Migraña. ¿Qué se sabe de las causas?

La migraña se produce como consecuencia de la activación o irritación de las fibras del nervio trigémino.

El nervio trigémino es el que transmite la sensibilidad de la cabeza y tiene tres ramas. Las fibras que provienen de la primera rama rodean los vasos sanguíneos localizados en las meninges.

Las meninges están constituidas por  varias capas de tejido que recubren el cerebro, y son las estructuras que “duelen”. El cerebro en sí mismo, no duele, solo sus cubiertas.

Durante un ataque de migraña se produce una inflamación en las meninges como consecuencia de la liberación de sustancias inflamatorias por parte del trigémino. Esta inflamación o “meningitis” no infecciosa, es responsable de provocar el dolor pulsátil o notar los latidos.

Además esta inflamación hace que cuando movemos la cabeza el dolor empeore o aumente y por tanto que estemos más aliviados si nos acostamos o no nos movemos.

La cefalea en racimos es un tipo de cefalea que está algo menos estudiada. Tiene elementos diferenciales con la migraña y elementos comunes. Los estudios de imagen que se han realizado apuntan al hipotálamo como lugar de inicio y modulador de los periodos de racimo. Es cierto que tanto el inicio de un periodo de cefalea como el propio ataque de cefalea, están dominados por un patrón estacional y horario.

Es decir, el inicio, la duración y el horario de los ataques de cefalea parecen seguir un ritmo circadiano. Sabemos que los ataques son habitualmente con un ritmo circadiano y aparecen a la misma hora del día, especialmente por la noche.

Además, se ha demostrado que las neuronas implicadas en los ataques de racimo son especialmente sensibles al oxígeno. Por lo tanto parece que hay alguna relación con la hipoxia, ocurriendo la cefalea en racimos con más frecuencia en fumadores.

Durante un periodo de racimo en el que se suceden los ataques diarios, el alcohol es un gran desencadenante de los ataques.

Es también una realidad, que a diferencia de la migraña que suele afectar más a mujeres. Los ataques de cefalea en racimos, afectan más a hombres. Se ha buscado si ciertas hormonas masculinas o neuroendocrinas pueden afectar y se han encontrado alteraciones en la producción de cortisol, prolactina y hormonas sexuales.

Aunque estos son los elementos diferenciales con la migraña. La cefalea en racimos activa el sistema trigeminovascular prácticamente al igual que la migraña, y es por eso que el dolor afecta al mismo territorio y responde a algunos tratamientos similares, como son los triptanes.

La cefalea de tensión es un tipo de cefalea que si ocurre de manera episódica no frecuente, se considera que está causada con frecuencia por situaciones de estrés en los que se realiza una contracción muscular ya sea en la zona cervico-occipital o también a nivel del masetero (secundario a bruxismo). La enfermedad real ocurre en la cefalea de tensión que se cronifica. Los estudios actuales creen que se trata de un problema relacionado con una anomalía en el procesamiento del dolor central restringida a la cabeza (área trigemino-cervical). El músculo y su hiperactividad (conocida o no, secundaria a situaciones de estrés) parece el origen del problema. En estudios de neuroimagen no se ha ubicado en un lugar concreto del cerebro. Probablemente ocurra en momentos en los que aumenta la ansiedad o el mal control de situaciones de estrés psicológico.

En muchas ocasiones, la cefalea de tensión se produce en pacientes que presentan una disfunción de la articulación temporo-mandibular, síndrome ansioso-depresivo, síndrome de colon irritable, fibromialgia y un síndrome de fatiga crónica.

8 Causantes de migraña que seguramente estás ignorando

La migraña se caracteriza por causar un intenso dolor de cabeza, por lo general en un solo lado, aunque también en la sien, la frente o alrededor de los ojos.

Junto con el dolor suelen aparecer otra variedad de síntomas como la hipersensibilidad a la luz, la intolerancia al ruido y las náuseas y vómitos.

A diferencia de las cefaleas, este trastorno empeora con las horas y puede convertirse en un motivo de incapacidad.

De hecho, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la migraña es una de las 10 enfermedades más incapacitantes para la población mundial.

En algunos casos el dolor se extiende hasta por 72 horas y difícilmente se puede mitigar con analgésicos.

Si bien se desconoce cómo se desarrolla de forma exacta, se cree que está relacionado con cambios hormonales que hacen que los vasos sanguíneos se tensionen.

En este sentido, se identifican varios factores que podrían influir en esa reacción. A continuación compartimos los 8 principales para que procures evitarlos.

1. Ingerir alimentos mientras trabajas

Las horas de las comidas deberían ser respetadas pero, en ocasiones, debido a los múltiples compromisos, algunos las ignoran o comen mientras hacen otras actividades.

Esto se ha relacionado con el incremento del dolor de cabeza y otros síntomas de la migraña. Al parecer, la distracción que ocasiona en el cerebro hace que disminuyan los niveles de serotonina, la hormona del bienestar.

2. Trastornos de sueño

Tanto dormir poco como hacerlo en exceso puede desencadenar este problema de salud. Al no darle al cuerpo las horas de sueño necesarias, muchas de las funciones que lleva a cabo en este periodo se quedan a medias.

El problema es que, además de la falta de concentración, hay una fuerte sensación de fatiga y migrañas que impiden realizar las actividades cotidianas.

Estas dificultades también aparecen cuando se descansa en exceso, ya que hace que cambien los ritmos vitales y, por lo tanto, se crean desórdenes en el organismo.

3. Ingerir bebidas alcohólicas en exceso

El consumo excesivo de bebidas alcohólicas puede aumentar hasta un 30% los episodios de migraña.

El etanol, uno de los compuestos de estas bebidas, hace que el cuerpo se deshidrate y tenga desequilibrios en sus niveles de líquidos.

Como consecuencia se producen problemas de circulación, disminuye la oxigenación hacia el cerebro y se genera un fuerte dolor de cabeza.

4. Ingerir comidas rápidas y aperitivos fríos

Aunque es el factor más ignorado, la dieta tiene mucho que ver con la constante aparición de la migraña.

Una alimentación inadecuada incrementa el riesgo de dolores de cabeza y síntomas como la fatiga y la sensibilidad.

Las comidas rápidas, los aperitivos fríos y gran parte de los procesados generan reacciones negativas a nivel físico y mental.

El glutamato monosódico, un potenciador de sabor que se encuentra en la sal de mesa, las sopas o la comida china, entre otros, causa descontroles en los procesos inflamatorios del cuerpo ocasionando este tipo de problemas.

5. Los olores fuertes

A menudo, quienes padecen constantes cuadros de migraña tienen recaídas cuando perciben un olor extraño o demasiado intenso.

Los perfumes, los ambientadores o algunos químicos de los productos de uso cotidiano generan esta reacción.

6. Los cambios climáticos

Junto con los cambios repentinos de temperatura se desencadena una serie de consecuencias en el cuerpo, como el debilitamiento del sistema inmunológico, la gripe y los dolores de cabeza.

Pasar de mucho calor al frío, o viceversa, hace que en algunas personas se liberen sustancias que provocan la migraña.

7. Sonidos fuertes o luces brillantes

La exposición prolongada a sonidos demasiado fuertes o luces brillantes hace que los vasos sanguíneos se contraigan, lo que deriva en este trastorno.

La tensión y el estrés que ocasionan hacen que se produzca este efecto. Asimismo, puede ocurrir por culpa de los rayos solares.

8. Tener sobrepeso u obesidad

Muchos no son conscientes de todas las consecuencias que acarrea el hecho de tener un descontrol en el peso corporal.

Tanto el sobrepeso como la obesidad incrementan el riesgo de trastornos cardiovasculares y otras afecciones en los sistemas más importantes del cuerpo.

Por ser una causa principal de los problemas circulatorios, no es extraño que también influya en los constantes casos de migraña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: