figura de Nicolás Maduro; la burocracia ineficiente; los planes económicos que merman la productividad en gran escala; la economía sobre la ilusión descrita como un paso al país potencia; el impulso que ha recibido el sector informal desde el propio Gobierno; la imposición del mercado negro. Puede que ahora una reforma económica promovida desde Miraflores convierta a Maduro en el enterrador del proceso político venezolano, sobre todo porque las decisiones económicas importantes han tardado de tal manera que nos ha conducido hacia la debacle. Los aumentos de precios en el marco de una economía altamente dolarizada, la escasez de los productos de la cesta básica y en consecuencia la frustración provocada por las colas interminables, con todo ello la reacción hace un trabajo de hormiga para que se desencadene el descontento. La Conferencia Episcopal Venezolana, ampliamente penetrada por la inteligencia extranjera, se ha constituido en uno de los frentes de la desestabilización. La Iglesia católica se ha transformado en una publicidad en contra del Gobierno, desde ella parte un ala determinante de la subversión. Mientras, la empresa privada y el mercado negro provocan un descalabro en la economía nacional, a la vez que se fortalece la élite manirrota de la mal llamada propiedad socialista; los miembros de esta última se lucran como nuevos empresarios despertando el rechazo de los ciudadanos. Hoy en el país existe la sensación de que nada es político sino delincuencia pura. La gira de Rex Tillerson es puntual en el libreto del Departamento de Estado para reforzar el golpismo interno en Venezuela, como la señal para que las tropas extranjeras acudan bajo el pretexto de impedir un baño de sangre en nuestro país. Las traiciones matan.

 

BURLADOS. Los embrollos de Hinterlaces: al igual que en procesos comiciales anteriores, la firma de Shemell comienza el retorcido juego de inflar o desinflar candidaturas. Sólo bastaría revisar la historia para cerciorarse de nuestra afirmación. Hinterlaces necesita un “comodín” y parece encontrarlo en Claudio Fermín, una candidatura sin chance alguno, pero es la más adecuada para el “sortilegio” mercantilista del señor Oscar Shemell. Por estos artificios el sempiterno equivocado de los sondeos se lleva una buena tajada para su casa. BARRERA. De acuerdo a nuestras mediciones electorales, la abstención puede alcanzar a 34%. Otra vez retorna el desaliento hacia las organizaciones políticas: El rechazo hacia los partidos se ubica en 38%. Entretanto, 40% de quienes están dispuestos a votar por la oposición no lo haría por un candidato que no represente una opción unitaria. Se estima que aun cuando se ha incrementado el padrón electoral, si el postulado por la reelección resultara triunfador difícilmente (por no decir imposible) alcanzará a superar la barrera de los 10 millones de votos. DIVISAS. La candidatura presidencial es una opción para los políticos con deudas. Nos encontramos con una serie de futuros aspirantes que no tienen chance, pero una postulación puede servirles como excusa para “pasar la raqueta”. Algunos profesionales como Andrés Velásquez ya tienen lista su “espumadera” de pelota vasca para jugar frontenis con los empresarios “martillados”. Al parecer habrá candidatos para todos los gustos, desde ecologistas, hasta jugadores de truco. Todos a pedir que cualquier grupa fondona, echa sangre. MONALISA. La sonrisa de La Monalisa. La Cultura es uno de los sectores más abandonados por la burocracia. Actualmente, el ministro del área no sólo ha agudizado esa indolencia, sino que, además, ha nombrado en su equipo de trabajo a una sarta de incapaces (sobre todo en el Cenal, donde se pierden depósitos de libros, y Amazonia Films, un elefante blanco por lo adeco de su gerencia) que hacen de esos organismos la avanzada sepulturera de la cultura en Venezuela. PERTURBADO. Manuel Zelaya vive obsesionado con el drama militar que una madrugada lo sacó en pijamas y lo montó en un avión derrocándolo. Zelaya le susurra a Maduro su desconfianza por los militares. En 2010 ingresó al grupo de Los Buscapán logrando ser nombrado consejero de Petrocaribe. PLAGIO. El chileno Alejandro Navarro (también miembro del grupo Los Buscapán, es el autor del eslogan electoral de la campaña de Maduro, Juntos podemos Más. En esa frase Navarro incluye el nombre de su partido en Chile. Además, esa consigna es plagiada de aquella que decía: Si podemos, podemos correspondiente a la fundación del MAS venezolano (1971). Fue extraída de la canción Si podemos, podemos, compuesta por el griego Mikis Theodorakis, autor también de la música de Zorba El Griego. En la campaña electoral de 1973, Theodorakis compuso Si podemos, podemos como himno del Movimiento al Socialismo. ¡Puta, güehon, qué novedoso este chilenito! LAXATIVO. Definitivamente, Eleazar Díaz Rangel siempre muestra sus costuras. Lo hizo en abril de 2002 “saludando al Gobierno de Carmona”, y ahora recomienda que se posterguen las elecciones presidenciales con esta “brillantina”: Cabe preguntar si la posición del Gobierno es tan rígida, tan inflexible que no puede hacer ningún tipo de concepción más de carácter administrativo que político. Amoral el 11A, ahora habla de demostraciones de flexibilidad.  OCTAVITAS. Hay de todo en la doble moral política, allí se intercambian los antifaces; por ejemplo, Oscar Battaglini se olvidó de dos de sus libros (no publicados), donde más que apología del chavismo, en su prosa fluye una adulación perversa hacia el cultor de esa tendencia hoy gobernante, para ahora escribir todo lo contrario, una vez que no obtuvo figuración en el CNE se convirtió en un acérrimo crítico del Gobierno. En el caso contrario tenemos al hoy constituyente Alberto Aranguibel (ex adeco, jefe de publicidad de Claudio Fermín y reconocido militante de aquella derecha electorera), quien reprueba a sus antiguos compañeros, y para congraciarse con su nueva inclinación política, asegurando que el triunfo de Maduro será “categórico y arrasador”. Precisamente, esa conducta triunfalista le ha hecho mucho daño al proceso político venezolano.   DISIDENTES. Al noroeste de la famosa Acrópolis en Atenas se encontraba el Areópago; allí se reunía un concilio griego, una corte encargada de las preguntas sobre moralidad y el derecho de los maestros que enseñaban en público. En Caracas tenemos una reedición de los areópagos en algunos disidentes del chavismo como lo son, entre otros, el monje Jorge Giordani (un socialdemócrata, autor de una tesis sobre el MAS, y ex empleado de Teodoro Petkoff en Cordiplán), Héctor Navarro (exsindicalista universitario). Ellos tomaron por asalto el sótano donde Manuel Vadell tiene su editorial. Allí pontifican sobre la situación política. SAUDITAS. Rafael Ramírez fustiga a Maduro, olvidándose de dos de los grandes favorecidos en su paso por la presidencia de Pdvsa: Diego Salazar y Baldó Samsó; el primero (su primo) sigue preso en Caracas y el segundo (su cuñado) está de muy bajo perfil residenciado en Roma. La cárcel de Diego, el de los gustos extravagantes y saudíes, resultó un duro golpe para el exzar del petróleo, simplemente porque era el hombre que administraba el dinero. En cuanto a Baldó éste, aparentemente víctima de la adicción, se divorció y ha jurado no venir más a Venezuela. Diego poseía en Caracas una cocina de mil metros cuadrados donde se podía conseguir desde las trufas hasta los más exquisitos productos de cocinas aristocráticas. También se trajo desde el exterior a afamados chefs para complacer los gustos más refinados. Mientras, hoy RR despotrica del Gobierno, pero se cuida mucho de mencionar a sus dos camaradas y sus negociados. SORPRENDENTE. Muy extraña la visita a Caracas de Baltazar Garzón (amigo personal de José Luis Zapatero). El juez español alcanzó fama mundial tras solicitar la detención y extradición de Augusto Pinochet. PROGRAMA. El domingo 25 de febrero es la fecha prevista, Dios mediante, para que Las Verdades de Miguel retornen al Canal-i en el horario acostumbrado de las 10 AM.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: