Los irlandeses y Brexit

Hay un dicho célebre de los rebeldes irlandeses al principio del siglo XX de que “la dificultad de Inglaterra es la oportunidad para Irlanda”. Así agarraron la oportunidad tomando armas cuando los británicos estaban en plena guerra contra Alemania. Un comentarista escribiendo en The Irish Times pone el dicho de cabeza anunciando que hoy “la dificultad de Irlanda es la oportunidad para Inglaterra”. Cree que la nueva estrategia del Reino Unido (UK) frente a la secesión de la Unión Europea (UE), Brexit, no funcionará; “el regateo de los británicos con Irlanda del Norte sobre la frontera entre las dos Irlandas desenmascará el cinismo de los británicos; su enfoque ha sido caótico y en el caso de Irlanda han adoptado un estrategia de pensamiento mágico alabando la eficacia maravillosa de soluciones tecnológicas que todavía no han sido inventadas y errores” como por ejemplo la declaración del ex ministro de Exterior británico que aquella ” frontera es igual que una línea divisoria entre dos distritos de Londres”. Opina el comentarista que ahora las negociaciones están en manos de mandarines profesionales serios y hábiles que han elevado su estrategia manipulando el sufrimiento humano de las décadas del “Conflicto Irlandés” para tratar de extraer de UE un acuerdo comercial favorable. El comentarista cree que las tragedias de Irlanda las utilizan como una última oportunidad de Inglaterra de conseguir lo que prometieron los brexiteros, es decir las ventajas de pertenecer a UE sin las obligaciones. Así quieren aprovechar de la dificultad de Irlanda pero para mucha gente en la República UK es no solo “responsable por el Conflicto en primer lugar sino también debe asumir una responsabilidad grande por crear las condiciones bajo las cuales sucedió y se prolongó el conflicto por su ineptitud y mal gobierno”.

Ilustrando la nueva estrategia británica desde diciembre el autor quien no es ningún amigo de los británicos recuerda cuando Theresa May, la primera ministra británica y el negociador principal europeo firmaron un compromiso para evitar una frontera física, aceptando la posición de los europeos y el gobierno irlandés de no tener una frontera física que mantendrá el Norte efectivamente dentro de la unión aduanera y el grueso del mercado único. Sin embargo la Sra. May al regresar a UK negoció con el Partido Unionista Democrático (DUP), partido protestante del norte, añadiendo la siguiente condición: como habrá alineamiento regulatorio completo entre Irlanda del Norte y la República, el mismo aplicará entre Irlanda del Norte y UK o sea no habrá frontera física y no hay frontera en el mar entre la isla y UK.

En otra advertencia a UK el ministro irlandés para el Interior ha declarado que no se debería permitir a DUP de ejercer un veto sobre un acuerdo de Brexit. El ministro piensa que es posible un acuerdo sobre la frontera que satisface tanto a UK como a UE. Él piensa, quizás equivocadamente, que el partido protestante podría aceptar que Irlanda del Norte no es el mismo que el Condado de Kent en Inglaterra o de un distrito de Londres y que tiene tantas diferencias a otras partes de UK. Imagínense una persona nacida en Irlanda del Norte tiene el derecho del ser ciudadano irlandés o británico o ambos. El problema es que el gobierno de la Sra. May firmó un pacto con DUP para tener una mayoría en el Parlamento. El ministro dice que mientras el Gobierno británico tiene un arreglo de “confianza y suministro” con el partido protestante, los irlandeses de la Republica no han pactado similar acuerdo con ningún otro partido en Irlanda del Norte.

Ahora la primera ministra británica después de la supuesta emboscada de su intervención la semana pasada en Salzburgo en una reunión de los 27 líderes europeos insiste que es inaceptable tratar de mantener a Irlanda del Norte dentro de la unión aduanera porque significaría romper la constitución británica. Y pidió más respeto de los europeos.

Por supuesto no pueden faltar artículos burlándose de la comida célebre del presidente Maduro en Turquía. Stephen Gibbs de The Times titula su artículo: los venezolanos se ahogan con la famosa cena de Maduro. Dice que el vídeo ha causado amplio rechazo en Venezuela “donde millones de personas pasan hambre y donde la carne ha desaparecido de los supermercados”. Por supuesto entre los comentaristas citados por el Sr. Gibbs es Julio Borges y el senador estadounidense, Marco Rubio. ¡Imparcialidad cuestionable! Resulta que muchos de los que acompañaron al Presidente incluyendo el vicepresidente y el ministro de economía han sido sancionados por UE y no pueden hacer escala en los estados miembros. Maduro les dio munición a sus enemigos gratis. Recuerdo el dicho de la Juventud Obrera Católica (JOC): ver, juzgar y actuar. Nicolás olvidó lo que aprendió en la Liga.

Patrick O´donoghue

Patrick.vheadine@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: