Neuróbica: entrenando el cerebro

Durante los últimos años, especialistas de las diferentes áreas relacionadas con la salud se han dedicado a difundir, primero la importancia de mantener en forma nuestro físico para mejorar la calidad de vida y disminuir el riesgo de padecer diferentes patologías; luego fue el turno de la mente.

A medida que se fue alargando la expectativa de vida comenzaron a aparecer las interrogantes… Para un ciudadano de la Antigua Roma, llegar mentalmente sano a los 80, 90 o 100 años no era una preocupación, porque el promedio de vida era de 25 años, pero desde hace un tiempo la inquietud es pensar cómo hacer para llegar a esa edad con la agudeza mental adecuada.

Lawrence Katz y Manning Rubin

La neuróbica, también conocida como gimnasia cerebral o gimnasia mental, está compuesta por ejercicios, problemas y rompecabezas mentales que mejoran el rendimiento del cerebro. El término “neuróbica” fue dado por el fallecido neurobiólogo Lawrence Katz y Manning Rubin para describir ejercicios mentales diseñados para mantener nuestro cerebro alerta; el término fue popularizado por Lawrence Katz en 1999. La gimnasia cerebral es una técnica que propone generar nuevas conexiones neuronales para lograr el equilibrio y mejorar el aprendizaje. Se creía que los problemas de memoria eran una consecuencia inevitable del paso del tiempo y para algunos científicos hablar del entrenamiento del cerebro (o brain-fitness) era casi una trivialidad, pero actualmente se sabe que no es así. Un alto porcentaje de personas mayores de 65 años no tiene ningún tipo de inconveniente; se empezó a ver que aquellas personas que poseían un mayor grado educacional tenían menor prevalencia de enfermedades como el Alzheimer o la demencia, pero que en realidad no tiene que ver con la cantidad de años que se haya dedicado al estudio, sino con lo activa que se haya mantenido la mente.

Ian Robertson, jefe de investigaciones del Instituto de Neurociencias del Trinity College de Irlanda, fue quien se dedicó a reunir la evidencia que demostraba lo contrario, realizando variados estudios. A partir de los 40 o 50 años sería bueno empezar a hacernos controles regulares, cuanto antes tomemos conciencia mejor. El cerebro funciona como un todo y, por lo tanto, se busca ejercitar también la atención, la concentración, el pensamiento creativo, el lenguaje, por poner algunos ejemplos, y cada persona debe buscar los ejercicios o estímulos adecuados a ella.

Se presume que la estimulación sensorial y actividades como acciones y pensamientos inusuales producen más sustancias químicas del sistema neurobiológico del cuerpo que estimulan el crecimiento de nuevas dendritas y neuronas en el cerebro. Hay que “desafiar” al cerebro, pero sin excedernos, porque existe una línea muy delgada entre lo que es un cerebro desafiado y un cerebro estresado. La clave de la gimnasia cerebral es la integración de los hemisferios cerebrales ya que, generalmente, los bloqueos de aprendizaje se deben a que el individuo está trabajando con un solo hemisferio y por eso no se puede procesar correctamente la información, ya que el cerebro actúa unilateralmente y recibe datos pero no los integra, lo que sugiere un mal manejo de la lateralidad.

Ejercicios

Realizar actividades de la vida cotidiana con la mano “no dominante”, tales como cepillarse los dientes, cortar algún alimento, escribir, peinarse, abrir la llave del agua, encender la luz, etc., tratando de dar uso a las dos manos en la proporción que podamos, ayuda a desarrollar la lateralidad cerebral. Variar las rutas para ir al trabajo, casa, escuela, romper con las actividades rutinarias inconscientes, creando nuevas opciones. Cambiar las cosas de lugar, ya que al saber dónde está todo de antemano, el cerebro construye un “mapa”, por lo que realiza el mínimo esfuerzo. Resolver acertijos y crucigramas favorece la memoria y la actividad cerebral en general; armar un rompecabezas o –mejor aún– taparse un ojo mientras se realiza, hace que se pierda la percepción de profundidad, por lo que el cerebro tendrá que confiar en otras vías. Leer en voz alta ejercita la mente, la vista, la voz y el oído. El movimiento es una parte indispensable para el aprendizaje, al haber movimiento combinado con conocimiento el aprendizaje se hará más notorio… Es más fácil aprender a bailar que aprender a escribir, es por lo tanto más fácil aprender las tablas de multiplicar cantando que solo recitando.

Sentarse sobre una silla tensando todos los músculos, empezando por la punta de los pies, apretando los puños, cerrando los ojos, tomando aire y reteniéndolo 10 segundos, exhalando y aflojando luego todo el cuerpo es muy útil para lograr la atención cerebral, provocando una alerta del sistema nervioso y mayor concentración. Gritar fuertemente durante un minuto activa el sistema nervioso, permite que fluyan las emociones, incrementa la capacidad respiratoria y disminuye notablemente el estrés. Realizar movimientos cruzados, por ejemplo con el codo derecho tocar la rodilla izquierda y viceversa; se pueden hacer de pie, sentados o acostados, también se puede variar el ejercicio al tocar con las manos la punta de cada pie, se puede hacer al ritmo de música o con los ojos cerrados, en el sitio o marchando… Esto activa y comunica ambos hemisferios, preparando al cerebro para un mayor nivel de razonamiento. Hacer ejercicios con los dedos, uniendo los pulgares de las dos manos, siguiendo con los índices, dedos medios, etc., es una rutina que ayuda a que los hemisferios cerebrales se conecten.

Beneficios

Esta gimnasia permite mejorar el rendimiento escolar, ya que se basa en una serie de ejercicios corporales para despejar la mente, enfocar la atención y revertir casos de hiperactividad, dislexia y trastornos de conducta, entre otros. En niños y jóvenes de entre 5 a 25 años mejora la atención, la concentración, la memoria y a integrarse con compañeros, revalorizando las relaciones con padres y profesores. Para los adultos entre 26 y 35 años ayuda a tener confianza en entrevistas, hablar en público con seguridad y soltura, mejorar relaciones con jefes y parejas; mientras que para los que tienen entre 36 y 65 años les sirve para mejorar en algún aspecto de su persona; personas de la tercera edad a quienes el estrés merma sus facultades, pueden recuperar y reforzar motricidad, pérdida de memoria o ligera dislalia. También previene la enfermedad de Alzheimer.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: