Masaje genital no es igual a masturbación

* Erróneamente, hemos asociado el masaje genital con la masturbación o peor aún, con la prostitución, todo ello cargado de culpa y de vergüenza al igual que todo lo relacionado con el sexo y el placer, lo que nos ha obligado a esconderlo, estigmatizarlo y rechazarlo…

El masaje genital, como su nombre indica, es sencillamente un masaje en los genitales, pero el problema viene cuando intentamos encontrar las diferencias entre este masaje, y la masturbación. Pues bien, la más significativa es que con el masaje genital no se busca el orgasmo, sino explorar el placer erótico de los genitales, es decir, explorar más allá de lo que estimulamos al masturbarnos. Por eso es una práctica perfecta si le pica la curiosidad del sexo tántrico, ¡y es que hay placer más allá del clítoris y del glande!

 Finalidad & Beneficios

Un masaje genital busca, al igual que cualquier otro masaje, la relajación o tonificación de los tejidos, el bienestar y la apertura al placer físico y emocional. Sin embargo, a diferencia de la masturbación, el masaje genital no busca ni el orgasmo ni la eyaculación, tampoco genera tensión ni tiene movimientos de fricción rápidos y repetitivos. A través del masaje genital, el cuerpo y la mente se relajan, se abren a nuevas sensaciones y profundizan en el autoconocimiento, favoreciendo con ello la autoestima, el equilibrio emocional y la salud sexual de quien lo recibe. Otros de los muchos beneficios que el masaje genital puede aportar son:

* Ayuda a conciliar el sueño.

* Genera una relajada sensación de paz y sosiego.

* Ayuda a calmar la pulsión sexual relajando la tensión acumulada a lo largo del tiempo.

* Mejora la autoestima.

* Aumenta la sensibilidad y consciencia sobre los genitales.

* Mejora las relaciones sexuales.

* Ayuda en múltiples casos de dificultades sexuales.

* Aumenta el flujo sanguíneo en la zona, regenerando tejidos y favoreciendo una mejor fertilidad.

El masaje genital es requerido principalmente por personas que desean explorar de una manera sana y diferente su cuerpo, aumentando su sensibilidad y su capacidad de sentir placer, y con ello mejorar el disfrute de su propia sexualidad. También es requerido por personas que sufren diferentes bloqueos físicos y emocionales asociados a dificultades sexuales (problemas de erección, falta de deseo sexual, anorgasmia, eyaculación precoz, vaginismo, baja autoestima, incapacidad de mantener relaciones sexuales satisfactorias, …) y que desean mejorar la relación con su propio cuerpo utilizando una terapia natural que aporta bienestar y permite salir del aborigen de pensamientos limitantes; permitiendo despertar así, las capacidades propias de equilibrio y salud.

Desde la visión taoísta, la energía sexual nutre la totalidad de nosotros: cuerpo, mente y espíritu. Es el agua de vida que reverdece los jardines del templo humano. La energía sexual es mucho más que el acto sexual, pues alcanza todas las áreas de nuestra vida, influyendo en la salud y en el proceso de envejecimiento. La abundancia de energía sexual bien canalizada, puede reparar las alteraciones hormonales, regenerar los tejidos y regular los niveles de presión sanguínea. A través del masaje genital, podemos ayudar a equilibrar el flujo de energía sexual en nuestro organismo, acompañando con ello al bienestar físico y emocional de quien lo recibe.

Masturbarse es positivo

La masturbación ha sido un tema tabú durante mucho tiempo, y se podría decir que aún hoy en día, lo sigue siendo. Se considera una práctica ‘sucia’ y que si se hace estando en pareja, es porque la persona tiene problemas en su relación. Hubo incluso una época en la que se decía que si se practicaba la masturbación el individuo en cuestión se quedaría ‘ciego’. Lo que seguramente nunca se han planteado las personas que han dicho que la masturbación no era buena, es que el placer siempre va asociado a la felicidad.

Es más, masturbarse es positivo para conocer el cuerpo y después disfrutar más con la pareja. Hoy descubriremos los beneficios de la masturbación para desbancar todos y cada uno de sus mitos.

Los beneficios para el cuerpo

La masturbación tiene ventajas claramente físicas con las cuales nuestro cuerpo se ve beneficiado. Cuando en las películas sale la mujer que dice que tiene dolor de cabeza, así que no quiere ni tiene ganas de mantener relaciones, probablemente su pareja no sabía que esto era una excusa. Pero, ¿por qué una excusa? Porque no hay mejor analgésico natural que mantener una relación satisfactoria, llegando al orgasmo y liberando la tensión del cuerpo. Por eso, masturbarse en una situación de dolor de cabeza o dolor menstrual puede ser muy cómodo, placentero y efectivo. Además, darse placer permite mantener los genitales en un estado saludable. Cuando la persona está excitada lubrica, lo que es positivo para ella.

¿Quieres saber una curiosidad? Varios estudios han descubierto que la masturbación puede tener efectos positivos en el sistema inmunitario, ayudando así a prevenir infecciones. Después de esto, ¿quién podría pensar que la masturbación es algo malo?

…, Y para la mente

Tras haber descubierto los beneficios físicos de la masturbación, es necesario centrarnos ahora en los psicológicos. Muchas mujeres y hombres, cuando tienen problemas para conciliar el sueño, se masturban; es una buena forma de lograr un sueño instantáneo, ya que el orgasmo relaja el cuerpo y ayuda a liberar toda la tensión que pueda estar impidiendo que las personas descansen.

Hay individuos a los que, cuando están bajo presión o se encuentran estresados, su cuerpo les pide este tipo de liberación. Negársela es una tontería, ya que después, podrá volver a centrarse en lo que tiene que hacer, pero de una manera mucho más tranquila. Pero además de todo ello, la masturbación le hace mucho más feliz, liberándolo de tensiones y ayudándole a sentirse a gusto consigo mismos.

La masturbación también le ayuda a conocer lo que le gusta

Como decíamos al principio, la masturbación ayuda a una persona a conocer su cuerpo y, sobre todo, a saber lo que le gusta y lo que no. Además, es muy importante para las mujeres, dado que a muchas les cuesta lograr el orgasmo, tal vez porque no conocen cómo funciona su cuerpo, lo que demanda dónde está el punto exacto que les hará explotar de placer.

Si usted no conoce su cuerpo, no puede pretender que alguien más le dé placer. Primero, debes saber qué le gusta, qué no y conocer sus genitales. Sólo de esta manera podrá mantener relaciones satisfactorias con su pareja. ¡Y que nunca más le dé vergüenza expresar lo que de verdad le place!

Tamira Fuentes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: