Orgasmos sin tocarse ¡ni que le toquen!

* ¿Sabía que una persona puede llegar al clímax sin tener contacto físico? Un estudio de la Universidad de Rutgers, en New Jersey, revela que las mujeres pueden lograr orgasmos mentales, es decir, con sólo estimular los pensamientos y la respiración.

Un clímax mental implica altos niveles de bioprogramación en el cerebro y una especie de autohipnosis que detona grandes estímulos sexuales. Teoría que es comprobada con Bárbara Carellas. Esta mujer dedicada a la industria del teatro aprendió una técnica de autoestimulación con ayuda de su cerebro, cuando surgió el contagio del VIH en los años ochenta en Nueva York. Y para estudiar el caso su caso, los científicos de la Universidad de Rutgers utilizaron un dispositivo que proyecta imágenes de resonancia magnética, para descubrir la forma en cómo se genera un clímax mental. No obstante, aunque esta autoprogramación sexual está al alcance del cerebro humano, las mujeres son más propensas a lograr este tipo de clímax, ya que los hombres experimentan mayores dificultades en generarse un orgasmo sin tocarse, señala el terapeuta sexual Ian Kerner.

¡Sólo inténtelo!

Para disfrutar de un orgasmo mental sólo tiene que respirar lenta y profundamente, concentrarse e imaginar las fantasías que le gustaría realizar. Puede crear un ambiente óptimo para ello, por ejemplo, colocar algunas velas aromáticas y una iluminación tenue. Recuerda que el control de la respiración es una de las técnicas más importante para generar el clímax. Incluso, puede utilizar esta técnica con su pareja y mejorar su vida sexual.

Sin tocarse ni que le toquen, este orgasmo surge de una fantasía erótica, sin estimulación de los genitales o zonas erógenas. Es poco frecuente, pero documentado. En 1992, Odgen, Whipple y Komisaruk realizaron experiencias medidas en laboratorio, y la conclusión fue que el “orgasmo mental” genera la misma respuesta física que cualquier otro: se incrementa la presión sanguínea, se acelera el corazón, se dilatan las pupilas? No podemos ofrecerle técnicas para alcanzar el orgasmo mental, salvo dejar libre la imaginación y no reprimir sus fantasías sexuales. Bárbara Carellas tiene 59 años y mechas rosas en su pelo rubísimo. Y puede llegar al orgasmo sólo con pensarlo. Bueno, no sólo. La técnica requiere una gran preparación, pero Bárbara está dispuesta a compartir su sabiduría con el mundo.

Los ejercicios que Barbara propone para llegar al orgasmo se realizan con los ejecutores completamente vestidos y carecen de estimulación genital directa. La experiencia conduce a lo que ella denomina “respiración y energía orgásmica”. Bárbara reside en Nueva York y es lo que se conoce como una coach sexual, además es la autora del libro Ectasy Is Necessary: A Practical Guide (“El éxtasis es necesario: una guía práctica”). Describe cómo la energía se crea y se expande en el segundo chakra, en el estómago, y recomienda comenzar meciendo las caderas arriba y abajo, al compás de la respiración. Con esos movimientos usted comienza a sentir un hormigueo y un calor muy concreto.

“Puede ser un sonido, un sonido poderoso”

La coach va recorriendo todos los chakras hasta llegar a la cabeza. Cuando no guía con imágenes, Barbara conduce la técnica a través de la respiración, exhalando con fuerza. “Así uno se excita en sentido molecular”, explica la mujer. Ella ronronea y anima a los demás a hacerlo: “Puede ser un sonido sexy, un sonido poderoso”. Asimismo, indica que la respiración debe ser más profunda y rápida. Es probable que se sientan mareos, la boca seca: el control del propio cuerpo se pierde. Pero lo que para un principiante puede suponer un sentirse fuera de su cuerpo, sin ningún control del mismo, para Carrellas es, justamente, “una experiencia de profundidad en el cuerpo”.

Después, hay que contener la respiración y apretarse fuertemente contra el suelo, según explica Bárbara. “Sin expectativas. La cosa justa pasará exactamente en el momento justo, en un continuum espacio-tiempo. Cuando se está preparado, hay que dejarse llevar”, sostiene Carellas.

¿Es un orgasmo lo que se experimenta?

A menudo, las personas que han probado la técnica de Carrellas acuden de nuevo a ella con una queja: ¿no es simplemente una hiperventilación lo que hemos experimentado? Si lo es, es una hiperventilación de las buenas, comenta la coach.

La respiración ha sido utilizada numerosas veces a lo largo de los años para alterar los estados del cuerpo y de la mente. La versión de Carrellas es una práctica llamada ‘renacimiento’. Tal y como ella lo explica, el renacimiento, que se desarrolló por vez primera en los setenta, es “un tipo de terapia de trabajo respiratorio que lleva a la gente a través de casos traumáticos, incluyendo el nacimiento, y concentra una gran cantidad de emoción con la intención de depurarla”.

Deje de llamar orgasmo sólo a algo que ocurre cuando un órgano sexual es estimulado directamente. Sin embargo, ya no se le suele llamar renacimiento: “Está volviendo esta práctica como ‘trabajo respiratorio’ porque, como cualquier cosa, se vuelve muy popular, hace mucho bien, comienza su uso incorrecto y entonces se vuelve marginal”, manifiesta la coah. Un caso flagrante de uso inadecuado es el de una niña de 10 años que murió durante la terapia de renacimiento. Enrollada en una manta de franela, se le ordenó luchar para salir de ese vientre materno; antes de conseguirlo, se ahogó. Quizás por ese tipo de casos, y según afirma Barbara, no es el nombre lo único que ha cambiado: “A lo largo de los años se ha relajado el modo de respirar, lo hemos hecho mucho más suave. Se ha pasado más bien a la búsqueda del placer, dejando de lado la liberación traumática”.

La explicación científica

Un artículo en el Journal of Alternative and Complementary Medicine establece como hipótesis que la conciencia alterada que se puede derivar de la hiperventilación “puede estar relacionada con una hipofrontalidad transitoria, lo que supondría un breve periodo de tiempo de actividad inusualmente baja en el cortex frontal, que puede ser la base de otros estados alterados de la conciencia, como los de la meditación, las drogas o los momentos en que estamos medio dormidos”. Esto explicaría, efectivamente, muchos de los síntomas que se experimentan con la técnica de Carrellas. No obstante, ¿cómo explicar la lubricación y el orgasmo final?

Quizá la cuestión sea más lingüística que biológica, y es que Carrellas adopta una definición muy amplia del orgasmo. Expresa su deseo de que la gente “deje de llamar orgasmo sólo a algo que ocurre cuando un órgano sexual es estimulado directamente”.

La hiperventilación y el orgasmoLo que sí parece claro es que la respiración agitada y la excitación están muy relacionadas. Los psicólogos clínicos han observado una conexión entre el ejercicio físico –que excita el sistema nervioso simpático y provoca hiperventilación- y el aumento de la excitación sexual. En la misma línea, en un estudio sobre la disfunción sexual, se concluyó que las mujeres que hiperventilaban antes de ver un vídeo erótico “tenían niveles significativamente más altos de lubricación genital que aquellas que sólo habían visto el vídeo, pero no habían hiperventilado previamente”. Este  fenómeno no es algo que deba extrañarnos. Al fin y al cabo, la respiración agitada es algo que ocurre de manera natural mientras se practican relaciones sexuales.

Dorothy Lamar 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: