Las Verdades de Miguel – 693




MI COMENTARIO DE LA SEMANA. A propósito de la propuesta de Wílmer Castro Soteldo de conformar una burguesía revolucionaria. Quienes han hecho fortuna en estos años no han producido un alfiler porque han encontrado en el mercado financiero un camino expedito para la acumulación de riquezas. La mayoría de ellos dejó de ser empleado público patriota para asumirse como nuevos burgueses, por ello han abandonado el chavismo, sustituyendo como enemigo del proceso político al oligarca derrotado en su variante de vanguardia opositora. Por eso me parece un despropósito se aconseje la conformación de una burguesía revolucionaria; el hecho de que la burguesía era novedosa en su desarrollo, no simboliza que lo siga siendo. Es lamentable, pero debo admitir que la flojera mental es una dolencia presente en quienes se presentan como los teóricos de la Revolución venezolana; ellos se quedan en el párrafo que más le gusta del marxismo y lo repiten hasta el cansancio. En verdad, la burguesía surgida al calor de la Revolución Industrial transformó a una sociedad atrasada en una pujante comunidad productiva; no obstante, es ridículo presumir que tras el desarrollo capitalista de tantos años, ahora va a emerger una nueva clase social acumuladora de riquezas que acompañe al pueblo en un proceso de cambio; salvo que quienes lo sostengan se refieran como burguesía revolucionaria a la constituida por los funcionarios corruptos, esos que no pueden justificar la bonanza de la que tanto alarde hacen, los mismos que hasta ayer nomás eran unos limpios de solemnidad. ¿Es esa la burguesía revolucionaria? Hasta no hace mucho había y todavía hay funcionarios petroleros que se hacían diseñar sus trajes en Milán y los mandaban a buscar en los aviones de Pdvsa. ¿Y los muchachos estudiantes del viaducto de Mérida, vendedores de bluyines, hoy convertidos en magnates? Los ejemplos sobran. Los oligarcas que han desvalijado el estado están unos disfrutando del confort de un exilio dorado y los otros continúan acá, infiltrados en el poder. Son ellos el soporte del caldo de cultivo utilizado por las transnacionales de la comunicación para denigrar y descalificar a los revolucionarios de América Latina, haciendo creer que en este continente se estableció una internacional de la corrupción, implicando los nombres de todos los mandatarios que los derrotaron. No hay burguesía revolucionaria; no puede hablarse de empresarios aliados por el solo hecho de estar emparentados con este u otro funcionario. Me imagino la angustia del contralor callando tanto tiempo ante la burocracia oligárquica y depredadora. No faltará quien intrigue ahora para defenestrarlo. La oligarquía ha conquistado afectos en toda la sociedad venezolana y ha puesto en el tapete aquella infeliz frase de Gonzalo Barrios; En Venezuela no existen motivos para no robar. No pretendo que los burócratas hagan votos de castidad y sumisión como si se trataran de monjes trapenses, pero no nos pueden obligar a adaptarnos a las circunstancias y ver a los ladrones como miembros de una burguesía revolucionaria, justificando con el Manifiesto Comunista las fortunas mal habidas. No existe ni existirá una burguesía revolucionaria, porque la corrupción no puede permanecer en un archivo inaccesible como el descrito por Umberto Eco en El nombre de la rosa. El país tiene que conocer a quienes le rinden pleitesía a su majestad el dólar. Es inútil defender e invocar la postura de Jesús arrojando a latigazos a los mercaderes del templo. Todos guardan silencio, inclusive los curas revolucionarios que nunca han levantado su voz para fustigar a los funcionarios oligarcas y corruptos. Como tampoco jamás escucharemos a los intelectuales a sueldo desenmascarando a los malandrines. No podemos ignorar la realidad y amoldarlas a los deseos de los tránsfugas de la Revolución, aquellos que a menudo se rasgan las vestiduras. Hoy más que nunca toma vigencia aquel episodio del extinto Congreso Nacional, cuando ante la avaricia de los oligarcas adecos y copeyanos, en un debate sobre la corrupción, a Moisés Moleiro se le ocurrió gritar a todo pulmón ante sus colegas parlamentarios:¡Carajo, no roben tanto! Definitivamente, no podemos seguir percibiendo que la corrupción en Venezuela es un contratiempo de la murmuración.

 ¿SISMO CAMBIARIO? La economía de Venezuela, para ilustrarla mejor, es como alguien tendido en el suelo y Maduro encima, dándole con un puñal, desesperado mira a ver si la persona continúa con signos vitales, si no, continuará dándole cada vez más fuerte, es muy lamentable, pero jamás vi algo tan feroz ocupando un cargo de esa naturaleza, ni lo imaginé que llegara a existir, destroza toda teoría económica existente (William Nordhaus, Premio Nobel de Economía 2018). Esa apreciación, si se quiere injusta acerca de Nicolás Maduro, debería estar enfocada sobre Alfredo Serrano, uno de los presuntos infiltrados en la Revolución venezolana, recomendado por Rafael Correa, cuyo poder de destrucción no hace necesario, por ahora, una intervención militar directa en contra de Venezuela. A pocas horas de la decisión oficial de poner en práctica la estrategia de aportar dos mil millones de euros al sistema cambiario, los índices en el mercado monetario han llevado al dólar a más de 180 bolívares por la divisa estadounidense y por encima de los 200 bolívares al euro. Quienes diseñaron la medida y pensaron que con ella iban a generar contradicciones entre los bancos europeos y los bancos norteamericanos, obviaron que los estragos están ocurriendo en la economía nacional porque no han hecho sino disparar más aún nuestra maltrecha estructura económica. Unos más errados que otros; por ejemplo, en la ANC, estiman que “impactará positivamente, pero en lo positivo, porque de esa manera disminuirá la masa monetaria en la calle”. Ese y una buena cantidad de disparates van sustituyendo el sentido común en Miraflores. Si los cerebros oficiales de la economía salen a la calle podrán establecer un contacto con la realidad y notarán de inmediato el certero golpe que ha recibido el bolsillo de los consumidores. Los creadores de la política económica gubernamental no han comprendido que el problema del ciudadano común no es una moneda digital; se trata de un dificultad si se quiere más callejera, esa que se advierte en la cada vez más deficiente capacidad adquisitiva de los venezolanos de a pie. La tierra se mueve como nunca, las columnas del país comienzan a resquebrajarse aceleradamente, desde las paredes superiores se desprende el friso dejando a la vista grietas cada vez más abiertas. Nos hemos terminado de convertir en una república de comerciantes que nada construye. Hagan algo por detener el cada vez más cercano desplome económico de cada connacional, no esperen que el español Serrano siga apoyándose más, cual Sansón, en las columnas del templo. DOLARIZACIÓN. Después del anuncio del Plan de Recuperación Económica, Crecimiento y Prosperidad la dolarización de la economía es una absoluta realidad; el bolívar soberano ha sido sustituido abiertamente por el dólar. Lo que se inició con cierta timidez hoy es una práctica sin tapujos. No hay una sección del sector comercial donde no se establezcan los precios de acuerdo al mercado negro, desde las líneas aéreas y comerciantes encumbrados, hasta los pulperos más humildes, todos venden en dólares. CUARTEL. Viene una sacudida en la PNB. Recientemente, el propio ministro del Interior en una reunión interna, le reclamó airadamente al director de esa policía el porqué no se era más contundente frente a la extorsión y el secuestro, sobre todo si se sabía que su cuartel de operaciones estaba establecido en el bloque 40 de la zona F del 23 de Enero. Por ser un apadrinado en Miraflores, el funcionario policial no fue removido, pero se le envió de vacaciones. Todo ello hace presumir que vendrán cambios en la PNB. TRAMPAS. Todos los presidentes de las empresas mixtas filiales de Pdvsa en la Faja deben ser interpelados. Hay quienes son buenos para hacer trampas con los contratos, incluir sus empresas bajo la figura de testaferros; manejar las unidades requirientes, las comisiones de contratación y administración de contratos. Hay uno que dice estar emparentado con el presidente Maduro; la producción de la cual es directivo era de casi 8 mil barriles de crudo diario y hoy a duras penas se tambalea entre 3.800 a 4.100 barriles diarios, con tendencia a la baja. Una situación similar ocurre con otras firmas petroleras en esa zona. TALANQUERAS. Al referirnos a quienes cambian de bandera política de acuerdo a las conveniencias, generalmente lo hacemos tomando en cuenta a quienes desertan de las filas de la Revolución, vale decir de la V República para la IV República y no el caso contrario; pues bien, a continuación tenemos a quienes abandonaron el puntofijismo para ingresar a las filas bolivarianas. TOPTEN: 10.- José Vicente Rangel (Unión Republicana Democrática); 9.-Aristóbulo Istúriz (Acción Democrática); 8.- Jorge Rodríguez (Convergencia); 7.- Tarek El Aissami (Copei, Opus Dei); 6.- Adán Chávez (Copei); 5.- Jorge Arreaza (Copei); 4.- María Cristina Iglesias (Acción Democrática, Paulina Gamus); 3.- Alí Rodríguez Araque (La Causa R); 2.- Calixto Ortega (Acción Democrática y Copei); 1.- Darío Vivas (Movimiento al Socialismo). Todos ellos en su tiempo aferrados de vieja militancia a la IV República, y algunos opuestos al 4F como Darío Vivas y Aristóbulo Istúriz. Algunos desempolvaron y otros inventaron antiguas filiaciones con la izquierda. PROGRAMA. Este domingo 21 de octubre estaré, como es costumbre, comentando temas de interés nacional en Las Verdades de Miguel en TV. Canal-i a las 10 de la mañana.

 

3 comentarios sobre “Las Verdades de Miguel – 693

  • el octubre 22, 2018 a las 12:45 pm
    Permalink

    A propósito de los oligarcas que han desvalijado al país: Usted piensa que están infiltrados en el poder, pero es un hecho demostrado que tal infiltración es falsa. No son infiltrados, son «EL PODER», de lo contrario debemos asumir que los gestores de este país son estúpidos de profesión y no reconocen un ratón de un elefante. Incluso Chávez no reconoció su enemigo, sus incapaces ministros, o sus ministros no reconocieron la ineficacia y deshonestidad de sus subalternos.
    No hay ideología más allá de la suprema individualidad de quienes están y siguen en el poder, mire sino su pompa. No importa su origen, eso ya es de orden etimológico, IV o V, revolucionario, chavista, escuálido u opositor, da igual, defienden lo mismo, es decir, a sí mismos y por tanto se olvidaron de los demás.
    Le ruego nos responda lo siguiente:
    1. Si el gobernante es honesto pero ineficiente, ¿lo podemos aceptar?
    2. Si el gobernante es eficiente y deshonesto, ¿lo podemos aceptar?
    3. Si el gobernante es ineficiente y deshonesto, ¿lo podemos justificar?

    Respuesta
  • el octubre 23, 2018 a las 6:57 pm
    Permalink

    En ocasiones, este gordito pareciera no entender de lo que habla. Cuando un Premio Nobel, dice lo que dice de Nicolas Maduro, lo hace con la certeza que él es el culpable de lo que sucede; pero como buen comunista que eres, tienes que desviar en alguien mas la culpabilidad de ese excremento de presidente que tenemos los venezolanos, olvidando tu, que el Presidente de la República es el Jefe de la Hacienda Publica Nacional, según nuestra vilipendiada Constitución, la cual por cierto, tu no defiendes. Achacarle la culpa a un españoleto comunista de mierda es como mandar a arreglar tu Merecedes Benz ultimo modelo en una taguara de taller en San Agustin del Sur, que te lo terminen de dañar y echarle la culpa al recoge lata que intento arreglarlo. Por ultimo, no creas que el aumento del dólar es consecuencia de una guerra económica que sube el precio apenas el gobierno dice que va a soltar 2.000 millones de euros, no, es la mentira lo que lo hace subir, es el hecho que se dice que se va a hacer y no se hace, piensa un poco gordito y no sigas creyendo que las FARC van a arreglar esto, porque solamente el libre mercado lo hará…

    Respuesta
  • el octubre 23, 2018 a las 8:46 pm
    Permalink

    Tenga años leyendo las verdades de Miguel. Siento que uno se nutre en muchos asuntos que en su mayoria son politicos. Las opiniones y comentarios del autor las respeto, y en la mayoria de los casos las comparto, me parece que estan siempre en sintonìa, por lo que percibo tiene un buen olfato sobre el acontecer nacional. Claro esta, hay comentarios y opiniones de ideas que no comparto, pero eso no me da atribuciones para ofender o denigrar, mucho menos en caer en calificativos racistas. Resalto esto debido a que leì un comentario de un individuo que presuntamente es militar(Dios quiera no este en las filas de la FANB) en un tono de bajesa intelectual llamandolo desde bruto hasta tratandolo de descalificar por su peso corporal y por su supuesta inclinacion politica, como si los comunistas no fuesen seres humanos con las mismas necesidades y derechos de los que tienen ideas contrarias.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: