¡Lo que no pones en palabras, se convierte en síntomas!

Muchas veces, tanto adultos como niños, comenzamos a somatizar (sufrir dolencias físicas) y a enfermarnos sin tener una explicación biológica convincente. El origen de muchos casos se encuentra en la dificultad o la auto prohibición que tenemos para expresar nuestras emociones, es decir, el no verbalizar las preocupaciones y drenar las angustias que están dentro de nosotros a través de la palabra.

Cabe destacar que cada dolencia siempre va a traer una lectura a nuestras vidas la cual, una vez identificada, debemos asumir afrontando ese desafío que implica sobreponernos a esa situación; ¿cómo se podría lograr?, primero siendo consciente del momento que estamos transitando, entendiendo que todo aquello que como adultos exteriorizamos, llega a nuestros hijos directamente, trasladando así esas energías que se transgreden y más tarde se convierten en enfermedad.

Expresar nuestras ideas como adultos o como padres de la mejor manera posible, es lo que va a permitir vivir en sanidad, por ende, el mensaje que le daremos a nuestros hijos a través del ejemplo es lo que hará de ellos seres sanos y seguros, dispuestos a expresarse sin temor.

Nuestra actitud nos permitirá buscar las herramientas necesarias que nos empoderen como padres capaces de ir una milla más, por el bienestar de nuestros hijos. Desde el amor y para el amor transformaremos cada dolor en alegría.

 ¡Tú tienes la llave que abre la puerta de la sanidad, por lo tanto, esa llave no es otra que tu forma consciente de ver el mundo, eso que ves, en ello te convertirás! (Nayanci Castillo)

Nayanci Castillo

vickivale@hotmail.com

Instagram @nayancicastillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: