Masacres

The Financial Times (FT) publicó un artículo escrito por Luis Almagro titulado “el mundo tiene una responsabilidad de proteger el pueblo de Venezuela”, y el subtítulo: “investigando el gobierno de Maduro por crímenes contra la humanidad es sólo el primer paso”. Cita al expresidente estadounidense, Bill Clinton que dijo una vez que en caso de las masacres que ocurrieron en Ruanda quizás a la gente de aquel país que han perdido miembros de su familia le parecería extraño que por todo el mundo hay gente como él (Clinton) en oficinas día tras día que realmente no aprecia plenamente la profundidad y rapidez de aquel terror imaginable”. El señor Almagro extrañamente quiere comparar lo que pasó en Ruanda con lo que está pasando en Venezuela, aunque suelta que los casos son diferentes. Critica el mundo occidental por su “inacción frente al sufrimiento y violaciones de derechos humanos y crímenes contra la humanidad”.

El problema es que al recurrir al concepto de “crímenes contra la humanidad” surge en la mente de mucha gente en Europa imágenes de lo que pasó con los judíos en los campos de concentración, lo que pasó en Bosnia, en Ruanda, y de ninguna manera la gente acá acepta esta comparación con Venezuela. Puede ser que acepten que en Venezuela las cosas no están bien por la ineptitud del Gobierno o por la corrupción dentro del ejército, pero de que haya crímenes contra la humanidad, no. Pareciera ser una táctica de los gobiernos opuestos al Gobierno de Venezuela ampararse del concepto de crímenes contra la humanidad como si Maduro fuese responsable de la matanza de miles y miles de ciudadanos venezolanos enterrándoles en fosas comunes. En las estadísticas presentadas Almagro alega que hay más de 12.000 venezolanos detenidos arbitrariamente, más de 1.300 presos políticos encarcelados y más de 131 manifestantes muertos por las fuerzas de seguridad o paramilitares gubernamentales y unos 8.000 asesinatos extrajudiciales.

En todos los artículos que han salido sobre Venezuela últimamente, ninguno ha presentado la versión del otro lado. Puede ser que la tarea se hace difícil por la negativa de voceros del Gobierno de declarar pero los corresponsales extranjeros no incluyen o prefieren ignorar el rol de empresas privadas e individuos que sabotean la distribución de los bienes y que extraen gasolina, cemento y hierro para la construcción y otros productos que han sido acaparados.

Siguiendo su reportaje sobre eventos en Venezuela, el corresponsal de The Times reseña la visita del barco médico chino a la Guaira. Describe dos casos de venezolanos con problemas que trataron de ser atendido por los médicos chinos, pero que fueron rechazados porque en el primer caso vino de la municipalidad cuyo turno no fue ese día. Y en el otro caso un ingeniero que vino de Maracaibo con su mujer que tiene problemas del corazón tampoco pudo ser atendido porque la Guardia Nacional no les dejó pasar. Sin embargo, el corresponsal logró encontrar alguien a quien los chinos trataron por un dolor en el cuello; le hicieron rayos X y suministraron analgésicos. El corresponsal dice que el barco sólo se quedará una semana y que hay una rivalidad entre China y Estados Unidos, porque en las próximas semanas un barco médico de Estados Unidos llega a Colombia y la misión es de ayudar a los migrantes venezolanos.

Barrio Adentro

El artículo me hace preguntar, ¿qué pasó con Barrio Adentro y los otros proyectos emblemáticos que el gobierno de Chávez firmó con el gobierno cubano? ¿Todavía existen o continúan los proyectos en algunas partes o es que los cubanos se han retirado? Además pregunto sobre el estado verdadero en los hospitales en cuanto a la atención al público y la escasez de medicinas. Una cosa segura es que si estuviera vivo Chávez, él mismo hubiera iniciado una investigación a fondo para detectar la raíz de los problemas y buscar una solución para la gente pobre.

Es un dilema para mucha gente que apoya el proceso bolivariano frente a la agresión de Estados Unidos. En Londres van celebrar los 20 años de la llegada del chavismo, pero eso no quita el derecho de indagar o de criticar la caída de servicios que el presidente Chávez había instalado para ayudar a los más necesitados de Venezuela. Declaraciones de algunos ministros de que la migración de venezolanos fuera del país en busca de trabajo es normal no ayudan tampoco. No es normal y todo el mundo conoce gente que se ha ido. ¿Por qué negar una cosa que es evidente? Para mucha gente demuestra una falla de la política comunicacional.

Hablando del periodismo investigativo, estoy leyendo el libro del exeditor de The Guardian: Noticias de última hora. Rehaciendo el periodismo y porqué es importante hoy.

Patrick O´donoghue

Patrick.vheadine@gmail.com

Un comentario en “Masacres

  • el octubre 9, 2018 a las 5:33 pm
    Permalink

    El sr. Luis Cara de Rata Almagro esta totalmente equivocado, esas comparaciones no van con Venezuela…..Maduro lo tiene loco e bola.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: