Las verdades desde Trafalgar Square

Judíos británicos y musulmanes británicos: uno pensaría que el Partido Laborista, el partido de oposición en el Reino Unido (UK) se concentrará en aprovechar de la confusión creada por el gobierno conservador ofreciendo otra alternativa sobre Brexit pero la polémica sobre el antisemitismo interno está debilitando el partido. Jeremy Corbyn, líder del partido, no ha podido sacudirse del asunto que se extendió a rebeliones de miembros del Parlamento (MPs) que son judíos o quienes pertenecen a grupos amigos de Israel y una campaña inclemente y maliciosa de los medios. El objetivo es claro: sacar a Jeremy Corbyn.

Corbyn trató de explicar su posición en un artículo publicado en el periódico The Guardian. Lo acusan de no abrazar una definición del antisemitismo propuesto por una organización judía llamada la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA). La definición arroja ejemplos de antisemitismo, como por ejemplo una “manifestación podría incluir la orientación al Estado de Israel concebido como colectividad judía” … la “crítica a Israel similar a la dirigida contra cualquier otro país no puede ser considerada antisemítico” … “acusar a los judíos como pueblo o a Israel como Estado de inventar o exagerar el holocausto” … “acusar a ciudadanos judíos de ser más leales a Israel, o a las supuestas prioridades de los judíos en todo el mundo que a los intereses de sus propios países” … “negar al pueblo judío su derecho a la libre determinación, por ejemplo, afirmando que la existencia del Estado de Israel es un proyecto racista”,

Se nota cierto espíritu de venganza de parte de los medios judíos y judíos laboristas, ex ministros del gobierno de Tony Blair, como por ejemplo atacando a Corbyn por publicar su artículo el sábado pasado porque no pudieron responder durante el día santo de Sabbat. Por supuesto ellos pueden responder el lunes al ataque pero ya han dicho públicamente que un gobierno laborista será una “amenaza existencial” a la vida de los judíos britanicos: es la declaración de tres periódicos judíos del país. El líder laborista rechaza categóricamente la acusación llamándole una “retórica sobrecalentada durante un debate político emocional”.

Jeremy Corbyn riposta

El líder laborista admite que hay un problema dentro del partido e insiste que cualquier gobierno que él dirigirá va tomar las medidas necesarias para garantizar la seguridad de las comunidades, escuelas, lugares de culto, y la cultura judías en el país. Y promete eliminar el antisemitismo del partido. Además declara que el holocausto fue el crimen más grande del siglo XX. El partido laborista ha adoptado un código sobre el antisemitismo y acepta muchas de las definiciones de la alianza pero no los ejemplos relacionados con Israel.

Dice que el ejemplo referente a la relación entre Israel y el racismo ha sido utilizado para los que quieren restringir la crítica hacia Israel y para el líder laborista no es antisemítico y el comité de asuntos internos del Parlamento reconoce el riesgo cuando estudió los ejemplos. También sostiene que para los que están comprometidos con la paz y la justicia en el medio oriente existe la perspectiva del pueblo palestino y su experiencia como víctimas de racismo y discriminación y acepta como error el argumento de algunos de la izquierda en los años 70 que el sionismo es racismo. Por otro lado mantiene que declarar que el antisionismo es racismo también es un error. El entiende y respeta el afecto y la afinidad que la mayoría de los judíos en UK siente por Israel. Y el partido apoya la solución de los estados en conflicto: un fin a la ocupación de los territorios palestinos y la creación de un Estado Palestino al lado del Estado de Israel.

Controversial es la nueva ley israelí aprobada dos semanas atrás asegurando que solo los judíos tienen el derecho a la autodeterminación en el Estado de Israel, efectivamente relegando otras etnias a ciudadanos de segunda clase.

Boris Johnson

La islamafobia en el partido conservador: El ex ministro de exterior, Boris Johnson ataca el uso de la burka, el velo que cubre la cara. Johnson compara las usuarias a “asaltantes de bancos” y “buzones de correo”. Y dice que no va a ofrecer disculpas. Estaba comentando sobre la prohibición de llevar burka en lugares públicos en Dinamarca. Parece que los conservadores tienen problemas con los musulmanes y los laboristas con los judíos. El medio oriente penetra las calles de UK.

Santa Lucía: extraña la actitud de las autoridades de la isla que ha gozado de ayuda generosa del gobierno de Hugo Chávez, imponiendo visado a los venezolanos. La visa no es problema pero lo es la explicación de que los venezolanos entrando son traficantes de drogas y delincuentes. ¿No sería más sensato abrir espacios y visas temporales para venezolanos honestos que quieren trabajar en turismo durante la temporada? Es hora de devolver los favores.

Patrick O´donoghue

Patrick.vheadine@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: