Las verdades desde Trafalgar Square

¿No habrá trato entre Reino Unido (UK) y  la Unión Europea (UE)? El Parlamento británico está dividido: los partidos políticos están divididos –sobre el Brexit. Hay miembros del Parlamento del partido laborista que han salvado el pellejo del gobierno conservador en las votaciones sobre enmiendas al Proyecto de Ley de Salida evitando así un voto de desconfianza hacia el Gobierno y una elección. Los laboristas rebeldes apoyaron una enmienda de proyecto aduanero declarando ilegal cualquier barrera entre Irlanda del Norte y la tierra firme de Gran Bretaña. Se salvó la primera ministra Theresa May, a pesar de los votos en contra de los “brexiteros” conservadores de línea dura que se oponen a su último plan presentado al país y a la UE. La única derrota que el Gobierno sufrió fue la de la cláusula de separarse de la agencia europea de medicinas: los parlamentarios decidieron que UK se quede sujeta a las directrices de la agencia.

Plan de Chequers

Mientras tanto, Michel Barnier, el negociador principal europeo, ha consultado con los representantes de los 27 países de UE sobre el plan de la primera ministra británica llamado el Plan de Chequers; Chequers es la mansión campestre del primer ministro del país y fue donde May anunció su nuevo plan para Brexit. Según Barnier, para sus socios el plan no es entendible tanto política como legalmente.

La primera ministra visitó a Irlanda de Norte (la parte británica) donde apoyó a los protestantes o los que apoyan la unión continuada con Gran Bretaña reiterando que no aceptará una frontera en el mar con Irlanda del Sur (que sigue dentro de UE) y mantendrá el Estado constitucional de la provincia de Irlanda del Norte. Al no aceptar un alineamiento regulatorio y aduanero en la isla de Irlanda la única realidad para UK sería una transición indefinida (la salvaguarda) y que UK acepte las reglas de UE. Lo que quiere la línea dura del partido conservador es no perder la libertad del país si optase por la membrecía de la asociación económica europea. Y las contradicciones son que no quieren una frontera dura para Irlanda del Norte ni para el Reino Unido como unidad y no quieren quedar en la Unión Europea.

Mientras tanto, surgen reacciones a la nueva política del Gobierno de preparar el público para un escenario de un no acuerdo con UE. El jefe de la poderosa compañía Amazon en UK advirtió que después de dos semanas de no llegar a un acuerdo de salida habrá disturbios civiles en el Reino Unido. La primera advertencia que publicó el Gobierno es que se gastarán 20.000 millones de libras esterlinas para reforzar algunos puertos. El Gobierno sugiere a los industrialistas que se debe pensar en almacenar productos para evitar un caos comercial y por ende una falta de productos básicos. Almacenar y acaparar alimentos y medicinas para el servicio nacional de salud (NHS) es parte del plan.

Dominic Raab y Theresa May

Ahora la primera ministra ha anunciado que ella misma va a dirigir las negociaciones con los europeos y dejando a un lado a Dominic Raab, el nuevo secretario para Brexit quien remplazó a David Davis quien dimitió semanas atrás. Raab en su primer encuentro con los europeos declaró claramente que si no hay trato, UK no pagará la cantidad de dinero del “divorcio” exigido por UE para asegurar la salida. En su Plan de Chequers la primera ministra insiste en que quiere mantener UK dentro del mercado único europeo para bienes basado en un “cuaderno de reglas comunes” para evitar chequeos de aduana y prometió organizar un sistema de aduanas donde el país recogerá los impuestos debidos a UE mientras tenga la libertad de imponer tarifas diferentes a bienes destinados al mercado británico o en las palabras de ella un “arreglo de aduana facilitada” al cual respondió el negociador principal europeo que de todas maneras necesitaría la supervisión de UE.

Los brexiteros responden que no es necesario alarmar a la gente porque al salir definitivamente en marzo del próximo año, UK se regirá por las reglas de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Theresa May y Donald Tusk

En este momento el Parlamento está de vacaciones y eso da a la Sra. May campo libre de vender su Brexit suave al país. Según los periódicos, el presidente del Consejo Europeo, el polaco Donald Tusk, decidirá durante agosto si la primera ministra tendrá el chance de dirigirse a los líderes europeos para explicar su nuevo plan en un encuentro en Austria.

En su afán de salvar la zona financiera de Londres “The City” UK amenaza a la UE sobre los miles de fondos de inversión europea que  peligrarián si no acepta un acuerdo comprensivo de comercio para el centro financiero. Es un contraataque contra los esfuerzos de los franceses para captar ese mercado. O sea, sigue la pelea y ojo por ojo y rabia del sector que votó por la ruptura con UE.

Patrick O´donoghue

Patrick.vheadine@gmail.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: