Más confusión e incertidumbre en el Reino Unido (UK)

El Gobierno británico ha publicado una lista de 24 de 80 consejos técnicos para los habitantes, negocios y empresas del país en el caso de que UK se separe de la Unión Europea (UE) sin un acuerdo de salida. Los puntos principales divulgados por el Gobierno se dedican al comercio con UE. Entre ellos están: las declaraciones de importación y exportación se extenderán a todos los bienes que cruzan la frontera y declaraciones separadas para bienes de seguridad hechas por aerolíneas, el tren de Eurotunnel y barcos. Los importadores británicos tendrán que registrarse como “operadores económicos”, aprender cómo clasificar sus bienes con relación a las tarifas de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y considerar emplear los servicios de brókeres de aduana o expertos de carga. En cuanto a medicinas el Gobierno dijo que asegurará seis semanas adicionales de provisiones de medicinas por si acaso.

Malas noticias para los comercios que operan en la parte británica de Irlanda del Norte, porque el Gobierno británico sugiere en las directrices técnicas, que los comerciantes del norte deban pedir consejo al Gobierno de la República (Irlanda del Sur) sobre cómo prepararse para la eventualidad de un no acuerdo. Clientes individuales y corporativos de servicios de pago basados en UK podrían enfrentar aumentos de costos y demoras en los trámites. Además desaparecerá la prohibición europea de sobrecargos por el uso de tarjetas bancarias para transacciones transfronterizos. Los exportadores británicos de comida orgánica también podrían enfrentar una demora de varios meses para las ventas si no hay un acuerdo porque los cuerpos britanicos de certificación orgánica tendrán que ser aprobados por UE. O sea malas noticias para todos en Gran Bretaña e Irlanda del Norte.

Un periodista de asuntos económicos alega en el sitio web norirlandés Slugger O’Toole que cuesta más para Irlanda del Norte estar dentro de UK que para UK estar en UE. Mantiene que la economía en Irlanda del Sur, la parte independiente, es fuerte mientras la economía de Irlanda del Norte es débil. La productividad de UK, sostiene, es más baja que en las otras economías del G7 y la productividad de Irlanda del Norte es más débil que el resto de UK. El crecimiento de Irlanda del Norte el año pasado fue de 1.4%, casi cuatro veces más bajo que el de la República de Irlanda cuyo crecimiento terminó en 4.9%. El periodista pregunta, ¿por qué el Reino Unido paga 9,2 mil millones de libras esterlinas al año para mantener a Irlanda del Norte? Calcula también que la necesidad de subvención sería menos si Irlanda del Norte perteneciera a la República y no al Reino Unido. Pero advierte, en el caso de reunificación de la isla, que algunos costos no se podrán transferir al sur como por ejemplo la contribución a la defensa, el pago de la deuda británica, y cosas pequeñas como mantener la familia real. Mantiene que algunas cosas aumentarían: el sur tendrá que alcanzar el nivel del Servicio Nacional de Salud (NHS) de UK, institución de bienestar social que no existe en la Republica. En un informe que el economista escribió con otra persona, insiste en que se debe tomar en cuenta la existencia de los unionistas (protestantes) del norte y la dificultad de persuadirles, vencer sus sospechas y rechazo a cualquier cosa o cualquiera campaña que huela al partido de los nacionalistas, Sinn Fein.

Por supuesto los unionistas han reaccionado con furia a la sugerencia del Gobierno británico de buscar consejos del Gobierno irlandés sobre preparaciones en el evento de no llegar a un acuerdo entre UK y UE. Algunos comentaristas del sur consideran la directriz como un esfuerzo intencional de los británicos de poner presión sobre el primer ministro irlandés en buscar una solución sin fronteras. Supuestamente, los dos lados deben llegar a un acuerdo en octubre pero parece que extenderán las negociaciones a noviembre.

Jacob Rees Mogg

Conclusión: parece que el asunto de la frontera con Irlanda no está resuelto aunque se han lanzado propuestas últimamente como la de establecer aduanas para productos entrando a Irlanda del Norte en puertos de tierra firme de Inglaterra. El miembro de Parlamento (MP) encabezando la línea dura de Brexit, Jacob Rees-Mogg propone como solución que se podría reponer los “chequeos” fronterizos de personas existentes durante el “Conflicto” de Irlanda del Norte (1970-1992) y piensa que no es necesario para él visitar a la provincia para entender los desafíos que Brexit presentará a los unionistas.

De la primera ministra Theresa May ni un pío. Estaba de vacaciones. El debate se recalentará con el regreso a clases y el reinicio de sesiones parlamentarias.

La próxima semana escribiré sobre el viaje controversial del papa Francisco a la República de Irlanda. No pudo esquivar preguntas sobre el abuso sexual de curas irlandeses y de parte de las instituciones de religiosos y religiosas.

Patrick O´donoghue

Patrick.vheadine@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: